Las nuevas corrientes de nutrición desaconsejan el consumo de leche por varias razones. En cambio, el yogur carece de alguno de esos inconvenientes de la leche. Por esta razón, el yogur es una buena alternativa para mantener una dieta rica en elementos lácteos.

Yogur Mejor que Leche

Una de las razones más poderosas para consumir leche y otros lácteos es que están riquísimos. Al menos eso pensamos en Vida Naturalia. Por eso queremos profundizar en las teorías que demonizan la leche para saber si, efectivamente, vale la pena o no hacer el esfuerzo de prescindir radicalmente de este producto o si, por el contrario, su consumo moderado no es en realidad tan perjudicial.

Como ya hemos visto en el artículo ¿Es buena la leche de vaca o no?, las nuevas corrientes de nutrición nos alertan de algunos aspectos perjudiciales del consumo excesivo de leche. Algunos de estos argumentos tienen sin duda un peso irrefutable. Pero otros pueden ser analizados desde un punto de vista más flexible y eso nos conduce a soluciones no tan radicales: consumir leche sí, pero poca y ecológica.

El yogur, en cambio, carece de algunos de los inconvenientes de la leche y, si tenemos en cuenta algunas consideraciones, podemos aprovechar sus muchos beneficios. Veamos en primer lugar cuáles son esos inconvenientes de la leche para hacer después una comparativa con el yogur.

Inconvenientes de la leche

    • Leche y osteoporosis

      Los países en los que más leche se consume, son los países con índices más elevados de osteoporosis. Hay especialistas que señalan que la acidificación que provoca la leche es compensada por el organismo con calcio extraído de los huesos, pero aunque los estudios científicos afirman que la leche no ayuda a prevenir la osteoporosis, tampoco la señalan como culpable de la misma.

    •  Calcio ineficaz

      La mezcla de distintos minerales y determinadas proteínas en la leche hacen que su calcio no sea tan asimilable como el de otros productos, como el de las semillas de sésamo por ejemplo. Por eso la fama de la leche como principal fuente de calcio se está poniendo en entredicho, especialmente porque la mayoría de estudios científicos así lo señalan.

    •  La caseína: pegamento en el cuerpo

      La leche contiene una proteína llamada caseína muy complicada de digerir. Cuando nuestro metabolismo rebosa salud y las enzimas funcionan a pleno rendimiento, no hay problema. Pero con el paso de los años nuestro cuerpo no digiere con la misma eficacia y el consumo abusivo de leche hace que esta proteína se deposite en forma de pegamento favoreciendo enfermedades gastrointestinales, infecciosas y respiratorias.

    • Cocktel de toxinas

      La leche es uno de los alimentos más contaminados del mercado. Pesticidas y alimentación transgénica de las vacas, hormonas, antibióticos y otros medicamentos, tóxicos químicos que se añaden en el proceso de fabricación y envasado… hacen de la leche un auténtico cocktel de sustancias venenosas cuyo impacto en la salud humana se va descubriendo en el día a día. Por lo tanto, no hay duda sobre los beneficios de consumir leche, o cualquier otro producto, de procedencia ecológica.

    • Las grasas saturadas

      La concentración de grasa en la leche (y los lácteos en general) es muy superior a la de la carne. Según la famosa bioquímica y nutricionista Olga Cuevas, una sola taza de leche contiene 34mg de colesterol, mientras que una loncha de beicon solo tiene 3mg.

El yogur

El yogur se obtiene mediante la fermentación de la leche por bacterias que transforman la lactosa en ácido láctico, muy beneficioso para nuestros intestinos. Este ácido láctico favorece el desarrollo de colonias Lactobacilus en la flora intestinal y por el contrario previene la aparición de otro tipo de bacterias creadoras de infecciones y otros trastornos nada recomendables.

La diferencia fundamental entre el yogur y la leche es que el primero cuenta con estos elementos probióticos o microorganismos que colaboran con la flora intestinal produciendo un efecto muy beneficioso en la salud, ya que unos intestinos en buen estado son garantía muchas veces de salud general.

Los beneficios del yogur respecto a la leche

    • Su valor nutritivo en cuanto a calcio y ácidos grasos es muy similar al de la leche.
    • Sus proteínas y grasas son más sencillas de digerir que las de la leche.
    • El ácido láctico ayuda en la asimilación del calcio, por lo que su aporte de este mineral resulta más eficiente que en el caso de la leche.
    • Favorece la salud de la flora intestinal, mientras que la leche puede perjudicarla gracias a la acción de la caseína.
    • Su aspecto probiótico resulta una buena defensa frente a infecciones intestinales y estimula el sistema inmunológico.
    • Se recomienda el yogur en caso de alteraciones como diarrea o estreñimiento.
[/green-flower

¿De qué depende la calidad de un yogur?

La calidad de un yogur depende fundamentalmente de dos aspecto importantes:

    • La calidad de la leche que se utilice como base para la elaboración del yogur

      Si se trata de una leche intoxicada con hormonas, antibióticos y demás manjares químicos, el yogur, por muchos probióticos que contenga, también rebosará toxinas. La mejor opción: leche ecológica. De entre todas las leches, parece ser que la más idónea es la leche de oveja por la calidad de sus proteínas y sus ácidos.

    • La calidad de los microorganismos que fermentan la leche

      Cada fermento tiene su sabor característico. Por ejemplo, no contienen los mismos microorganismos el yogur griego que el bífidus. Llegado a este punto es importante señalar que los lactobacillus van desapareciendo pasadas 24h. desde la elaboración del yogur, por lo que la mejor opción es el yogur casero.

Algunos estudios que señalan las ventajas del yogur

    •  El Departamento de Medicina Preventiva y Predictiva de la Unidad Nutritional Epidemiology realizó un estudio en Milán en 2011 que relaciona el consumo de alimentos fermentados como el yogur con una menor incidencia de cáncer de colon.
    • La revista New England Journal of Medicine publicó un estudio en 2011 que relacionaba la pérdida de peso con algunos cambios en el estilo de alimentación que incluía el consumo de vegetales, frutas, frutos secos  y yogur.
    • Otro estudio de la Universidad Tsurumi de Yokohama en Japón de 2005, relaciona el consumo de yogures sin azúcar fermentados con el Lactobacilus Bulgaricus con la salud bucal incluyendo mejoras en la caries y la halitosis.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos y si eres de esas personas a las que le resulta difícil pasar sin lácteos, parece bastante razonable pensar que un yogur al día no solo no es perjudicial sino que, dependiendo de la calidad de la leche y los microorganismos que lo hayan fermentado, puede generar algunos beneficios interesantes en nuestro intestino. La opción más saludable:

    • Utilizar leche de oveja procedente de ganadería ecológica.
    • Elaborar el yogur en casa y consumirlo antes de que pasen 24h.

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page