Te proponemos una dieta para adelgazar fácilmente, con salud y con sentido común con la que bajarás de peso y además te sentirás feliz y saludable en todos los sentidos

Dieta para Adelgazar Bien y de Verdad

Si quieres adelgazar bien y de verdad, te proponemos una dieta que podrás seguir mucho tiempo y que incluye todos los nutrientes que necesitas para mantener la salud. Con esta dieta adelgazarás sí o sí, y además no pondrás en peligro tu salud.

Si lo que quieres es autoengañarte, entonces puedes seguir dietas absurdas y peligrosas como la dieta hiperprotéica (absolutamente ridícula en nuestra sociedad donde el exceso habitual de proteínas nos hacen enfermar).

Paso 1: Concienciarte

Si de verdad quieres adelgazar bien y para siempre, métete en la cabeza que si adelgazas para ser querida o aceptada en la sociedad y encajar en los patrones sociales (ser igual que las mujeres de los anuncios), estás perdida. En tu subconsciente te lo tomarás como un castigo, una imposición, una forma inconsciente de sentir que no eres lo suficientemente… lo que sea.

Lo primero para adelgazar de verdad es meterte en la cabeza como sea que lo haces por tu bien, por tu salud, por tu vitalidad y que guapa ya lo eres, así o como sea. Que ya eres perfecta tal y como eres y que si quieres adelgazar es un regalo para ti, no un castigo por el que debas sufrir.

Paso 2: Detoxificación

Este paso lo puedes hacer o no, dependiendo de las ganas y el compromiso. Conviene hacerlo para limpiar el organismo y permitir así que él mismo expulse fuera todo lo que te enferma, lo que te engorda y lo que te intoxica.

Hacer esta limpieza es muy fácil y te permitirá adelgazar mucho más cuando comiences la dieta. Además, lejos de ser un castigo, para tu organismo será un auténtico regalo de salud. Te lo explicamos en detalle en el artículo cómo desintoxicar el organismo.

Paso 3: La dieta para adelgazar bien y de verdad

Ten en cuenta que, para poder adelgazar, es necesario consumir menos de lo que se gasta. Esta dieta es orientativa (sobre todo en cantidades) pues depende mucho del gasto energético de cada cual. Si sueles comer mucho, conviene que empieces a comer menos cantidad  (tu cuerpo se acostumbrará), ya que la mayoría de las veces el hambre responde más a la ansiedad que a la verdadera necesidad de nutrientes. En nuestra sedentaria sociedad deberíamos comer mucho menos de lo que comemos.

Damos por hecho que, dicho esto, cada cual aplica el sentido común sobre las cantidades.

DESAYUNO

MEDIA MAÑANA

COMIDA

Primer plato: Todos los días de la semana tomaremos de primer plato vegetales con semillas. Dependiendo del clima y de las preferencias, puede ser:

    • Frío: Ensalada de vegetales y hortalizas con semillas, aceite de oliva y sal (puedes incluir brócoli crudo, calabaza, calabacín, lechuga, tomate, espinacas, cebolla, ajo, etc… añadiendo semillas de sésamo, de lino y de chía.
    • Caliente: Sopa o puré de todo tipo de vegetales con semillas
Segundo plato:

    • 2 días a la semana: Revuelto de setas, o de champiñones , o ajetes,  o shiitake, gambas, etc
    • 1 día a la semana: carne o pescado a la plancha
    • 3 días a la semana cereal, legumbre o ambos (arroz, mijo, quinoa, trigo sarraceno, y garbanzos, lentejas, judías, etc). No pienses que esto engorda porque no es cierto. Engorda si lo comemos con tocino y salsas elaboradas, pero si lo comemos con tomate, con vegetales, con aceite de oliva, con salsa de mostaza, en ensalada, etc… no engorda en absoluto. Cuanto menos elaborada es una salsa, menos engorda y menos intoxica. Procura evitar cualquier tipo de fritura. Por ejemplo, si cueces arroz integral con lentejas (que tardan más o menos lo mismo), añade al final unos vegetales, sal, aceite de oliva crudo y listo! Está delicioso!
    • 1 día a la semana: Date un capricho de lo que quieras!!
CENA

Para la cena conviene tomar algo caliente. De forma idónea, algo de verdura cocida con un poco de patata (o sin patata). Además, es muy importante cenar pronto (sobre las 8) para poder hacer la digestión antes de ir a dormir. Eso nos ayudará a adelgazar, a mantener la salud y a dormir mejor. Consulta también estos alimentos saciantes para un apetito exagerado y estos trucos para gases.

ww

Consejos para la dieta 

    • No enloquezcas pensando en las cantidades ni en si este tipo de carne o aquella. Echa mano del sentido común y del compromiso. Tu cuerpo sabe lo que necesita. Come menos de lo que gastas y cocina poco. Cuanto menos te cueste limpiar los platos, mejor estarás comiendo.
    • Procura cambiar de alimentos porque cada cual tiene distintos nutrientes.
    • Evita por completo productos procesados ya elaborados con infinitos aditivos (eso sí que engorda, aunque en la etiqueta te engañen con la palabra “light”.
    • Consume, siempre que puedas, alimentos ecológicos libres de pesticidas (incluso los vegetales del súper convencional llevan químicos… ¿Por qué te crees que tienen esa pinta, todos limpios, impolutos e idénticos de tamaño?
    • Evita también, por completo, los dulces. Al principio pensarás que no puedes, pero esto es como fumar. Cuando dejas de hacerlo, aunque al principio cueste un poco, tu cuerpo dejará de pedirte y conseguirás regularlo. Especialmente los dulces industriales, bollos, pastelería, son puro veneno. Como también lo son los edulcorantes artificiales. Mejor que tomar sacarina o aspartamo, toma azúcar integral o mejor aún, stevia.
    • Elimina de la dieta por completo el pan y el trigo. El gluten es muy perjudicial para el intestino, impide que el cuerpo absorba los nutrientes como debe y permite que entren en el torrente sanguíneo moléculas de gran tamaño que te engordan y envenenan. Cambia el pan por las tortitas de arroz.
    • Recuerda que es mejor consumir vegetales que fruta (la fruta contiene azúcares simples) y los vegetales no.
    • Infórmate. Cuanto más sepas sobre nutrición, más fácil te resultará adelgazar. Echa un vistazo a qué nutrientes necesita tu organismo, como elaborar una dieta sana y equilibrada, ejemplos sanos de desayuno, comida y cena.
    • Duerme mucho. ¿Sabías que dormir profundamente adelgaza? Las personas que duermen poco o mal adelgazan menos.
Si mantienes este tipo de dieta durante al menos un mes, tu cuerpo habrá eliminado gran parte de las impurezas, metabolziarás todo mejor, te resultará más fácil adelgazar y, sobre todo, habrás acostumbrado a tu cuerpo a comer bien. A partir de ahí, ya no lo llamarás dieta sino estilo de vida.

te puede interesar de nuestra tienda…

Curso de Cosmética Natural y Aromaterapia Vidanaturalia

Aceite Anticelulítico de Abedul Welleda