El tofu es una buena alternativa a la carne y es muy práctico en la cocina. Consulta las ventajas del tofu, sus propiedades, sus inconvenientes, tipos de tofu y cómo cocinarlo.

Tofu

El tofu se puso de moda hace ya algunos años. Nosotras pensamos que no hay alimentos milagrosos, sino una forma equilibrada y consciente de alimentarse. Pero, sin ser un alimento imprescindible y aún teniendo en cuenta sus inconvenientes, el tofu es una buena opción a tener en cuenta.

Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el tofu: sus propiedades nutricionales y beneficios en la salud, sus inconvenientes, cómo cocinarlo, tipos de tofu y algunas ideas para usar tofu en la cocina.

¿Qué es el tofu?

El tofu es una especie de queso vegetal obtenido a partir de la leche de soja. En realidad no es un invento nuevo (aunque sea una moda occidental) sino que se utiliza desde mucho tiempo en oriente, al igual que otros productos elaborados con soja fermentada con la salsa de soja, el miso, etc.

El tofu es una especie de cuajada y tiene una consistencia de queso, muy fácil de manipular, cortar y utilizar en la cocina aunque muy desustanciado si se toma crudo y sin aliñar. Luego te explicaremos cuál es la mejor forma de usarlo.

El tofu ha cobrado relevancia gracias a su uso en las dietas vegetarianas, por su riqueza en proteínas (aunque, como veremos a continuación, no contiene las cantidades necesarias de algunos aminoácidos) y porque puede utilizarse en la cocina como segundo plato, de forma muy parecida a la carne.

Tanto si sigues una dieta vegetariana como si no, el tofu es una buena opción para tener en cuenta aunque, como siempre, con moderación. No existen alimentos milagrosos y no hay mejor manera de mantener la salud que tomando una gran variedad de alimentos frescos de temporada, ecológicos y con una buena proporción de nutrientes.

Propiedades nutricionales del tofu

El tofu tiene las mismas propiedades nutricionales de la soja, que son:

    • Riqueza de proteínas: Aunque la soja contiene una cantidad de proteína muy elevada comparada con otras legumbres, lo cierto es que, conteniendo todos los aminoácidos esenciales, no los contiene en suficientes cantidades. Para conseguir una proteína de alto valor biológico conviene combinarla con algún cereal. Ya sabéis que no hay mejor combinación protéica que 75% cereal + 25% legumbre + algunas semillas o frutos secos. No obstante, nos parece una estupidez andar contando la cantidad de aminoácidos que consumimos diariamente. Lo más sensato es seguir una dieta equilibrada y biológica, como decíamos antes, consumiendo cada día cosas diferentes… no hace falta andar contando los gramos y miligramos de cada nutriente.
    • Carbohidratos: Al igual que todos los alimentos vegetales y muy especialmente las legumbres, el tofu contiene una gran cantidad de hidratos de carbono de absorción lenta (los buenos y necesarios) y entre ellos, fibra (aunque en poca cantidad en el caso del tofu, puesto que se pierde casi toda en el proceso de elaboración de la leche).
    • Grasas: El tofu no contiene grasas saturadas y, por el contrario, posee beneficiosos ácidos grasos esenciales.
    • Vitaminas y minerales: El tofu contiene sobre todo vitaminas del grupo B y algunos minerales, muy especialmente calcio.

Aunque numerosas fuentes vanaglorian las propiedades nutricionales del tofu, no hemos de olvidar que son muchos los alimentos ricos en vitaminas, minerales, proteínas, etc… No enloquezcamos, por favor. El tofu es una excelente opción en la cocina, como tantas otras.

Ventajas del tofu

El tofu tiene algunas ventajas muy interesantes, tanto si seguimos dietas vegetarianas como si no:

    • Sus proteínas

      El tofu puede sustituir la carne o el pescado algunos días a la semana. La mejor forma de tomar buenas proteínas es, como hemos dicho, la combinación de cereal + legumbre, pero esta opción lleva más tiempo en la cocina. El tofu, nos permite elaborar recetas super-rápidas, sabrosas y eficientes. Si decides seguir tomando carne algunos días a la semana, que sea ecológica para evitar hormonas, antibióticos y otras sustancias nada deseables de la carne industrial. Y, en cualquier caso, mejor pescado que carne.

    • Su fácil elaboración

      Sin duda, esta es su mejor ventaja. Comer tofu no puede resultar más fácil, cómodo y práctico… una excelente opción para proveernos de nutrientes sin mucho esfuerzo en la cocina (igual que ocurre con las ensaladas de crudos, los batidos vegetales, etc).

    • Sus isoflavonas

      El tofu es rico en isoflavonas, unos principios activos provenientes de plantas medicinales con actividad estrogénica, especialmente indicadas en la menopausia. Las isoflavonas también actúan sobre otros sistemas y están indicadas en problemas para el corazón, hipertensión, hiperlipemia, obesidad, diabetes, colesterol, etc. La soja (y por lo tanto el tofu también) es una de las fuentes más ricas de isoflavonas.

Inconvenientes del tofu

Como siempre, es bastante fácil encontrar información antagónica sobre alimentos y sus intereses comerciales. Al principio no paraban de hablar de que las mujeres japonesas tenían menos cáncer que las occidentales y la leche de soja se convirtió es “lo más”. Luego, todo lo contrario… A continuación te relatamos algunas de las publicaciones que hablan sobre los demonios del tofu. Personalmente, pensamos que su único inconveniente es abusar de él, en lugar de tomarlo con moderación, igual que todo, y entendemos que los verdaderos desórdenes se producen cuando seguimos una dieta desequilibrada y reducida de cualquier alimento, especialmente si se trata de alimentos procesados y desnaturalizados.

    • No contiene todos los aminoácidos en las cantidades necesarias. Sí, esto es cierto. Pero aunque es un dato importante para una persona desnutrida, es una soberana tontería para todos los que vivimos en esta sociedad vergonzosamente abundante en la que, desde luego, no nos faltan proteínas (más bien al contrario).
    • Ácido Fítico: Según dicen, el ácido fítico presente en la soja y el tofu inhibe la correcta absorción de algunos minerales. Esta sustancia está presente en el salvado y la cáscara de todas las semillas. Pues claro, todos los alimentos, si rebuscamos bien, contienen algo…
    • Alteraciones endocrinas: Esta afirmación sí resulta importante o digna de tener en cuenta. Parece ser que el consumo abundante de soja o tofu altera las funciones endocrinas y puede causar trastornos en el páncreas y la glándula tiroides. Deben reducir su consumo especialmente las personas con hipotiroidismo o consumirla junto con algas marinas ricas en yodo, ya que inhibe la absorción de este mineral. Recordemos que esto sucede cuando se abusa de la soja o el tofu.
    • Tofu transgénico: La mayor parte de la producción mundial de soja es transgénica, por lo que, el tofu que encontremos en las tiendas convencionales, seguramente también lo será, con los riesgos que ello conlleva.

Como solemos decir, mejor optar por aquellas cosas sobre las que no existe controversia alguna, pero es que en el caso del tofu, tenemos nuestras dudas. Está rico, posee nutrientes interesantes y es muy fácil de usar, por lo tanto… ¿Por qué no tomarlo con moderación? Mucho peor nos parecen los efectos de la carne industrial en el organismo o los productos procesados hiper-tóxicos que consumimos habitualmente como si nada.

Tipos de tofu

Por supuesto, te recomendamos que compres el tofu en una tienda de productos ecológicos. Lo encontrarás de varias formas:

    • Tofu fresco: Es el más cómodo de usar, el menos procesado y el que te recomendamos. Tiene textura de queso fresco, viene en paquetes acuosos. Antes de usarlo, deberás eliminar el agua y escurrirlo. Luego, conviene cortarlo en rodajas o cuadraditos.
    • Tofu duro: Está prensado, escurrido y es menos acuoso. Se usa igual que el anterior.
    • Tofu procesado: Aunque puede que al principio te resulte más fácil usar este (pues viene condimentado con especias, pre-elaborado), te recomendamos que reduzcas, como siempre, los procesos industriales.

Cómo usar el tofu en la cocina

Aunque en mucho sitios se dice que el tofu hay que tomarlo siempre cocido, hemos de recordar que proviene de la leche de soja. El tofu ya está cocido y no hace falta cocerlo más. Se puede tomar crudo… el inconveniente es que no hay nada más soso. Nuestro consejo es que lo elabores un poco, ya que de todos modos es fácil, cómodo y práctico.

Ahí van algunas sugerencias:

    • Tofu a la plancha: Esta es la opción más versátil. Puedes cortarlo en rodajas (como si fuesen filetes de carne) o en cuadraditos (la mejor opción para que se dore por todos los lados). Una vez pasado por la plancha lo puedes comer con cualquier guarnición de verduras (añadiendo salsa de soja y semillas está delicioso), en pizzas, en ensaladas o en cualquier receta que se te ocurra.
    • Tofu macerado: Puedes macerar el tofu igual que harías con otro ingrediente, usando: aceite de oliva, vinagre, salsa de soja, ajo, perejil, limón, especias, etc… luego lo pasas por la plancha y lo añades a guisos, ensaladas, pizzas, etc.
    • Tofu hervido: Esta es una buena opción para añadir proteínas a las sopas y cocidos, igual que hacen en los restaurantes japoneses. Para ello, córtalo en dados y simplemente añádelo al cocido o sopa mientras se cuece con el resto de los ingredientes.

A pesar de la controversia que ha surgido en los últimos años sobre la soja, no nos parece nada descabellado incluir el tofu en la dieta, siempre con moderación, junto con otros platos que nos proporcionen proteína como la carne ecológica o el pescado, la combinación de cereal + legumbre, falafel, etc… Sin duda, el tofu es un elemento proteínico cómodo que vale la pena tener en cuenta. Consulta esta receta de tofu con ajos tiernos.