Te contamos cuáles son los alimentos más adecuados para recuperar la salud del sistema respiratorio y cuáles son los más desaconsejados. También te hablamos de algunos remedios tradicionales efectivos.

Dieta para el Catarro y la Bronquitis

Cuanto más avanza la ciencia y más conocimiento tenemos del comportamiento bioquímico de nuestro organismo, más alto y claro podemos dceir que la dieta y los alimentos influyen notablemente en nuestro estado de salud. Tomar antibióticos cuando la situación lo requiere, es una buena idea. Pero la mayoría de las veces abusamos de los medicamentos inconscientes de los efectos secundarios que tienen, sobre todo a largo plazo. Sin embargo, la dieta es un elemento importante a la hora de combatir infecciones, catarros o bronquitis y con unos mínimos cuidados del organismo, podemos poner en marcha la magnífica maquinaria inmunológica de la que disponemos de manera natural. Vamos a revisar cuáles son los pasos a seguir y qué alimentos nos ayudarán a reforzar nuestro sistema inmunológico en caso de catarro y bronquitis.

El ayuno moderado

Una de las mejores maneras que tenemos de estimular el sistema inmunitario cuando sufrimos cualquier tipo de infección es moderar la cantidad de alimentos que tomamos para permitir al organismo ocuparse de asuntos que ahora requieren más energía que la digestión. Es decir, cuando hacemos un ayuno moderado, permitimos que el organismo descanse y pueda ocuparse de labores fundamentales como defenderse de microorganismos peligrosos. De hecho, de manera natural, cuando sufrimos una infección y tenemos fiebre, perdemos el apetito. Es habitual escuchar argumentos como que comiendo mucho reponemos fuerzas, y si el caso fuera que acabamos de darnos una sesión maratoniana en el gimnasio, pues sí sería verdad. Pero en el caso de un proceso gripal, infección, catarro, bronquitis o fiebre, no tiene ningún sentido desoír a nuestro propio cuerpo que nos está pidiendo descanso alimenticio. Dentro del ayuno moderado, hay algunos remedios de la abuela utilizados tradicionalmente que nos pueden servir para relajar el aparato digestivo y la vez, proporcionarnos los elementos necesarios para hacer frente a los invasores indeseados.

Remedios de la abuela para catarro y bronquitis

A lo largo del día y dependiendo del deseo natural que tengamos de comer, podemos echar mano de dos remedios:

    • Los caldos

      Los caldos vegetales son una fabulosa alternativa para depurar el organismo, fortalecer las defensas, proporcionar nutrientes esenciales y, al mismo tiempo, reducir el gasto energético que provoca una digestión pesada. A la hora de hacer caldos, podemos tomar solo el agua restante de la cocción o hacer un puré con los vegetales. En caso de hacer puré, es esencial que no tiremos el agua de la cocción, ya que algunas de las vitaminas más importantes son hidrosolubles (grupo B, C) y se quedarán en el agua. Por sus propiedades medicinales, algunos de los vegetales más indicados para hacer estos caldos contra gripes, catarros o bronquitis son el ajo, la cebolla, la alcachofa, zanahoria, brócoli, apio y puerro. También se pueden tomar en batidos vegetales fríos como este zumo depurativo.

    • Las infusiones

      Las infusiones, especialmente si contienen plantas con propiedades medicinales, son una excelente opción para “engañar” al estómago, relajar el sistema digestivo y aportar ayudas defensoras. A lo largo del día, y especialmente por la noche, elaborar una infusión de tomillo con limón y miel es uno de los remedios de abuela más famosos y eficaces. El tomillo (y el romero) es antiséptico y gran aliado del sistema respiratorio y el sistema inmunológico. La miel contiene numerosas sustancias antibióticas y el limón aporta la inestimable ayuda de la vitamina C. Además… ¡Está riquísimo!

Dieta para el catarro y la bronquitis

Si, por el contrario, el cuerpo nos pide “gasolina” y tenemos el instinto de comer, conviene echar mano en cualquier caso de alimentos especialmente recomendados para la salud del sistema respiratorio. Ahí van algunas pautas para elaborar una dieta adecuada:

    • Frutas y vegetales. Para permitir que el organismo se reponga y coja fuerzas, los vegetales y las algas marinas son una ayuda inestimable. No contienen grasas saturadas y, por el contrario, poseen una gran riqueza de vitaminas, minerales y oligoelementos. Los más recomendados son los que hemos visto para hacer caldos: brócoli, zanahoria, ajo, cebolla, puerro, apio, alcachofa… También las algas marinas en general y frutas como el limón, la naranja, el pomelo, el kiwi, el higo y la ciruela.
    • Pescado. Si sentimos la necesidad de introducir proteína en el cuerpo, mejor pescado que carne. El pescado azul contiene menos grasas saturadas y más ácidos grasos esenciales (sobre todo omega 3). Además no acidifica el organismo, como en el caso de la carne, ni requiere digestiones tan complicadas.
    • Cereales. Los cereales integrales son una excelente fuente de energía eficiente para el organismo. Los mejores y más digestivos son el arroz integral, el sarraceno, el mijo y la quinoa.
    • Plantas aromáticas y medicinales. Si complementamos la dieta con plantas aromáticas y medicinales como el tomillo, el romero, el jengibre o la cúrcuma, ayudamos a nuestro cuerpo a fortalecer las defensas.
    • Otros. No olvidemos tampoco los productos de apicultura como el polen y el propóleo (excelente antibiótico natural) o la ya mencionada miel. También nos proporcionará buenas dosis de vitaminas la levadura de cerveza. Y por supuesto, para cocinar, nuestro amigo el aceite de oliva virgen extra. También podemos usar aceites de primera presión en frío (crudos) como el de onagra, el de borraja, el de germen de trigo o el de lino.

Alimentos desaconsejados para el catarro y la bronquitis

Una vez vistos los alimentos que benefician el buen funcionamiento del sistema respiratorio, echemos un vistazo también a todos aquellos alimentos y sustancias nada recomendables en caso de catarro y bronquitis:

    • Alcohol
    • Bebidas industriales (cualquier tipo y especialmente las light con aspartamo)
    • Productos procesados con aditivos
    • Grasas saturadas y grasas trans (carne, fritos, mantequilla, margarina, embutidos, huevo, nata, leche, etc)
    • Azúcar y chocolate, bollería industrial, helados y cualquier tipo de dulce industrial
    • Marisco
De manera complementaria, además de la dieta, también podemos echar mano de algunos suplementos dietéticos indicados en caso de catarro o bronquitis. Vitamina C, Vitaminas del grupo B, oligoelementos, propóleo, etc. Si te interesa un tratamiento integral, consulta nuestro reportaje tratamiento natural para la bronquitis.

Al margen de seguir una dieta recomendada para el beneficio del sistema respiratorio, conviene seguir una dieta saludable siempre, en cualquier circunstancia. Si quieres saber cómo alimentarte bien, quizá te interese alguno de estos artículos:

Escuchar a nuestro cuerpo es, sin duda, una buena idea cuando se trata de recuperar la salud. Si estuviésemos más atent@s a sus señales, nos resultaría bastante más fácil recuperar el equilibrio. Si el cuerpo te pide descanso, dáselo. Si te pide ayuno, dáselo. Si no sabes lo que te pide porque las infecciones son constantes… quizá haya llegado el momento de cambiar algunos hábitos en tu vida.

te puede interesar de nuestra tienda…

VitalPur Defensas.  Drasanvi

Pediakid Spray nariz y garganta.