El colageno hidrolizado no es solo una moda. Ha llegado para quedarse. Conoce qué es, para qué sirve, para quién está indicado y cómo tomarlo.

Qué Es El Colageno Y  Para Qué Sirve.  Colágeno Hidrolizado

¿Qué es el colágeno y para qué sirve?

El colágeno es una proteína de origen animal que está presente en la piel, en el tejido conjuntivo, óseo y cartilaginoso: huesos, ligamentos, tendones y cartílagos, siendo la molécula proteica que más abunda en los vertebrados y  un componente fundamental del cuerpo humano.

La función del colágeno es mantener unidas las diferentes estructuras del organismo. Si nos preguntamos para qué sirve el colágeno, la respuesta podría ser que se trata de una especie de adhesivo que une a las células, proporcionando resistencia, firmeza y elasticidad, tanto para la piel como para músculos, ligamentos, tendones y articulaciones.

Nuestro cuerpo se encarga de producir su propio colágeno.  Ahora bien,  a medida que van transcurriendo los años y nuestro cuerpo envejece, la producción de colágeno va disminuyendo paulatinamente.  Se calcula, por ejemplo,  que a los 40 años el organismo produce la mitad de colágeno que en el periodo de la adolescencia.

Esta reducción en los niveles de producción provoca, entre otras cosas, la pérdida de elasticidad y flexibilidad de la piel, dolores en las articulaciones y músculos, osteoporosis, deterioro en la visión, alteraciones circulatorias, molestias en dientes y encías, entre otras.

 

Tipos de colágeno

Existen 28 tipos de colágeno, con características definidas para llevar a cabo sus funciones específicas.  Ahora bien, los tipos de colágeno más estudiados son:

Colágeno Tipo I

Es el más abundante en el cuerpo. Se encuentra sobre todo en la piel, los huesos, tendones y  córnea se muestra en forma de fibra con estrías que se agrupan y forman cadenas para dar resistencia y elasticidad o flexibilidad al mismo tiempo. Este es el tipo de colágeno con el que se elabora la gelatina.

Colágeno Tipo II

Está presente en los cartílagos y en el humor vítreo del ojo. Aporta resistencia ante presiones intermitentes.  Es bastante conocido porque el colágeno de Tipo II se utiliza en el tratamiento de osteoartritis y artritis reumatoide. También en estética se usa para tratar la celulitis, las arrugas, y otros signos de la edad.

Colageno de Tipo III

Lo encontramos en los tejidos musculares, en las paredes venosa, en paredes intestinales y en la piel. Actúa como sostén de los órganos que tienen la capacidad de expandirse y contraerse.  Es el segundo colágeno más abundante y está muy relacionado con el Tipo I.

Colágeno Tipo IV

Se encuentra principalmente en la piel. Su función es la de servirle de sostén y proporcionarle la capacidad de filtrar diferentes sustancias. También la encontramos en el cristalino del ojo, formando parte del sistema de filtrado en los vasos capilares y vasos sanguíneos del interior del riñón, ayudando a eliminar el agua sobrante

Colágeno Tipo V

Forma parte del tejido intersticial Presente principalmente en los órganos y en los tejidos situados en el interior del cuerpo. Su función se asocia con la del tipo I, es decir, otorga resistencia y elasticidad a órganos y tejidos. .

 

Alimentos que ayudan en la producción del colágeno

Además de los suplementos de colágeno hidrolizado, podemos reponer colágeno mediante una alimentación rica en proteínas animales, como carne roja y pollo, aunque de manera especial recomendamos las manos de cerdo, las alitas de pollo o los jarretes de cordero.  Todos ellos son una buena fuente de gelatina. La gelatina es un alimento rico en proteínas y muy saludable que aporta proteínas sin añadir calorías de más, por su bajo poder calórico y su ausencia de grasas.

 

Qué es el colágeno hidrolizado

El colágeno hidrolizado es un suplemento alimenticio.  Se trata de una mezcla de péptidos de colágeno y se obtiene de gelatinizar e hidrolizar  colágeno procedente de tejidos animales ricos en esta proteína.  Suele encontrarse en forma de cápsulas o en polvo.

El uso de suplementos de colágeno ha ido ganando adeptos paulatinamente, hasta el punto de catalogarse en el momento actual como un producto de moda entre famosos, deportistas e incluso medios de comunicación

El boom llegó hace unos 3 años, en dos grupos de población  concretos:

  • Personas mayores con problemas en articulaciones, como artritis o artrosis
  • Deportistas, especialmente ciclistas que comenzaron a usarlo para lesiones degenerativas por desgaste del cartílago que cubre la articulación de la rodilla

 

Para quién está indicado el colágeno hidrolizado.

Una persona joven, que se alimenta de forma equilibrada y que no padece una enfermedad que afecte al tejido colaginoso, evidentemente no necesita tomar suplementos de colágeno hidrolizado.  Pero, a partir de los 30 años empieza a disminuir la capacidad del cuerpo para sintetizarlo, siendo visibles los efectos de esta pérdida de colágeno a partir de los 50: dolor en las articulaciones (artrosis), pérdida de masa ósea (osteoporosis), envejecimiento cutáneo (arrugas), etc.

En deportistas o personas que practican ejercicio físico con frecuencia, los tejidos se someten a un desgaste excesivo y prematuro, esta pérdida se manifiesta a una edad más temprana.  También en las personas con sobrepeso o en la menopausia.

 

Beneficios del colágeno hidrolizado.  ¿Es realmente eficaz?

La realidad es que existe bastante controversia en relación a la eficacia del colágeno hidrolizado.

Sus detractores mantienen que al no tratarse de un medicamento, no tiene ningún mecanismo de acción.  También alegan que al venir separados sus  aminoácidos no tienen por qué juntarse en nuestro organismo y formar el colágeno.  No obstante,  son los propios consumidores los que van rebatiendo las opiniones negativas cuando a ellos les funciona.

Del mismo modo, el Colágeno Hidrolizado tiene  incondicionales seguidores. Hay estudios que constatan sus beneficios, como el publicado en “Nutrición Hospitalaria” en 2015.  Sus autoras, tras revisar 60 estudios científicos existentes hasta esa fecha sobre la efectividad del colágeno hidrolizado y evaluar su acción terapéutica,  llegan a la conclusión de que tales estudios indican que el colágeno hidrolizado “estimula la regeneración de los tejidos colaginosos, potenciando la síntesis de colágeno tisular y también de los restantes componentes minoritarios de dichos tejidos”.   Y que la ingesta continuada de Colágeno Hidrolizado “ayuda a reducir el dolor articular de desgaste, a ralentizar la pérdida de masa ósea y a atenuar los signos de envejecimiento dérmico”.

Afirman que estos resultados, unidos a un alto nivel de seguridad y tolerancia, hacen que el Colágeno Hidrolizado sea un suplemento adecuado para tomar a largo plazo, indicado para prevenir y tratar enfermedades crónicas degenerativas, como la artrosis y la osteoporosis, y para prevenir y atenuar el envejecimiento de la piel.

Si bien no frena la artrosis, puede ayudar a retrasar su aparición y mejora los síntomas, refuerza cartílagos y tendones y la zona de articulaciones.

 

Cómo tomar el colágeno hidrolizado

Aunque en el mercado el colágeno hidrolizado puede aparecer en  cápsulas, es más recomendable el uso de la presentación en polvo soluble, puesto que la dosis necesaria para obtener los beneficios antes mencionados, oscila entre 10 y 12 gramos diarios y, por tanto, sería necesario ingerir entre 10 y 15 cápsulas diarias

El colágeno en polvo se presenta normalmente en botes con un cacito medidor para unos 10-13 gramos.  Algunas marcas incluyen, además, algún suplemento adicional, como MSM, Magnesio, Ácido Hialurónico y/o vitamina C. El colágeno más conocido posiblemente es el colágeno de Colnatur. Puedes comprar colágeno Colnatur aquí en nuestra tienda si te interesa.

Este polvo tiene que disolverse en agua o en cualquier otro líquido (200 ml.)

Descubrí el colágeno hidrolizado hace unos años y empecé a tomarlo.  Hoy soy una incondicional.