La leche de avellanas, otra alternativa vegetal para sustituir a la leche de vaca: es energética, con delicioso sabor, fácil de digerir y ayuda a fortalecer el sistema óseo. Averigua cómo prepararla en una deliciosa receta.

Leche de Avellanas, ideal para fortalecer los huesos

La leche de avellanas es una bebida vegetal que se obtiene a partir de las avellanas remojadas, trituradas y molidas.

Tiene la ventaja de que, al igual que la leche de vaca, se comercializa en diversos formatos: líquida, en polvo o en pasta. Sola o enriquecida.

La leche de avellanas es sana y nutritiva, estando recomendada especialmente en casos de diabetes, colesterol alto y presión arterial elevada.

Propiedades y beneficios de la leche de avellanas 

    • La leche de avellanas contiene notables cantidades de magnesio, fósforo y calcio, siendo recomendable para mejorar el sistema óseo.
    • Es más rica en grasas que otras bebidas vegetales, sobre todo monoinsaturadas (fuente de Omega 9) y muy ricas en ácido oleico y linoléico y vitamina E, que benefician al sistema nervioso y cardiovascular.
    • Contiene hidratos de carbono que proporciona una energía fácil de asimilar y saludable, dado que no es tan rica en azúcar como otras bebidas. Recomendable, por tanto, para jóvenes y deportistas y para el cansancio o la astenia.
    • También destaca por su contenido en l-arginina, un aminoácido que estimula la cicatrización, ayudando a prevenir las lesiones en venas y arterias.
    • Por su contenido en ácido fólico (Bitamina B9), la leche de avellana resulta útil para durante la gestación, al contribuir al trabajo celular y a la formación de tejidos orgánicos
    • Incluye una importante cantidad de fibra soluble, que estimula el intestino, previene del estreñimiento y ayuda a la absorción de grasas y azúcares, siendo una bebida aconsejada en caso de diabetes y colesterol
    • Por su bajo contenido en sodio resulta útil para personas hipertensas que necesitan seguir ditas bajas en sal.
    • Es fácilmente digerible y, por tanto, adecuada en casos de gastritis, acidez de estómago o digestiones pesadas.
    • No contiene lactosa ni gluten, por lo que puede ser consumida por celíacos y personas con intolerancia a la lactosa. No obstante, es preciso mirar cuidadosamente la etiqueta de los productos comprados.

Leche de avellanas y proteínas

Al igual que ocurre con la leche de arroz, uno de los inconvenientes de la leche de avellana con respecto a la leche de vaca son las proteínas. La leche de vaca, al igual que cualquier producto de origen animal, es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico. Es decir, contienen todos los aminoácidos esenciales en las cantidades precisas. No obstante,  existen evidencias científicas de que, por muy alto que sea el valor biológico de las proteínas de la leche de vaca, generan putrefacción y acidosis en el organismo.

Aunque en el caso de la leche de avellanas, si bien no alcanzan la calidad de las proteínas nobles, como la leche o el huevo, tienen una composición en aminoácidos esenciales bastante equilibradas, hasta el extremo de ser las proteínas vegetales de mayor calidad.

Receta para elaborar la leche de avellanas

 Ingredientes

    • 200 gr. de avellanas (pueden ser crudas o tostadas)
    • 1,5 litros de agua mineral
    • Una pizca de esencia de vainilla
    • Azúcar o miel, a gusto

Para prepararla, sigue estos pasos:

Deja las avellanas crudas a remojo durante la noche (no es necesario si se trata de avellanas tostadas)

A la mañana siguiente, retira el agua y reserva las avellanas, aclarándolas bien.

Colócalas en una licuadora y déjala actuar durante cinco minutos, hasta obtener un líquido cremoso.

Cuela el líquido resultante y echa una pizca de esencia de vainilla.

Puede añadirse azúcar o miel, a gusto, en el momento de beberla

Dónde conseguir la leche de avellanas

Si no quieres preparar la leche de avellanas y prefieres comprarla, es recomendable adquirirla  en:

    • Centros especializados en comida natural, comida vegetariana o comida ecológica
    • Herbolarios
    • Artesanos de la zona

Recomendaciones

    • No aconsejable para menores de 3 años sin previa consulta con el pediatra.
    • Riesgo de reacción alérgica, al tratarse de un fruto seco
    • Algunas preparaciones de leche de avellana en crema pastosa o en polvo pueden contener leche, por lo que las personas alérgicas deberán comprobar bien las etiquetas .

te puede interesar de nuestra tienda…

Crema nutritiva de leche de burra