El eccema provoca gran desazón en quien la sufre, alteraciones del sueño y de la calidad de vida. Te proponemos 5 sugerencias para mantenerla a raya y 5 remedios naturales para combatirla

DERMATITIS: 5 ideas para esquivarla y 5 remedios naturales para combatirla

Una piel sana ayuda a conservar la humedad y ofrece protección contra las bacterias, los irritantes y los alérgenos.  Pero en el caso del Eccema o dermatitis atópica la capacidad de la piel para proporcionar esa protección desaparece, haciendo que ésta se vea afectada por factores ambientales, irritantes y alérgenos.  La pérdida de la barrera protectora de la piel  aumenta el riesgo de infecciones cutáneas  que pueden llegar a ser incluso graves.

Pero ¿qué es la dermatitis?

Conviene recordar que la dermatitis es una afección inflamatoria no contagiosa de la piel que hace que ésta sea propensa a la sequedad en la piel(a veces es una sequedad extrema), a la irritación, al picor exacerbado  y la descamación. También puede provocar la formación de grietas y de ampollas.  Suele ser crónica o recurrente y es la enfermedad más frecuente en la edad pediátrica (afecta a un 20% de la población infantil)

Aunque hay varios tipos de dermatitis, las más frecuentes son

La dermatitis atópica o eccema

Es una erupción rojiza y suele iniciarse durante la infancia con mucha sequedad en la piel, que tiende a descamarse.  El picor o comezón suelen ser muy intensos y provocan una necesidad imperiosa de rascarse (sobretodo por las noches).   Pero hay que evitarlo, puesto que al rascarse, esta erupción puede expulsar un líquido que daría lugar a la formación de costras o heridas.

Se suele localiza en los pliegues de la piel, como codos, detrás de las rodillas o en el cuello, pero puede aparecer en cualquier parte de la piel.

Suele aparecer antes de los 5 años y puede continuar hasta la adolescencia e incluso seguir en la edad adulta.  Puede  presentarse mediante brotes muy fuertes que luego desaparecen por un tiempo, incluso años.  La mayoría de las personas que la sufren suelen tener también asma, rinitis alérgica y/o alergias estacionales.

La dermatitis de contacto

Se trata de una reacción de la piel al entrar en contacto con alguna sustancia que irrita  o bien con sustancias que provocan una reacción alérgica.  Pero normalmente se desarrolla gradualmente cuando se trabaja de forma frecuentemente con las manos húmedas o con sustancias químicas más suaves, como el champú.  De ahí su incidencia en algunos sectores, como el de la peluquería.

La erupción cutánea puede producir ardor, escozor o picores, a veces con aparición de ampollas. se produce en las zonas que entraron en contacto con la sustancia.

La dermatitis seborreica

Produce manchas con escamas de color blanco o amarillento, que producen irritación e inflamación en la piel.  Por lo general, afecta a las zonas grasas del cuerpo, como el cuero cabelludo,  la cara o incluso dentro del oído.  la parte superior del pecho y la espalda. Puede tratarse de una afección a largo plazo con períodos de remisión y exacerbaciones. Cuando este tipo de dermatitis afecta a bebés se conoce como «costra láctea». Existen numerosos productos naturales para tratar de manera natural la dermatitis seborreica. En nuestra tienda puedes encontrar aceites capilares para la dermatitis seborreica.

Aunque la medicina tradicional dice que no está claro qué la causa y la atribuyen a factores hereditarios,  la medicina naturista plantea algunas causas más concretas para la dermatitis

 

5 Consejos para Mantener a Raya la Dermatitis Atópica

Aunque, como hemos visto, se achaca a factores genéticos, existen factores como hábitos de vida y factores ambientales en el que los alérgenos juegan un papel importante en la aparición de “brotes”, o incluso se ha detectado que en algunos niños la aparición de eccemas o dermatitis puede ser causada directamente por alergias

No podemos influir sobre la genética, pero sí actuar sobre los hábitos de vida y los factores ambientales con unas sencillas pautas para reducir el picor (y por tanto el rascado) y disminuir el número y frecuencia de los brotes:

  • Hidratando la piel:  En la medida que mantengamos la piel lo más hidratada posible será menos probable que haya afectación de esa piel y, por lo tanto, nuevos brotes. Los aceites vegetales y las mantecas serán nuestros mejores aliados. Ten en cuenta que cada tipo de piel es diferente, y lo que le va a una piel bien a la otra le sienta mal, pero tienes que ir probando diferentes tipos de aceites para saber cual es el indicado para tu piel, Puede ser que algunos te piquen al ponerlos en la piel pero otros te sentarán bien y notarás alivio. Es cuestión de probar, de verdad.  Los mejores aceites para dermatitis son: Aceite de jojoba (por ser el menos untuoso), aceite de caléndula (recomendado para pieles sensibles y reactivas), manteca de coco y manteca de karité, muy recomendables para dermatitis atópica ya que la manteca de karité es emoliente y ayuda a retener la humedad en la piel, es calmante, antiinflamatoria y antibacteriana (por nombrar algunas de la numerosas propiedades de la manteca de karité)
  • Utiliza en la ducha productos libres de perfume, tanto sintético como natural (geles sin detergente o geles específicos para pieles atópicas) En nuestra tienda online tenemos geles y champús sin perfumes, extractos de plantas ni aceites esenciales para las pieles más delicadas y reactivas, recomendados por la asociación danesa de asma y alergias y que, realmente notarás la diferencia en el baño.
  • Utilizando productos ecológicos, tanto en cosmética como en higiene.  Consulta la  lista de ingredientes tóxicos más utilizados en cosmética y en higiene y utiliza siempre cosmética natural.
  • Realizar baños cortosLos baños deben ser cortos en cuanto a su duración, aunque se realicen frecuentemente y con agua tibia, ya que el agua caliente empeora los eccemas.
  • Utilizar la toalla sin frotar: Secar la piel suavemente, mediante toques, sin frotar
  • Pulverizar con agua de mar todo el cuerpo antes de salir de la ducha y dejar secar. ( es un remedio casero para la dermatitis muy bueno, que ayudará a que mejore la dermatitis, escuece un poco al echarla pero el efecto dura unos segundos y el resultado en unos día es expectacular)
  • Evitar temperaturas extremas: Tanto el frío como la sudoración empeoran el eccema y, por tanto, aumenta el rascado y el riesgo de infección. Eso sí,  el mar y el sol  tienen un efecto antiinflamatorio beneficioso.
  • Usar ropa preferiblemente de algodón. El algodón permite que la piel respire libremente y hace que el sudor se seque con facilidad.

 

5 Remedios Naturales para Aliviar la Dermatitis

 

ACEITE DE BORRAJA

Es la planta más rica en contenido de ácido gamma linoleico (GLA),  un ácido graso  esencial que no puede ser generado por el organismo y una sustancia que contribuye a mantener la piel hidratada y reduce la inflamación en el caso de trastornos de la piel, como piel atópica.  El aceite de borraja también reduce el estrés, presente casi siempre en los afectados por dermatitis.

Formas de uso

  • Tomar de 3 a 6 perlas de 500 mg. al día de aceite de borraja.
  • En uso tópico, el aceite de borraja repara e hidrata la piel. Puede ser usado directamente o servir de base para los aceites esenciales, como el aceite esencial de lavanda

 BARDANA

Un gran aliado para la piel y para el riñón. Muy apreciada en fitoterapia, esta planta tiene propiedades desintoxicantes y antibacterianas.  Es de suma utilidad como depurativo y un apoyo esencial para la salud de la piel, especialmente en acné, urticarias, eccema, etc.

Formas de uso:

  • Decocción: 40 gr. por cada litro de agua. Hasta 3 tazas al día.  También puede ser aplicada por vía externa, en forma de friegas y compresas.
  • Tintura alcohólica: 50 gotas en tres dosis diarias, con zumo de fruta o agua
  • Extracto líquido. Hasta 40 gotas en tres dosis
  • En cápsulas. De 500 a 1500 mg. de extracto de raíz al día, en dos tomas
  • Puede venir añadida en cremas, pomadas y geles para cuidar la piel
  • En el caso de la dermatitis seborreica aplicar oleato de bardana friccionando sobre el cuero cabelludo

Hay que tener precaución en caso de sufrir alguna patología cardiaca, consultando con el médico para evitar descompensaciones si estás tomando alguna medicación.  NO es recomendable su uso durante el embarazo ni en el periodo de lactancia.

 

CÚRCUMA

Además de sus ya conocidas propiedades para la acidez de estómago y los gases, así como para regular los ciclos menstruales o mejorar el estado de ánimo, la cúrcuma es muy útil para el bienestar de la dermis, especialmente por su capacidad para regular la producción de sebo y la sequedad de la piel, además de sus propiedades como antiséptico natural, antiinflamatorio y depurativo

Útil en eccemas o dermatitis e incluso para la psoriasis.

Formas de uso

  • En extracto de raíz, de 300 a 500 mg. No es recomendable si tienes piedras en la vesícula biliar.
  • En mascarilla, aplicada sobre cara, cuello, codos y rodillas, regula la producción de grasa y la sequedad de la piel. También puedes usar una crema hidratante natural con cúrcuma
  • Mezclado el polvo con leche y aplicada de forma tópica, calma la piel y reduce el enrojecimiento y la inflamación. Esta mezcla también puede usarse para tratar los labios secos o agrietados.

FUMARIA

Depurativo y desintoxicante, estimula la depuración hepática de la histamina y facilita su eliminación a través de los riñones. La histamina es la sustancia que participa en la inflamación, picor y rojez de la piel.  En uso tópico es aplicable no solo para la dermatitis o eccema y a la costra del lactante,  sino también para la caspa del cuero cabelludo.  Se le atribuyen también una función antiasmática.

Formas de uso

  • En decocción. 1 cucharadita rasa de flores secas por vaso de agua y tomar de uno a tres vasos al día.
  • En cápsulas o comprimidos. Dosificación según indicaciones del preparado
  • En extracto líquido. 15 a 20 gotas para adultos y 5 a 10 gotas para niños, 2 ó 3 veces al día, disueltas en agua o cualquier otro líquido.
  • Uso externo o tópico. Verter un puñado de flores en medio litro de agua y cocer 5 minutos. Aplicar mediante lavados o paños empapados sobre la zona afectada.

Contraindicada en hipertensión o hipotensión arterial, en caso de glaucoma, y para el embarazo y lactancia.

Precauciones.  Tomado de forma interna solo puede utilizarse durante unos días, ya que disminuye el número de glóbulos rojos.

DESMODIUM

Esta planta protege las células hepáticas y tiene una excelente acción antihistamínica.  Dicen que es el mejor remedio natural para desintoxicar el organismo, contribuyendo a limpiarlo de alérgenos y tóxicos.

Como tomarlo 

  • La mejor opción es la decocción. Una cucharada en un vaso de agua, se lleva a ebullición durante dos minutos y con un reposo posterior de 10 minutos. Es preferible tomarla antes de las comidas.
  • También puede tomarse 700 mg. de extracto al día.

Evitarlo durante el embarazo.

2 preparados caseros para la Dermatitis

Además de las propuestas que te hemos hecho, si padeces de dermatitis o tienes la piel muy sensible puedes aliviar las molestias preparando en casa una crema de arcilla, o tu propio aceite natural

Ingredientes:

  • 300 ml. de leche de almendras
  • 3 cucharadas de hinojo
  • 3 cucharadas de caléndula
  • 2 cucharadas de manzanilla
  • 1 cucharada de harina de avena

Mézclalo todo en un envase de cristal ámbar de 500 ml, deja macerar 20 días, filtra y consérvalo protegido de la luz.  Después puedes aplicártelo 3 veces al día en la zona o zonas afectadas.

Esperamos que puedas encontrar algo de alivio en alguno de los remedios que te hemos ofrecido, ten en cuenta, como ya te hemos indicado, que cada cuerpo es diferente y que tendrás que probar cual es el remedio para la dermatitis que mejor se adapta a tu piel. De todas formas, piensa que la dermatitis suele tener un origen alérgico y un desequilibrio intestinal unido a la acumulación de toxinas y por tanto a una debilidad del sistema inmunológico. No suele ser un problema de piel solamente sino que lleva detrás algún tipo de desorden.  Y por último decirte que la dermatitis suele estar tambien muy relacionada con el  estrés y la gestión de las emociones.