Estudios científicos señalan que las personas que beben té verde tienen menos riego de contraer enfermedades cardiovasculares y cáncer, entre otras muchas dolencias. Te hablamos de las propiedades y beneficios que el té verde tiene en la salud y cómo prepararlo para realzar sus cualidades terapéuticas.

Té Verde. Propiedades y Beneficios en la salud del Té Verde

En los últimos años se han llevado a cabo numerosos estudios clínicos que afirman que las poblaciones del mundo que más te verde consumen son menos propensas a sufrir cáncer y enfermedades cardiovasculares. Pero es que, además, el consumo de té verde se relaciona con la salud de los ojos y de los dientes, previene la obesidad, regula los niveles de colesterol, contribuye al buen estado de la vesícula biliar y el cerebro e inhibe el crecimiento de bacterias en el organismo.

Pero no todos los tipos de té son beneficiosos, ya que cada uno conlleva procesos de elaboración diferentes que potencian o reducen sus efectos medicinales. Y de la misma manera, no todas las formas de hacer infusiones de té son apropiadas, pues también la forma en que lo elaboramos en casa contribuye a realzar sus cualidad o a destruirlas.

El té verde y el té negro

De entre todas las clases de que podemos tomar, el té verde es el más saludable, ya que su elaboración es la que menos procesos oxidativos sufre y, por tanto, el que más propiedades tiene.

Todas las clases de té provienen del té verde o el té negro, y ambos proceden, a su vez, de la misma planta, Thea Sinensis, pero se obtienen a partir de métodos diferentes. El té negro, por ejemplo, no contiene taninos, que es una de las sustancias más beneficiosas del y, además, su cafeína penetra en el torrente sanguíneo de forma libre actuando como una droga estimulante y desencadenando procesos de euforia-depresión.

En cambio el té verde, al no estar sometido a un proceso de fermentación, sufre una mínima oxidación y mantiene algunos elementos esenciales, como los taninos, que se ocupan de administrar la cafeína al cerebro de manera dosificada, proporcionando un estado de energía más eficaz.

Propiedades del té verde

El té verde es rico en algunas sustancias muy beneficiosas para el organismo:

    • Catequinas: Son un tipo de flavonoides responsables de proporcionar al sus cualidades antioxidantes, anticancerígenas, antiagregantes, hepatoprotectoras e inmunoestimulantes. La mayor parte de los estudios científicos que demuestran la capacidad del té para prevenir el cáncer, señalan a las catequinas como principales responsables.
    • Vitaminas: El té verde contiene vitaminas A, C y E, todas ellas famosas por sus propiedades antioxidantes. Aunque vale la pena señalar que, así como el té verde es muy rico en flavonoides, su riqueza en vitaminas no es tan llamativa.
    • Taninos y cafeína. El té verde es una fuente importante de cafeína, pero gracias a los taninos, esta cafeína se absorbe más lenta y eficazmente por parte del organismo. Además, los taninos tienen un efecto calmante del aparato digestivo.

Cómo hacer el té verde para que mantenga sus propiedades

Andreas Moritz asegura en “Los secretos eternos de la salud” que no hace falta beber grandes cantidades de té verde para beneficiarnos de sus muchas propiedades. También asegura que la mejor forma de mantener sus nutrientes y antioxidantes es añadirlo al agua hervida, pero ya retirada del fuego. A continuación debemos dejarlo entre 35 o 45 segundos y colarlo rápidamente, ya que si se deja pasar mucho tiempo el té verde pierde algunas de sus propiedades más esenciales.

Beneficios del té verde en la salud

Más adelante veremos algunos ejemplos de estudios clínicos y científicos que demuestran el impacto beneficioso del té verde en la salud, pero de manera general, los beneficios del te verde se han descrito desde hace miles de años:

Lo que dicen algunos estudios sobre el té verde y la salud

    • Un estudio del Departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de California del Sur asegura que el té verde reduce hasta en un 30% el cáncer de mama en mujeres que consumen al menos media taza al día.
    • Un informe del Hospital Botikin de Moscú afirma que el té verde es más eficaz que los antibióticos a la hora de tratar infecciones y más seguro, puesto que no posee sus efectos secundarios.
    • Un estudio publicado en Biological Psychiatry asegura que el té verde previene la enfermedad de Parkinson.
    • Un estudio realizado en la Escuela Médica de Atenas comprobó que a la media hora de haber bebido una taza de té verde, las arterias se dilatan evitando problemas circulatorios y arteriosclerosis.
    • La revista Journal of Agricultural and Food Chimestry publicó que la epigalocatequina del té favorece el crecimiento de células óseas fortaleciendo los huesos y evitando la osteoporosis.
    • Según la revista Journal of American Heart Association, el té verde disminuye el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular.
    • Un estudio de la Universidad de Yale analizó los más de 100 estudios referentes a los beneficios del consumo de té verde en Asia, donde a pesar del alto índice de fumadores, existe menor incidencia de cáncer y de enfermedades cardíacas.

Lo que dice la FDA sobre el té verde y la salud

A pesar de los numerosos estudios llevados a cabo en los últimos años sobre la relación del consumo regular de té verde con la salud inmunitaria y cardiovascular, entre otras muchas, la FDA asegura que no existen evidencias científicas que confirmen que el té  tenga una relación directa con la prevención del cáncer o de las enfermedades relacionadas con el corazón.

Pero ya sabemos el historial de muchos de los cargos ejecutivos de la FDA, que son miembros políticos y directivos a su vez de grandes multinacionales de la industria química y farmacéutica. Seguramente a estos miembros no les hace demasiada gracia que se conozcan los efectos beneficiosos de una planta tan accesible y barata como el es el té verde.

Contraindicaciones del té verde

La cafeína, la teína y los taninos presentes en el té verde pueden alterar algunos factores fisiológicos y, por ello, estar contraindicados en caso de:

    • Hipertensión
    • Insomnio
    • Taquicardias
    • Embarazo y lactancia (no más de dos tazas al día)
    • Enfermedades digestivas
    • Hepatitis
    • Anemia
    • En caso de tomar medicamentos inhibidores de la monoaminoxidasa o retardadores de la coagulación sanguínea.

Elementos tóxicos del té verde

Algunas personas hablan del alto contenido de fluoruro en el té y lo consideran un elemento tóxico. Este elemento se añade con frecuencia al agua potable en muchas partes del mundo y, según numerosos expertos e instituciones -entre ellas la Asociación Dental Norteamericana-, es precisamente este compuesto añadido de manera artificial lo que debería preocuparnos.

El fluoruro presente en el té es muy volátil y desaparece en el proceso de calentamiento.

Por otra parte, Hiromi Shinya, autor del célebre bestseller “La enzima Prodigiosa”, asegura que grandes cantidades de té verde irritan las paredes gástricas creando úlceras. Esto se debe a que los taninos, cuando el es sometido a altas temperaturas durante mucho tiempo, se convierten en ácido tánico. Pero también asegura que estos daños se ocasionan cuando se toman más de dos o tres tazas al día y cuando se deja el té hirviendo durante mucho rato. Además, recomienda que se consuma siempre té con procedencia de cultivos ecológicos y que se tome siempre después de haber comido y nunca con el estómago vacío.

El té verde y la salud

Aunque no está reconocido de manera oficial por sus propiedades anticancerígenas y protectoras del sistema cardiovascular, lo cierto es que el consumo moderado de té verde no hace daño a nadie (con las excepciones anteriormente mencionadas) y, sin embargo, puede proporcionarnos grandes beneficios a la salud.

Una taza de té al día reduce el riesgo de padecer numerosas infecciones y afecciones de diversa índole, y parece ser uno de los mejores antioxidantes naturales que existen. Al menos, así lo demuestran los estudios realizados en zonas donde el té verde se consume regularmente. Eso sí, recuerda comprarlo de cultivo ecológico y tomarlo siempre después de comer siguiendo este procedimiento: hervir el agua y añadirlo después, dejándolo unos 35 segundos y colándolo a continuación, para obtener todos sus beneficios y evitar la irritación gástrica. ¿Te animas a incluirlo en tu dieta?