La osteopatía está considerada en general como una terapia alternativa. Trabaja bajo un prisma holístico del cuerpo humano y está recomendada en numerosas dolencias y afecciones. En este artículo te contamos lo más relevante acerca de la osteopatía, para qué sirve, cómo funciona, qué hacen los terapeutas…

Osteopatía, qué es y qué Beneficios Tiene la Osteopatía

La osteopatía está considera dentro de las llamadas Terapias Alternativas y, al igual que casi todas ellas, contempla la enfermedad y la salud desde un punto de vista holístico. Aunque normalmente se relaciona la osteopatía con problemas del aparato locomotor, es decir, cuando nos duelen huesos, articulaciones o músculos, lo cierto es que la osteopatía trabaja de forma global el organismo restableciendo, a través de la práctica manual, el equilibrio de todo el cuerpo, incluyendo órganos, sistema mecánico, sistema nervioso, etc. En definitiva, la osteopatía está indicada para enfermedades de diversa índole, dentro de un contexto de prevención y bienestar general del organismo.

Cómo nació la osteopatía

Esta terapia fue desarrollada por el americano Dr. Andrew Taylor Still a finales del siglo XIX. Al igual que los precursores de otras terapias alternativas, el Dr. Still se formó dentro del margen de la medicina convencional (también estudió ingeniería), y con el paso del tiempo fue cuestionando los métodos clásicos basados en la farmacología que él consideraba tóxica y nociva. Eso le llevó a investigar y experimentar otro tipo de terapias más acordes a las leyes naturales. Su premisa fundamental era que la estructura domina la función, es decir, que corrigiendo la estructura ósea, se corrigen y favorecen todas las funciones del organismo. En 1892 se creó la primera escuela americana de osteopatía llamada American School of Osteopathy.

Cómo trabaja la osteopatía

Como hemos visto, la osteopatía trabaja bajo la premisa de que la estructura ósea está estrechamente ligada a las funciones del organismo, de manera que a través de las manipulaciones del terapeuta, se restablece la integridad estructural del paciente y con ello, la correcta funcionalidad del organismo en su conjunto, mejorando así el estado de salud general.

Los osteópatas manipulan la estructura ósea pero esa manipulación afecta no solo al sistema mecánico y estructural, sino también a órganos y fluidos internos.

Beneficios de la osteopatía

La osteopatía está indicada en casos de:

    • Trastornos del aparato locomotorDolores musculares, tendones, contracturas, ligamentos, articulaciones, huesos, etc.
    • Trastornos de sistema respiratorio:  Tos, gripe, resfriados, sinusitis, bronquitis, etc.
    • Trastornos digestivos:  Hernia de hiato, estreñimiento, gases, ardor, colon irritable, etc.
    • Trastornos génito-urinarios:  Dolor menstrual, incontinencia, etc.
    • Trastornos pediátricos:  Cólicos, insomnio, hiperactividad, etc.
    • Trastornos psicológicosEstrés, ansiedad, migrañas tensionales, dolores tensionales, mareos, etc.

Técnicas de osteopatía

Dependiendo del tejido sobre el que vaya a trabajar el osteópata, adoptará distintas técnicas:

    • Osteopatía estructural:  Esta técnica se emplea para corregir disfuncionalidades del aparato locomotor, es decir, músculos y esqueleto.
    • Osteopatía visceral:  Esta técnica se utiliza para favorecer la movilidad y funcionalidad de las vísceras, que ha podido verse truncada por adherencias, asegurando el correcto funcionamiento orgánico a través de la manipulación y recolocación de músculos, vísceras, nervios, vasos sanguíneos, etc.
    • Osteopatía sacro-craneal:  Esta técnica favorece la movilidad del líquido cefaloraquídeo, ya que debido a determinados problemas estructurales como tensión, traumatismos, contracturas o una incorrecta colocación postural, afectan a los nervios craneales y otros tejidos que propician, como consecuencia, distintas dolencias como neuralgias, alteraciones de la visión o el oído, mareos, migrañas, trastornos digestivos, etc.

Cómo trabaja el osteópata

Nuestra primera visita al osteópata, si se trata de un buen profesional, nos llevará al menos una hora u hora y media, pues para realizar un diagnóstico, el osteópata ejecuta un test manipulando el esqueleto y comprobando nuestro estado general y la corrección o incorrección estructural, lo cual le lleva bastante tiempo. Una vez examinado el cuerpo, el osteópata determinará dónde o por qué razones se ha originado nuestra dolencia particular, y trabajará sobre la zona conflictiva para recolocar la estructura.

Las siguientes consultas seguramente serán más rápidas, ya que se centrarán en el origen del problema, aunque también es probable (y recomendable) que en cada visita haga un repaso general y estire, recoloque o examine el estado general del organismo.

La situación legal de la osteopatía

Al igual que el resto de terapias alternativas, la osteopatía está considerada por la comunidad científica como una pseudociencia, alegando que no existen pruebas científicas de su eficacia. Sin embargo, la osteopatía ha vivido un extraordinario desarrollo y reconocimiento por parte de la comunidad médica y numerosos países ya la reconocen dentro de la medicina convencional como una especialización de la fisioterapia añadiendo a los estudios oficiales unas 1500 horas de especialización.

La osteopatía en el mundo

    • EEUU

      EEUU, cuna de la osteopatía, es uno de los países donde más desarrollada está la osteopatía, siendo oficial y considerada como una rama dentro de los estudios de medicina.

    • Países de influencia anglosajona

      En algunos países como Canadá, Japón, Australia o Inglaterra la osteopatía está regulada y coexiste de manera oficial con otras profesiones de la salud.

    • Europa

      Algunos países como Bélgica, Alemania o Francia adoptan la osteopatía como una especialización, sobre todo de fisioterapeutas, para realizar oficialmente manipulaciones en trastornos funcionales, pero no en enfermedades orgánicas.

    • España

      En España, con retraso como siempre, la osteopatía no está reconocida como una actividad profesional legal. Esto no quiere decir que sea ilegal, sino que su situación es a-legal, es decir, que no existe normativa al respecto. Los profesionales de la osteopatía están luchando desde hace años para que se reconozca su situación legal, y numerosas universidades imparten cursos, masters y especializaciones dentro del grado de fisioterapia.

La osteopatía ayuda a corregir numerosas disfunciones de la estructura ósea y el aparato locomotor, así como otras dolencias específicas del organismo. Nuestro consejo es que te pongas en manos de un experto. Como siempre, no desistas si no das con la persona idónea a la primera; busca hasta que encuentres a un o una terapeuta con quien sientas comodidad y plena confianza.

Artículos Relacionados