El aceite de palma esta presente en infinidad de productos industriales de todo tipo. Además de ser un peligro para la salud, la sobre-explotación está causando verdaderos estragos sociales y medioambientales en los países productores.

Aceite de Palma, Peligro para la Salud y el Medio Ambiente

Si compras en supermercados convencionales, el aceite de palma es el aceite que más consumes, aunque no lo sepas. Está presente en todo tipo de productos procesados de alimentación, cosmética, higiene e incluso biocombustible, por lo que es el aceite más producido y consumido en el mundo.

El aceite de palma en los alimentos es un verdadero peligro para la salud por su descomunal porcentaje de grasas saturadas, pero lo peor de todo es que esta sobre-explotación de la palmera aceitosa está provocando un verdadero desastre social y medioambiental en los países productores.

De dónde sale el aceite de palma

El aceite de palma se obtiene del fruto de la palma africana (Elaeis Guineensis), una palmera originaria de África pero que en la actualidad se cultiva en países de clima tropical no solo en África, sino también en América y, sobre todo, en Asia (Malasia e Indonesia) que es de donde proviene el 80% de la producción mundial.

El aceite de palma es, en la actualidad, uno de los productos cuyo cultivo ocupa las plantaciones más extensas del planeta y su explotación en los países productores está generando terribles problemas sociales y medioambientales que te explicaremos enseguida.

Por qué se produce masivamente el aceite de palma

La locura de la sobreexplotación del aceite de palma y los motivos por los que lo encontramos en una gran mayoría de productos industriales de todo tipo son variados:

    • Producción económica: La producción del aceite de palma resulta mucho más económica que la mayoría de otros aceites.
    • Textura sólida: Al igual que el aceite de coco, el aceite de palma se mantiene sólido a temperatura ambiente, lo que lo hace idóneo para muchos productos alimenticios y de cosmética.
    • Sin grasas trans: Durante muchos años los fabricantes de productos alimenticios han recurrido al proceso de hidrogenación para solidificar grasas vegetales líquidas en origen (se solidifican para facilitar su uso en cremas tipo margarina). Aunque un producto presuma de contener “grasas vegetales” que, en principio son más saludables que las saturadas grasas animales, lo cierto es que al someter esas grasas líquidas al proceso de hidrogenación para solidificarlas, las grasas saludables se convierten en grasas trans, un tipo de grasa que nuestro cuerpo no puede metabolizar y que numerosos estudios han señalado como causantes de todo tipo de enfermedades, incluyendo el cáncer. La palma de coco permite obtener una grasa sólida sin recurrir a las grasas trans (consulta los tipos de grasas y su efecto en la salud).

Los peligros del aceite de palma para la salud

Aunque el aceite de palma contiene carotenoides y cierta cantidad de vitamina E, lo cierto es que su cualidad más representativa es su enorme porcentaje de grasas saturadas, un elevadísimo 50% frente al 15% que tienen de media otros aceites. Además, contiene cantidades muy pobres de grasas poliinsaturadas (ácidos grasos esenciales) que son las más beneficiosas para el organismo.

Este elevado porcentaje de grasas saturadas convierten al aceite de palma en un peligro para la salud de las arterias y el corazón, por no hablar de que, el aceite de palma se usa, sobre todo, en productos sometidos a todo tipo de procesos industriales que eliminan su potencial nutritivo y que, normalmente, van acompañados de innumerables aditivos.

Es cierto que el aceite de palma es uno de los aceites más resistentes a la oxidación y al calor, por lo que es mejor aceite para freír que otros aceites más ricos en grasas poliinsaturadas con el de onagra o el de germen de trigo. Aún así, no te lo recomendamos, pues el aceite de oliva virgen extra supera en calidad y beneficios a cualquier aceite, especialmente cuando se trata de soportar temperaturas altas en frituras.

Por otra parte, mejor tomar grasas saturadas que grasas trans, pero mejor que ni lo uno ni lo otro, conviene tomar alimentos frescos, no procesados, que no contengan ni grasas saturadas ni trans, es decir, mejor una tostada con tomate y aceite de oliva que una tostada con margarina o mantequilla; mejor una sopa casera con verduras ecológicas que una sopa industrial con aceite de palma y doscientos aditivos.

¡Cuidado! El aceite de palma no aparece en la etiqueta

La empresa fabricante de un producto no tiene la obligación de especificar el aceite de palma en la etiqueta. El aceite de palma puede venir encubierto bajo el nombre de “aceites vegetales”, “grasas vegetales” “aceites” “grasa vegetal”, etc y también como “aceite de palma”, “palmitato”, “palmitate”, “palmate”, “palm” y otros muchos nombres que ni siquiera se parecen como el famoso “Sodium Laureth Sulfate”, omnipresente en champús y geles, y del que ya te hemos enumerado en otros reportaje su gran peligro para la salud (consulta las sustancias más peligrosas en los productos de cosmética).

No obstante, ten en cuenta que, en general, el aceite de palma es el más utilizado en los productos que te enumeramos a continuación. Cuando se usa otro aceite, los fabricantes ya se encargan de pregonarlo a bombo y platillo (si unas patatas fritas llevan aceite de oliva, ya se encargan ellos de ponerlo bien visible y, aún así, eso no quiere decir que no lleve un gran porcentaje de aceite de palma).

Estos son los productos que normalmente llevan aceite de palma:

    • Productos para untar: Todo tipo de productos que sean para untar en el pan como cremas de cacao, cremas, quesos de untar, margarinas, mayonesa, etc.
    • Snaks, aperitivos, etc: Todo tipo de productos que viene en sobre como patatas fritas y snaks, ya que soporta muy bien las altas temperaturas de la fritura.
    • Productos precocinados: Es la base de numerosos productos precocinados como sopas, purés, cremas, salsas, etc.
    • Bollería industrial: pasteles, tartas, cereales de caja, chocolatinas, bollos, helados, galletas, etc.
    • Cosmética e higiene: Se usa como base en numerosos productos de belleza, cremas, lociones para el cuerpo, etc.
    • Productos de limpieza: Para dar consistencia cremosa y jabonosa a ciertos productos de limpieza como  los jabones, pasta de dientes, champú, gel, etc.
    • Biocombustible: Qué gran paradoja (o tomadura de pelo) que nos insten a usar biodiesel en lugar de petróleo, cuando este biodiesel proviene del aceite de palma que está arruinando el medio ambiente, la fauna y el medio de vida de numerosos pueblos indígenas a lo largo y ancho de miles de hectáreas en el mundo.

Marcas que usan aceite de Palma

Según Ecologistas en Acción, estas son las firmas que normalmente usan aceite de palma en sus productos (no siempre necesariamente):

    • Kraft
    • Nestlé
    • Kellogg’s
    • L’Oreal
    • Pepsico
    • Dove
    • Rexona
    • Sunsilk
    • Timotei
    • Signal
    • Mimosín
    • Avón
    • Lancome
    • Pond’s
    • Carrefour
    • Matutano
    • Nutella
    • Ferrero
    • Tulipán
    • Maizena
    • Knorr
    • Ligeresa
    • Frigo
    • Calvé
    • Palmolive
    • Pantén
    • Wella
    • Fontaneda

Los peligros del aceite de palma para el Medio Ambiente

Desde los años 70, el cultivo de la palmera aceitosa se ha multiplicado extraordinariamente por los motivos anteriormente mencionados, especialmente por el ahorro en la producción comparado con otros aceites.

Este interés industrial en el aceite de palma y su inclusión masiva en todo tipo de productos ha provocado verdaderas catástrofes sociales y ambientales en los países de producción: deforestación masiva, extinción de especies y abuso sobre los pueblos indígenas.

    • Destrucción de los bosques

      Tanto en América del Sur como en África y, principalmente en Asia, se han llevado a cabo en las últimas décadas una auténtica deforestación masiva de miles de hectáreas para imponer el cultivo de esta palma aceitosa tan rentable para la industria.

    • Extinción de especies: Orangutanes

      Al destruir los bosques y el hábitat natural de muchas especies, estas están desapareciendo a marchas forzadas. La peor parte se la está llevando el precioso orangután, que actualmente se encuentra muy cerca de la extinción. Se estima que en 2006 murieron 1600 orangutanes por este motivo.

    • Emisiones de CO2 y pesticidas

      Por si no es suficiente con la deforestación, la producción del aceite de palma también produce la emisión de enormes cantidades de CO2 a la atmósfera. Por no hablar de la gran contaminación que supone para la tierra el uso de pesticidas en territorios tan amplios.

    • Violación de los Derechos Humanos

      Para terminar esta masacre, los fabricantes de aceite de palma expulsan de sus territorios a pueblos indígenas, generando conflictos y terribles violaciones de los derechos humanos, obligándoles a trasladarse de sus lugares de origen y subsistencia.

Por todas estas razones, organizaciones como GreenPeace o Ecologistas en Acción vienen denunciando esta situación y pidiendo a los consumidores que digan NO AL ACEITE DE PALMA.

Nosotras, desde nuestra humilde posición, también te lo pedimos: por favor, mira la etiqueta y evita el aceite de palma, los productos procesados y todos aquellos productos industriales que contribuyen a enriquecer a las mismas, y ya multimillonarias, familias propietarias de las grandes multinacionales y que no hacen otra cosa que empobrecer el planeta, envenenarlo y envenenar tu cuerpo… ¡aprende a comprar ecológico!

te puede interesar de nuestra tienda…

Aceite vegetal de caléndula macerado

Aceite vegetal de Avellana