Comprueba cuáles son las causas, los síntomas y las consecuencias de una acidosis mantenida en el tiempo y descubre qué herramientas te ayudarán a recuperar el equilibrio

Acidosis: Causas, Consecuencias y Soluciones

Algunos hábitos malsanos de vida, como el sedentarismo y las dietas desequilibradas, pueden ocasionar una acidificación general del organismo que, tarde o temprano, conducirá a un estado de intoxicación y desequilibrio en el que el cuerpo se convierte en caldo de cultivo de microorganismos y patologías de diversa índole, incluyendo el cáncer.

En los países industrializados, hasta el 80% de la población sufre irregularidades en el equilibrio ácido-base del organismo, y cada vez son más las voces profesionales que ponen de manifiesto la gran importancia que ello posee a la hora de mantener o no la salud.

Causas de la acidosis

Aunque existen dos tipos de acidosis (respiratoria y metabólica) la una siempre afecta a la otra, de manera que observaremos las causas de forma conjunta, ya que, como sabes, el organismo es una “máquina” muy compleja donde intervienen numerosos factores y todos ellos están relacionados, es decir, todo afecta a todo de un modo u otro.

Las causas más comunes de acidosis son:

    • Dieta desequilibrada. Las dietas con exceso de elementos que acidifican el organismo son una de las principales causas de acidosis. Este tipo de dieta incluye productos procesados, aditivos alimentarios, bollería industrial, grasas saturadas y trans, dietas hiperprotéicas o ricas en proteína animal, la leche, etc.
    • Ayunos prolongados. Por otra parte, también se puede generar acidosis con ayunos prolongados, debido a la falta de glucosa.
    • Falta de ejercicio. Puesto que la oxigenación y la ventilación pulmonar es uno de los mecanismos que utiliza el organismo para eliminar ácidos en forma de CO2, cuando no practicamos ejercicio o tenemos una ventilación deficiente, estamos causando un aumento de acidez en el PH.
    • Trastornos del organismo. Algunos trastornos como la diabetes, insuficiencia renal, trastornos respiratorios o neuromusculares, hipoventilación por obesidad, estrés o anemia, pueden aumentar el grado de acidez en el organismo.
    • Drogas. Algunas drogas como el tabaco, el alcohol o ciertos medicamentos pueden disminuir el valor del PH sanguíneo, es decir, provocar acidosis.
    • Falta de agua. Cuando bebemos cantidades insuficientes a gua, a la vez que mantenemos algunos hábitos poco saludables, estamos contribuyendo a elevar el grado de acidificación.

Síntomas de la acidosis

Dependiendo de los niveles de desequilibrio presentes, la acidosis puede manifestarse con numerosos y diversos síntomas. Los síntomas leves son:

    • Falta de energía, agotamiento, fatiga crónica, cansancio
    • Estrés, irritabilidad, nerviosismo, depresión, ansiedad
    • Caries
    • Molestias óseas y articulares
    • Sistema inmunológico debilitado

Estos son los síntomas de una acidificación más severa:

    • Hiperventilación, respiración profunda y agitada
    • Vómitos y desórdenes gástricos
    • Vasodilatación periférica
    • Arritmias
    • Fallo cardíaco
    • Edema agudo de pulmón
    • Pérdida de la consciencia

Consecuencias de la acidosis

Como ya hemos visto, unos niveles extraordinariamente bajos de PH (7.20 o menos), pueden acarrear trastornos muy graves de la salud que incluyen el fallo cardíaco. Sin embargo, lo que suele suceder con mayor frecuencia es mantener una cierta acidosis durante períodos prolongados de tiempo, lo cual, aunque no de manera tan drástica, también tiene graves consecuencias para la salud:

    • Desmineralización ósea: Para poder compensar la acidificación, el organismo toma calcio de los huesos (ya que posee propiedades alcalinas). Cuando esta compensación permanece en el tiempo, termina causando una debilidad crónica del sistema óseo, lo cual hace más probables las fracturas, las caries, osteoporosis, etc.
    • Debilidad inmunológica: Cuando el organismo se mantiene acidificado durante mucho tiempo, no puede llevar a cabo sus funciones de manera correcta, de modo que también el sistema inmunitario se ve afectado y nuestras defensas bajan, se producen más infecciones y somos más propensas a sufrir trastornos inflamatorios de diversa índole. Además, el entorno ácido es el preferido de los microorganismos “agresores”.
    • Trastornos del sistema nervioso: Poco a poco, el sistema nervioso también se ve afectado, de manera que pueden empezar a producirse alteraciones como cansancio profundo, depresión, incapacidad para gestionar el estrés, etc.
    • Cáncer. Existen estudios clínicos que demuestran que un entorno alcalino reduce la mutación y reproducción de las células cancerosas, de modo que mantener un terreno acidificado es un boleto extra para desarrollarlo.

Soluciones para la acidosis

Para corregir estados leves de acidosis, disponemos de tres fabulosas herramientas que, al contrario de lo que suele primar en nuestra sociedad, no son inmediatas, sino que requieren compromiso, respeto, mimo y dedicación:

    • Alimentación equilibrada

      Uno de los métodos más eficaces para corregir una acidosis metabólica es seguir una buena higiene alimentaria y una dieta rica en alimentos alcalinizantes que compensen la acidez generada por el metabolismo energético. Consulta cuáles son los alimentos ácidificantes y alcalinizantes. Te proponemos que aprendas a elaborar una dieta equilibrada tomando como referencia estos ejemplos de desayuno, comida y cena.

    • Ejercicio moderado y regular

      La práctica de ejercicio requiere una mayor ventilación de los pulmones, lo que conlleva a una eliminación progresiva de elementos acidificantes a través del CO2. Pero eso sí, los ataques de entusiasmo breve en sesiones maratonianas de gimnasio que pueden con la moral de cualquiera no son la solución más indicada. Por el contrario, un compromiso regular haciendo ejercicio moderado supone una opción mucho más llevadera e inteligente. Echa un vistazo a nuestro reportaje ejercicio saludable… sí, pero ¿cómo? para conocer algunas claves sobre lo que significa “ejercicio saludable”.

    • Suplementos dietéticos

      Si la acidosis es severa, o cuando resulta muy difícil poner el práctica las anteriores opciones, puede ser aconsejable tomar suplementos alimenticios con sales minerales que posean propiedades alcalinizantes. Estas sales son los carbonatos de calcio, de potasio o de magnesio. Eso sí, procura elegir productos que contengan, además, sus co-factores (vitaminas B3, B5 y B6). No obstante, la toma de suplementos dietéticos no sirve absolutamente de nada si seguimos unos hábitos de vida poco saludables, de manera que para poder obtener resultados duraderos, lo mejor es comprometerse de una vez por todas con nuestra salud, cuidar de esta extraordinaria máquina que llevamos a cuestas y procurarnos el cuidado y cariño necesarios.

Si quieres más información sobre estos asuntos, echa un vistazo a nuestro reportaje equilibrio ácido-alcalino ¿qué es el PH sanguíneo? donde te explicamos qué es exactamente el PH sanguíneo y donde encontrarás información sobre los distintos tipos de acidosis y alcalosis. Quizá también te interese saber cómo medir el PH.

Artículos Relacionados