Te contamos cuáles son los síntomas de carencia de Vitamina C y quiénes tienen mayor riesgo de sufrirla, cómo tomar suplementos y cuáles son las dosis recomendadas según distintas corrientes de pensamiento.

Vitamina C: Síntomas de Carencia, Suplementos y Dosis

La Vitamina C es una de las más antioxidantes y participa en numerosos procesos fisiológicos esenciales para la salud. Entre otras cosas, refuerza nuestro sistema inmunológico, previene el cáncer según numerosos estudios y contribuye a la construcción más elemental de nuestro organismo (células y tejidos).

Según la dosis diaria recomendada por los principales organismos de la salud (que varían entre los 20 y los 200mg dependiendo del país), resulta extremadamente difícil presentar carencia de esta vitamina, pues numerosos alimentos consumidos regularmente en la dieta contienen cantidades mucho más elevadas.

El problema radica en que, por un lado, cada vez más especialistas en nutrición y terapia ortomolecular (Linus Pauling, Kousmine), afirman que esta dosis es ridícula y que, dependiendo de distintos factores, las necesidades de vitamina C pueden llegar a ser muy superiores. Es más, afirman que si los organismos sanitarios no advierten a la población de los grandes beneficios que reporta al organismo las dosis más elevadas de vitamina C, es porque la Vitamina C es una fuente económica que no se puede patentar y, por lo tanto, poco atractiva para las grandes corporaciones farmacéuticas.

Por otro lado, hay otros como Andras Moritz, Janice L. Thomson o Linda A.Vaughan que aseguran que las megadosis de Vitamina C (y otros micronutrientes) pueden generar graves problemas en el organismo. Como siempre, lo mejor es conocer la información primero y luego echar mano del sentido común y la prudencia.

Síntomas de carencia de Vitamina C

Una de las enfermedades más graves relacionadas con la carencia de Vitamina C es el escorbuto (que puede conducir a la muerte), una dolencia bastante infrecuente en nuestra sociedad. Sin embargo, determinadas circunstancias que veremos a continuación, hacen necesario un aporte diario superior al recomendado. El Dr. Ringsdorf (Universidad de Alabama) aseguraba que quienquiera mantener la salud y un sistema inmunológico fuerte, debería tomar dosis muy superiores a las recomendadas.

Los síntomas de carencia de Vitamina C son:

    • Sangrado de encías
    • Dientes inestables
    • Debilidad
    • Hematomas y hemorragias frecuentes
    • Falta de apetito
    • Sistema inmunológico debilitado
    • Infecciones frecuentes

¿Quién puede sufrir carencia de Vitamina C?

Parece que existe consenso sobre el hecho de que algunas circunstancias específicas hacen necesario un aporte superior de Vitamina C. Lo que todavía no se ha acordado de manera general son las dosis recomendadas en estos casos. Más abajo te hablaremos de algunas recomendaciones hechas por especialistas en nutrición ortomolecular. De momento, echemos un vistazo a esos factores que aumentan las necesidades de Vitamina C en el organismo:

    • Personas mayores que pierden la capacidad de absorber correctamente los nutrientes
    • El embarazo y la lactancia requieren mayor aporte nutricional general
    • El tabaco, el alcohol y las drogas destruyen grandes cantidades de Vitamina C
    • Las convalecencias y post-operatorios o tratamientos agresivos requieren mayor aporte de esta vitamina
    • El estrés, depresión o trastornos psicológicos mejoran con un aumento nutricional de Vitamina C
    • Las dietas hiperprotéicas requieren mayor cantidad de Vitamina C
    • La contaminación y los fármacos también destruyen la Vitamina C
    • La toma de anticonceptivos, especialmente, requiere mayores dosis de muchas vitaminas y minerales, no sólo de Vitamina C.

Suplementos de Vitamina C

Como hemos visto, algunas circunstancias especiales requieren mayores concentraciones de Vitamina C en el organismo. A la hora de tomar suplementos alimenticios, es importante tener en cuenta que la Vitamina C funciona en sinergia con la Vitamina A, la Vitamina E, el selenio, los bioflavonoides, el calcio y el magnesio.

Podemos encontrar la Vitamina C de dos maneras:

    • Ácido Ascórbico

      Se obtiene a partir de azúcares polisacáridos. El problema de tomar Vitamina C en forma de ácido ascórbico es que provoca acidez.

    • Ascorbatos minerales

      Son sales del ácido ascórbico y se obtienen como reacción de este último ante ciertos carbonatos minerales como el de calcio, magnesio, sodio, potasio, etc. Los ascorbatos minerales tienen la ventaja de suministrar Vitamina C reduciendo el riesgo de acidez. El inconveniente es que su exceso (más de 200mg de Vitamina C) puede causar piedras en el riñón.

Puesto que el organismo tiene una capacidad limitada para absorber la vitamina C, es importante tomar los suplementos repartidos a lo largo del día o que posean propiedades de liberación sostenida.

Dosis de Vitamina C

Como hemos visto, existen grandes diferencias de opinión sobre las dosis diarias recomendadas. Un sector asegura que son insuficientes en general, y más particularmente teniendo en cuenta determinados factores como el tabaquismo, el alcoholismo, el embarazo, la edad avanzada, etc. Otra línea de pensamiento nos habla de los perjuicios a los que podemos vernos sometidos con megadosis de Vitamina C.

A continuación te exponemos distintos criterios para que tomes tus propias conclusiones:

    • La Dosis Diaria Recomendada (DDR) de Vitamina C es de 90mg al día para hombres y 75mg para mujeres
    • El Método Kousmine utiliza dosis de entre 1000 y 5000 mg al día para tratar afecciones como la depresión, infecciones crónicas, cáncer, etc.
    • Linus Pauling (Premio Nobel de Física) generó grandes controversias sobre el uso de megadosis de Vitamina C (sobre todo para tratar el cáncer y reforzar el sistema inmunológico) y, aunque lleva a sus espaldas una extensísima experiencia, no le faltan detractores. Pauling habla de megadosis de 18.000mg. de Vitamina C al día o más.
    • El célebre Profesor Felipe Hernández  establece una dosis de mantenimiento óptima alrededor de los 1000mg diarios.
    • Andreas Moritz nos explica en su excelente libro “Los eternos secretos de la salud” su inclinación a evitar los suplementos y suministrarnos las cantidades de Vitamina C exclusivamente a partir de la dieta.
    • Las Doctoras Janice L. Thomson y  Linda A. Vaughan nos hablan en su tratado de Nutrición sobre los riesgos y efectos secundarios de tomar dosis superiores a 2000mg.

Toxicidad de vitamina C

En principio, la Vitamina C tiene la ventaja de ser hidrosoluble, es decir, el organismo tiene cierta facilidad para eliminarla a través de la orina cuando hay excedentes. Sin embargo, y aunque existen bastantes evidencias de los beneficios que otorgan las dosis elevadas de Vitamina C en el organismo, todavía existe un gran desconocimiento sobre el efecto en el equilibrio fisiológico de grandes dosis de cualquier cosa. Hay estudios científicos en un sentido y en el otro. Por lo tanto, mejor tomar precauciones y extraer lo mejor de ambas corrientes.

Está establecido un nivel de tolerancia sin riesgo de 2000mg al día. A mayores dosis se puede producir:

    • Nauseas
    • Diarreas
    • Vómitos

La disparidad es evidente. Nuestro criterio, como siempre, es echar mano de a prudencia. No es lo mismo estar completamente sano, llevar una dieta equilibrada y mantener unos hábitos imrprescindibles de salud, que comer mal, llevar una vida sedentaria y estresante, fumar o tomar otro tipo de drogas, etc.

Ante todo es importante conocer cuáles son las funciones de la Vitamina C en el organismo y tener muy en cuenta qué alimentos son los más ricos en Vitamina C y cómo cocinarlos para mantener sus nutrientes.