La granada: depurativa, antioxidante, digestiva, afrodisíaca y, además, favorece la erección. ¿Te la vas a perder?

La Granada, un Antioxidante Natural

La granada es una de las frutas más apreciadas, no sólo por su peculiar sabor entre dulce y ácido sino, sobre todo, por su calidad nutricional y propiedades terapéuticas. Contiene numerosas vitaminas: A, B1, B2, B3, B9 o ácido fólico (una granada contiene la dosis diaria recomendada), vitamina C y vitamina E, algunos minerales como el calcio y el magnesio (fundamentales para la salud de los huesos y el sistema nervioso), zinc, silicio, cobre, hierro y, sobre todo, es muy rica en potasio  (importante para regular los niveles de sodio). Además, también contiene fitoquímicos antioxidantes (los que le proporcionan su característico color) y ácidos muy beneficiosos para el sistema digestivo.

Propiedades de la granada

Algunas de las moléculas activas de la granada  (flavonoides, antocianidinas, fitosterioides o ácidos grasos poliinsaturados), así como sus numerosas vitaminas y minerales, la convierten en uno de los más potentes antioxidantes que existen en el reino natural. Son numerosos los estudios que demuestran su efecto en la lucha contra la acción adversa de los radicales libres, entre otras muchas benevolencias:

    • Antioxidante

      Un estudio de la Universidad de California determinó que el zumo de granada es un 20% más antioxidante que cualquier otra bebida. La Universidad de Mármara (Turquía) también determinó que la acción antioxidante de la granada es efectiva incluso en los efectos producidos por los Rayos X. De hecho, el Doctor Ángel Carbonell, Catedrático del Departamento de Tecnología Agroalimentaria de la Universidad Miguel Hernández de Alicante, asegura que su contenido en polifenoles es superior al de otros productos de reconocido valor antioxidante como los arándanos, el vino o el té verde.

    • Digestiva

      Ya desde la antigüedad se conocen los efectos calmantes de la granada  sobre el sistema digestivo. La granada es una fruta ligeramente laxante y diurética, depura el organismo y alivia las afecciones gastrointestinales.

    • Depurativa

      Una de las propiedades más llamativas de la granada es su capacidad para depurar el hígado, los riñones y la sangre, cuando se lleva a cabo un tratamiento a base de zumos de granada durante, al menos, tres meses (según los últimos estudios realizados por la Facultad de Medicina de la Universidad de California en 2005).

    • Afrodisíaca

      Un estudio realizado por la Universidad Queen Margaret de Edimburgo (Escocia), publicado en el diario británico Daily Mail, asegura que consumir un zumo de granada diario durante dos semanas aumenta los niveles de testosterona hasta un 30%, incrementando en hombres y mujeres el deseo sexual.

    • Protectora de la piel

      Según un estudio llevado a cabo en la clínica Kawasaki Dermatology de Japón determinó que el extracto de granada administrado por vía oral tiene un efecto dermoprotector que reduce el eritema y las quemaduras producidas por la exposición a los rayos ultravioleta del sol, además de mejorar el aspecto general de la piel.

    • Aliada del corazón

      Un ensayo clínico del Rambam Medical Center de Israel determinó que el consumo de 180 ml. de zumo de granada mejora la salud arterial, previene la arteriosclerosis y reduce los niveles de colesterol. También la Universidad de California en EE.UU. comprobó una considerable mejora de la actividad cardíaca en pacientes con isquemia miocárdica gracias a esta virtuosa fruta. La Universidad de Nápoles (Italia) asegura que, según sus estudios, un vaso diario de zumo de granada reduce en un 44% las lesiones aterioscleróticas.

    • Potenciadora de la fertilidad

      Un estudio realizado por la Universidad Firat de Turquía demostró que el consumo regular de granada mejora la calidad del esperma, en número de espermatozoides y mayor movilidad. Otro estudio realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EE.UU.) sostiene que su consumo mejora la actividad eréctil y estimula el flujo de sangre.

Granadas para combatir el cáncer

Pero de entre todas las propiedades terapéuticas de la granada, la que más estudios ha incitado y quizá la más interesante es su capacidad para prevenir distintos tipos de cáncer.

    • Cáncer de próstata

      Un estudio clínico realizado en la Universidad de California (EE.UU.) demostró que el consumo de extracto de granada durante un año reduce significativamente la tasa de crecimiento de cáncer de próstata. La Universidad de Madison llegó a la misma conclusión afirmando que esta fruta reduce el crecimiento de las células de cáncer de próstata.

    • Cáncer de mama

      También son varios los estudios de universidades como la Universidad de Illinois o la Universidad de California que demuestran la relación entre el consumo regular de extracto de granada con una reducción de el crecimiento de células cancerosas de mama.

Algunas formas de comer granada

Al tratarse de una fruta, lo más aconsejable es consumirla sola, al menos una hora antes o después de consumir cualquier otro alimento ya que, si permanece junto con otros productos en el estómago, fermenta y se pudre. No obstante, son muchos los pueblos y civilizaciones que la han utilizado como acompañamiento a todo tipo de platos dulces y salados por su sabor tan particular y exquisito. Algunas formas de prepararla son:

    • Cortarla por la mitad (o en cuatro trozos) y extraer los granos a mano o con una cuchara hasta que caigan (a un plato o recipiente) y comerlos frescos.
    • Elaborar con los granos una sopa o una salsa mezclada con otros ingredientes.
    • Añadir los granos a cualquier ensalada. Prueba esta deliciosa ensalada de frutos rojos que incluye la granada
    • Añadir los granos a guisos o estofados.

Como hemos visto, los diferentes compuestos químicos bioactivos de la granada han sido objeto de numerosos estudios científicos y ensayos clínicos que demuestran su capacidad terapéutica en el tratamiento de numerosas enfermedades y afecciones, así como para mantener un estado saludable del organismo. Por eso, incorporar el zumo de granada a una dieta equilibrada en otoño es una magnífica idea para procurarnos salud y bienestar.

Si quieres conocer otros elementos antioxidantes y protectores contra el cáncer revisa las propiedades del té de ojibwa, brécol o cúrcuma.