La endometriosis va en aumento, hasta el punto de que actualmente 1 de cada 10 mujeres se ve afectada. Descubre las soluciones que la medicina natural te ofrece.

ENDOMETRIOSIS.  Soluciones naturales alternativas a la medicina tradicional

Qué es la endometriosis

El endometrio es la capa de tejido que recubre el interior del útero. Esta capa de tejido es la que acoge y alimenta al embrión en caso de embarazo. Cuando no existe fecundación de óvulos, el endometrio debe desprenderse y es precisamente la eliminación de este tejido lo que se conoce como menstruación o regla.

La endometriosis es una enfermedad que se caracteriza por la existencia de tejido del endometrio fuera del útero, generalmente en ovarios, cavidad pélvica, vagina, cuello uterino, trompas de Falopio, vejiga urinaria o intestinos

Este endometrio que ha crecido indebidamente, al no ser eliminado con el sangrado menstrual, produce una respuesta inflamatoria y causa alteraciones en otros tejidos y órganos.

Cuáles son las causas de la endometriosis

Lo cierto es que no se conocen con exactitud cuáles son las causas, aunque una de las hipótesis que se manejan es el “sangrado retrógrado” por el que parte de la menstruación pasa a la cavidad abdominal y las células del endometrio salen a otras zonas de la pelvis, a los ovarios, trompas de Falopio, Vejiga, etc., conservando sus propiedades de células madre, lo que le permite sobrevivir en estos lugares inapropiados.

Sin embargo, no puede ser esta la única causa, ya que el 90% de las mujeres tienen menstruación retrógrada, pero no tienen endometriosis, así que, aunque parece que existe una conexión, no parece que sea ésta la única causa.

Es probable que existan factores genéticos y ambientales que también sean causantes de la endometriosis.  Algunas investigaciones sugieren que puede ser debida a una respuesta inmune desequilibrada del tejido endometrial desplazado.

En estos casos, la regla resulta mucho más dolorosa pudiendo llegar incluso a incapacitar a quien la sufre.

No se trata de una enfermedad que ponga en peligro la vida, pero los síntomas físicos pueden llegar a ser graves y a debilitar a quien la sufre.  A menudo también se asocia con la infertilidad puesto que existe una incidencia elevada entre mujeres infértiles.

 

Factores de riesgo para la endometriosis

  • Antecedentes familiares de endometriosis;
  • Inicio temprano de la menstruación;
  • Ciclos menstruales cortos (menos de 27 días);
  • Larga duración del flujo menstrual (más de 7 días);
  • Sangrado abundante durante la menstruación;
  • Retraso en la maternidad, o no tener hijos;
  • Defectos en el útero o las trompas de Falopio.

 

Síntomas de la endometriosis

Si bien la tercera parte de las mujeres con endometriosis no tienen síntoma alguno, lo que hace pensar que la incidencia que comentábamos del 10% sea muy superior, al no ser diagnosticados todos los casos, lo cierto que los síntomas pueden variar mucho de una mujer a otra, y dependen del lugar donde se sitúe el tejido endometrial que crece fuera del útero.

Sangrado mensual muy abundante o irregular o pequeñas pérdidas de sangre entre períodos.

  • Dolor menstrual muy doloroso e incluso incapacitante.
  • El dolor pélvico inexplicado puede ser causado por endometriosis.
  • Dolor durante o después de la práctica de sexo.
  • Dolor en el intestino o parte baja del abdomen que puede empeorar al defecar o incluso al orinar.
  • Hinchazón, náuseas o vómitos
  • Fatiga, cansancio, falta de energía…

Además, en función de la zona en la que se localicen los residuos de endometrio, como los ovarios o las trompas de Falopio, puede ocasionar problemas de fertilidad, dificultando o imposibilitando a las mujeres el quedarse embarazadas de manera natural.

 

Tratamiento convencional de la endometriosis

Aunque no se conocen las causas, como tienen relación con las hormonas, el tratamiento se basa en la supresión de los síntomas o la extirpación quirúrgica del tejido endometrial.

Para la supresión de los síntomas se utilizan:

  • Supresión hormonal de la ovulación mediante anticonceptivos orales
  • Analgésicos y antiinflamatorios

 

Terapias alternativas para la endometriosis

Si bien es cierto que la mayoría de las mujeres a las que se les administra anticonceptivos orales experimenta un gran alivio, lo cierto es que el 50% de ellas volverán a tener los mismos síntomas al cabo de unos 5 años.  Además, el uso continuado de analgésicos y antiinflamatorios tiene importantes contraindicaciones.

Por eso, parece interesante explorar las alternativas que la medicina natural para la endometriosis puede ofrecernos, teniendo en cuenta el equilibrio hormonal y la reducción del nivel de inflamación crónica que la endometriosis provoca

  1. Una buena dieta ayuda a combatir la endometriosis

La nutrición, básica en medicina naturista, es francamente importante en la lucha contra la endometriosis.  Es conveniente seguir las siguientes recomendaciones:

  • Elimina de tu dieta las grasas El exceso de lácteos, las margarinas hidrogenadas y todas las grasas animales dificultan que el hígado degrade adecuadamente los estrógenos.
  • Cuida con las carnes, ya que algunas pueden estar hormonadas.
  • Aumenta el consumo de fibra (frutas y verduras) porque ayudan a eliminar esos estrógenos que ya han cumplido su vida útil y evitar así que vuelvan al torrente sanguíneo y sean captados por los receptores de estrógenos. Su efecto antioxidante también ayudará a que no se oxiden las grasas y no se conviertan en colesterol (materia prima de los estrógenos)
  • No pasar más de cinco horas sin comer ya que la hipoglucemia agrava la endometriosis. El exceso de insulina también puede contribuir a los desequilibrios hormonales. Tres comidas principales y dos tentempiés (si desayunamos muy temprano y cenamos muy tarde) suele ser lo ideal.
  • Trata de mejorar tu digestión, observando qué alimentos son los que te provocan hinchazón o gases, de esta forma eliminarás mejor los residuos que puedan provocar o agravar la inflamación.
  • Dos cucharadas soperas de semillas de lino o linaza al día nos aportarán mucha fibra y omega 3 favoreciendo así un mejor equilibrio hormonal.

La dieta mediterránea es la idónea, debiendo evitarse o disminuirse los alimentos ricos en ácidos grasos omega-6 (carne envasada industrial, trigo, aceite de girasol, semillas de calabaza, anacardos y nueces, entre otros)  y aumentar los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, incluyen carne orgánica de corral y carne de pastoreo, nueces,  coles de Bruselas y coliflor,  semillas de lino, sardinas, salmón, arenque y anchoas.

 

2. Plantas medicinales para la endometriosis (fitoterapia)

Para situaciones de endometriosis leves a moderadas, la fitoterapia tiene algunas propuestas muy interesantes.

Sautzgatillo par ala endometriosis

Su nombre puede derivar de su parecido físico con el sauce y su denominación científica “Vitex agnus-castus” alude a su supuesta capacidad para disminuir la libido.  Así, no es de extrañar que los monjes de la Edad Media masticasen sus hojas con el propósito de alejar de sí las tentaciones.

Pero no son las hojas, sino las bayas, las que parecen tener la propiedad de inhibir la acción de las hormonas sexuales masculinas (andrógenos).

Sin embargo,  su mayor virtud medicinal es su capacidad como regulador hormonal femenino, ya que ayuda a estabilizar la producción de progesterona por parte de los ovarios durante el ciclo menstrual y regula el estrógeno

Es muy útil también para tratar el síndrome premenstrual, reduciendo la inflamación, la hipersensibilidad de las mamas y la irritabilidad; útil también en menstruaciones irregulares o ausentes y para reequilibrar la actividad hormonal después del uso de anticonceptivos orales.

También puede paliar algunos síntomas relacionados con la menopausia, como mareos y sofocos o estados de abatimiento y como antiespasmódico está indicado para aliviar trastornos neurovegetativos, como ansiedad, insomnio o palpitaciones

Puede adquirirse en forma de tintura o en infusión y también en comprimidos o cápsulas.

Ñame Silvestre para la endometriosis

Conocida científicamente como Dioscorea villosa, esta planta es una fuente de materia prima para la fabricación de hormonas anticonceptivas sintéticas y corticosteroides.

Sus raíces leñosas, ricas en saponinas y aceites esenciales, se han utilizado durante miles de años por sus propiedades medicinales, sobre todo antiinflamatorias, antirreumáticas y antiespasmódicas, también se le atribuyen propiedades como agente regulador del metabolismo y como diurético,

Contiene una sustancia, la diosgenina, que en contacto con el ácido clorhídrico del estómago, se transforma en una molécula de progesterona bioquímicamente idéntica a la progesterona humana. El descubrimiento de la molécula sirvió para facilitar la síntesis de anticonceptivos orales.

Por eso, la raíz de ñame se emplea para regular los niveles de progesterona ante la dominancia estrogénica, tan frecuente en nuestra sociedad, y asociada a patologías como osteoporosis, enfermedades autoinmunes, alergias, cáncer de mama, de endometrio y/o de útero, disminución de la libido, sensibilidad y dolor mamario, síndrome pre-menstrual, insomnio, depresión, fatiga, irritabilidad, pérdida de la memoria, cambios humor, retención de líquidos, obesidad, caída del cabello, cefaleas e infertilidad entre otras.

Puede tomarse en decocción, una cucharada sopera raza por vaso de agua, hervir 5 minutos y reposar otros 5.  Y  tomar una o dos tazas al día. También se puede tomar la raíz en polvo, una cucharadita espolvoreada encima de la comida.

Se debe evitar durante el embarazo y también está contraindicado en caso de cáncer.

Eso si, si va a utilizar estas terapias herbales y está tomando alguna medicación para la endometriosis, debe consultar con su especialista, puesto que existe la posibilidad de interacciones no deseadas.

Cimífuga

Con una acción estrogénica probada clínicamente, tiene un efecto regulador hormonal y es útil para reglas dolorosas y espasmos y dolores musculares.  Más que aumentar el nivel de estrógenos, aumenta su eficacia, careciendo de los importantes efectos secundarios de las hormonas de síntesis.

Estudios clínicos han demostrado que un 75% de las mujeres respondieron mejor a la cimífuga que a la terapia hormonal sustitutiva.

Indicada especialmente para la menopausia, sirve para tratar los síntomas como sofocos, dolor de cabeza, vértigo, alteraciones del sueño y sequedad vaginal que la acompañan.

Puede tomarse durante largos periodos de tiempo sin riesgo para la salud, aunque es conveniente contar con prescripción médica si se toma durante más de 2 meses.

NO puede tomarse durante el embarazo.

Dong Quai (Angélica china, hierba femenina o ginseng femenino)

Utilizada en China desde hace más de 4000 años para las enfermedades del sistema reproductor femenino, esta planta tiene un efecto de equilibrio en el sistema hormonal femenino, incluyendo síndrome premenstrual y los dolores menstruales.

El Dong Quai contiene fitoestrógenos que ayudan a mejorar la función del hígado, con lo que le permite a éste degradar el “estrógeno malo” que causa los cólicos menstruales y los síntomas de la endometriosis. También relaja el músculo uterino, aumenta la producción de glóbulos rojos y aumenta el flujo sanguíneo de la región abdominal.

No obstante hay que tener en cuenta que, de igual forma que la endometriosis se manifiesta de forma muy distinta según las personas, también el efecto de unas u otras plantas puede ser diferente y teniendo en cuenta que el tema hormonal es muy complejo, es posible que haya que probar con varias plantas hasta dar con la adecuada.

Lo ideal en casos de endometriosis es buscar una mezcla de plantas medicinales adecuada a los síntomas que tenemos, bien de las mencionadas, bien otras como la  Valeriana para los espasmos menstruales; hojas de frambuesa para reglas dolorosas; Ortiga para reglas demasiado abundantes; etc. )

El médico o especialista en fitoterapia puede  recomendar cuáles pueden ser las plantas medicinales adecuadas.

Un par de consejos

  • Practicar a diario Yoga o un poco de ejercicio (aunque solo sea caminar) favorece que baje nuestro nivel de estrés, se regule un poco nuestro nivel de insulina y baje el exceso de estrógenos (si lo hay).
  • Utilizar compresas en lugar de tampones ya que estos pueden agravar el reflujo (que según algunos autores es el culpable de la endometriosis) y podrían aumentar, en algunos casos el dolor y los calambres. Y procura que las compresas estén elaboradas con productos naturales (sin cloro, plásticos, químicos, sintéticos o colorantes artificiales).