Hernia de Hiato y Reflujo Gastroesofágico Qué son, cuáles son los síntomas y cuál es su tratamiento. Pero, sobre todo, cómo prevenir a través de una alimentación adecuada y también con unos sencillos remedios caseros.

Hernia de Hiato: Qué es y  Cómo evitar el Reflujo Gastroesofágico

 Qué es la hernia de Hiato y qué es el Reflujo Gastroesofágico

La hernia de hiato es una alteración anatómica que consiste en el desplazamiento de una parte del estómago hacia el tórax, a través de una pequeña abertura que existe en el diafragma (hiato diafragmático). …

El reflujo gastroesofágico (ERGE) es una enfermedad muy frecuente en  patología digestiva. Consiste en el regreso del alimento, junto con ácido gástrico, desde el estómago hacia el esófago, llegando en ocasiones hasta la boca y las vías respiratorias. La mucosa del esófago no está preparada para el PH ácido del líquido gástrico lo que provoca los síntomas que luego veremos.

Muchas veces se confunde el reflujo gastroesofágico con la hernia de hiato, pero no es lo mismo.  La hernia de hiato es un factor de riesgo para sufrir reflujo esofágico

La hernia de hiato en los niños es congénita, es decir, nacen con ella.

Cuáles son los síntomas de la hernia de hiato

La regurgitación, los eructos y, especialmente y la sensación de ardor son los tres síntomas de la hernia de hiato más claros, aunque en muchos casos pueden ir acompañados por otros, como acidez, molestias abdominales al tragar, mal aliento o tos seca o irritativa, sensación de ahogo o dolor de garganta y/o tórax, entre otros, que pueden llegar a condicionar la situación  nutricional,  la salud y la calidad de vida

En cuanto al diagnóstico, existen diferentes técnicas, entre ellas,

  • Una PHmetría esofágica puede confirmar si existe reflujo,
  • Una gastroscopia o endoscopia gástrica, permite comprobar si el estómago está herniado. Además con ella puede observarse  si existen posibles complicaciones secundarias, como la esofagitis.
  • Manometría esofágica, una prueba que mide las contracciones musculares rítmicas en el esófago al tragar. También mide la coordinación y la fuerza que ejercen los músculos del esófago.

Tratamientos para la hernia de hiato y el reflujo Gastroesofágico

Cuando la hernia de hiato no produce síntomas, no es necesario su tratamiento.  Pero si se experimentan síntomas como los mencionados (acidez estomacal frecuente y reflujo ácido) puede recurrirse a los medicamentos o, en casos más graves, a la cirugía.

El tratamiento farmacológico para el ardor de estómago y reflujo ácido consiste en:

  • Antiácidos, que neutralizan el ácido estomacal y proporcionan alivio rápido. Son de venta libre y suelen venir en forma de comprimidos masticables o disolubles en líquidos.
  • Medicamentos para disminuir la producción de ácido. Se conocen como “bloqueantes de los receptores H2”, como la ranitidina, también de venta libre. Tardan más tiempo en proporcionar alivio, pero sus efectos son más duraderos.
  • Medicamentos que bloquean la producción de ácido y permiten la recuperación del esófago. Se denominan “inhibidores de la bomba de protones”, como el Omeoprazol. Son más útiles para personas con acidez crónica.

Ahora bien, el uso excesivo de antiácidos puede provocar efectos secundarios, entre otros:

  • Debilitar los huesos, puesto que el calcio necesita un determinado pH en el estómago para ser absorbido.
  • Al dejar de asimilar la vitamina B12 pueden producirse apatía, cansancio o desgana que puede llear incluso a la depresión.
  • Según un estudio realizado en Estados Unidos, uno de los antiácidos más utiliados incrementa el riesgo de sufrir infarto.
  • En algunos casos, problemas renales.  Ante una enfermedad renal debe evitar cualquier antiácido que contenga carbonato de calcio o hidróxido de aluminio y carbonato de magnesio, salvo que su médico lo recomiende.

Es necesario actuar con precaución ante los inhibidores de la bomba de protones y consultar con su médico en los siguientes casos:

  • Edad avanzada
  • Problemas del sistema inmunológico, puesto que los IBP pueden aumentar el riesgo de neumonía.
  • Mujeres posmenopáusicas, puesto que reducen la absorción del calcio y aumentan el riesgo de osteoporosis
  • Si ha padecido infección Clostridium Difficile (una bacteria que causa diarrea y afecciones intestinales graves, como la colitis, pues la toma de IBP pueden aumentar el riesgo de padecerla de nuevo.

Es imprescindible acudir al médico si la acidez estomacal no mejora tras dos semanas de tratamiento con estos medicamentos, si tiene problemas para tragar o dolor al hacerlo, si sufre de una pérdida de peso inesperada, si tiene vómitos o heces con sangre.

No obstante, se detecta en el mercado un uso casi abusivo de antiácidos y de protectores gástricos,  puesto que son los medicamentos más vendidos en las farmacias en España.  Es conveniente insistir en que estas formulaciones son útiles en ciertos casos, pero siempre que se tomen de forma puntual y con la precaución adecuada.

Cirugía de la hernia de hiato

Puede realizarse mediante cirugía abierta o por laparoscopia.  Si bien los resultados inmediatos proporcionan excelentes resultados, lo que también es cierto que se han observado tasas de recidiva (repetición) de hasta el 40% en seguimientos realizados a medio plazo, una tasa que resulta elevadísima.

Consejos para evitar el ardor nocturno y la acidez

Son varias las circunstancias que pueden acentuar ese ardor nocturno y  acidez tan inoportunos y molestos:  Una cena copiosa, acostarse en la cama o recostarse en el sofá justo tras haber cenado, tomar leche muy caliente al acostarse, puesto que puede afectar a la mucosa del estómago, y  la postura en la son, algunas de ellas.  Para impedirlo estos son nuestros consejos:

  • Dejar pasar dos horas tras la cena antes de acostarse y evitar cenas pesadas o con abundantes grasas
  • Evitar las bebidas muy calientes al cenar o al acostarse, como leche, caldos, sopas, etc.. Es mejor que estén tibias.
  • Dormir sobre el lado izquierdo favorece el vaciado estomacal y contribuye a evitar la acidez y el reflujo. Es realmente asombrosa la diferencia.
  • Dormir con el cabecero de la cama elevado sobre 15 cm. y evitar las almohadas, puesto que éstas pueden provocar más tensión sobre el estómago.
  • Llevar pijamas demasiado ajustados o ropa que presione el abdomen.

Se puede prevenir o evitar el reflujo?

Efectivamente con un cambio en la dieta y en su estilo de vida puede reducir o eliminar el reflujo.  Incluye

  • Mantener un peso saludable evitando  La obesidad y el sobrepeso
  • Comer en pequeñas porciones, varias veces al día.
  • Evitar el alcohol, las bebidas carbonatadas, el té o el café.
  • Evitar los alimentos picantes o ácidos, los escabechados o muy saldados y los que tienen un alto contenido en grasas (salsas con nata o con mucho aceite, productos lácteos enteros, embutidos, carnes grasas, vísceras o productos procesados).  También algunos alimentos crudos o utilizados como condimiento, como el ajo, la cebolla o el pimiento
  • Consumir frutas maduras, al horno o en forma de compota, lo que disminuirá su grado de acidez.
  • En verduras, evitar las más flatulentas, como coliflor, alcachofas, puerros o col de bruselas.
  • Masticar muy bien los alimentos y comer lentamente
  • No fumar
  • Evitar la ropa muy ajustada, especialmente en la cintura, evitando los cinturones apretados.
  • Adoptar las medidas antes indicadas respecto al reflujo nocturno

Algunos remedios caseros para tratar el reflujo gastroesofágico

Se trata de recurrir a alimentos con efectos alcalinos que neutralizan la acidez

  1. Agua con limón. Con efecto alcalino, disminuye el dolor del reflujo.  Tomar ½ vaso de agua con una cucharada de zumo de limón en ayunas y antes de las comidas.
  2. Vinagre de manzana. Con efectos similares al limón. Tomar 2 a 3 cucharadas al día en las comidas principales.
  3. Infusión de Manzanilla. Un calmante natural para problemas de estómago, favorece la digestión y es útil en caso de úlcera. Pueden tomarse de 2 a 3 infusiones diarias preferentemente tras las comidas principales.
  4. Jengibre. Estimula la producción de enzimas digestivas, lo que contribuye a disminuir el tiempo de permanencia del alimento en el estómago.  Descubre las propiedades y beneficios del jengibre
  5. También para desintoxicar y adelgazar puedes recurrir al agua caliente con limón y jengibre.

Si quieres saber más sobre hernias abdominales en general puedes consultar nuestro artículo  Hernias abdominales: qué son, dónde salen, cómo detectarlas y cómo tratarlas