Descubre cuáles son las funciones de la Vitamina B3 o PP y los signos de la Pelagra. También te contamos quiénes tienen mayor riesgo de sufrir deficiencias de esta vitamina y cuáles son los síntomas.

Vitamina B3 o PP: Funciones y Síntomas de Carencia

La Vitamina B3, Niacina o Vitamina PP se descubrió cuando, en 1912, un científico llamado Funk, sugirió que existía un factor nutricional de prevención para la Pelagra, una enfermedad que habían desarrollado algunos campesinos consumidores de maíz alrededor de todo el mundo. De ahí su nombre de Vitamina PP (Pellagra Preventive). Esta enfermedad mostraba lesiones en la piel, trastornos digestivos e intestinales y graves efectos en la salud mental.

Dados estos síntomas y consecuencias, nos podemos hacer una idea de lo importante que es mantener en el organismo unos niveles adecuados de Vitamina B3 y las importantes funciones biológicas que lleva a cabo en el interior de nuestro cuerpo.

Funciones de la Niacina o Vitamina B3 (PP)

Muchas vitaminas, entre ellas la Vitamina B3, son esenciales para que nuestras células puedan respirar y para el correcto metabolismo de los alimentos, es decir, para que nuestro cuerpo pueda descomponer las proteínas, grasas y carbohidratos en elementos más sencillos y construir con ellos los tejidos de nuestro cuerpo, hormonas, etc. Algo que resulta de vital importancia cuando se trata del desarrollo infantil.

Además de esta labor fundamental, la Vitamina B3 tiene especial incidencia en:

    • La salud mental

      Uno de los síntomas de la Pelagra (enfermedad causada por carencias de Vitamina B3) son los trastornos psíquicos y la incapacidad mental. Los doctores Hoffer y Osmond fueron pioneros en el uso de la suplementación de altas dosis de Vitamina B3 para tratar la esquizofrenia y otros trastornos mentales. En este sentido, la Vitamina B3 está muy relacionada con el triptófano y la Vitamina B2, la Vitamina B6 y la Vitamina E, de manera que el triptófano se convierte, dentro del cuerpo, en ácido nicotínico (Vitamina B3) ayudado por las B2, B3 y E. Por lo tanto, todos estos elementos se afectan entre sí y son esenciales para mantener una buena salud mental. A la Vitamina B3 se la llama vitamina del buen humor.

    • Colesterol

      La Vitamina B3 es una aliada del hígado para llevar a cabo una producción equilibrada de colesterol LDL y triglicéridos. Existen estudios en los que utilizando suplementación de Vitamina B3 se han reducido considerablemente los niveles de colesterol. Eso sí, tomar suplementos dietéticos no es algo que deba hacerse a la ligera. Cuando se trata de ajustar niveles para influir en una enfermedad, es necesario ponerse en manos de una persona especializada en nutrición ortomolecular que sepa valorar todos los aspectos y necesidades de nuestra situación personal.

    • Desintoxicante

      Puesto que el hígado es uno de los órganos que mayor labor depurativa ejercen, también es uno de los primero que más depuración necesitan (mucho tóxicos del organismo van a parar al hígado). En este sentido, la Vitamina B3 ayuda al hígado a deshacerse de ellos y contribuye a la desintoxicación del organismo.

    • Cáncer

      Algunas personalidades de la nutrición celular activa (medicina ortomolecular) sugieren que la Vitamina B3 podría tener un efecto protector contra el cáncer, además de reforzar los tratamientos anticancerígenos.

    • Corazón y sistema circulatorio

      La Vitamina B3 reduce el riesgo de acumulación de grasas (colesterol) en las arterias. Además, ejerce una función vasodilatadora de los capilares sanguíneos y, por lo tanto, baja la presión arterial.

Quién tiene riesgo de carencia de Vitamina B3

En nuestra sociedad no suele existir carencia de Vitamina B3 ni Pelagra (suele darse con mayor frecuencia en África, Sudamérica y Asia), pero sí pueden darse circunstancias particulares que provoquen deficiencias o necesidades especiales que requieran mayores niveles de Vitamina B3.

    • Enfermedades. Algunas enfermedades pueden hacer que no absorbamos, produzcamos o utilicemos correctamente la Vitamina B3, como por ejemplo, diarreas, enfermedad de Crhon u otros trastornos del aparato digestivo.
    • Alcoholismo. Las personas alcohólicas tienen mayor riesgo de sufrir deficiencias de Vitamina B3, ya que el alcohol dificulta su absorción y el organismo requiere, además, mayores niveles de esta y otras vitaminas.

Síntomas de carencia de Vitamina B3

Los efectos de carencia de Vitamina B3 provocan los que se conoce como las “tres des”: Dermatitis, Diarrea y Demencia. Estos son signos clásicos de la Pelagra, pero una deficiencia de Vitamina B3 puede comenzar provocando distintos tipos de manifestaciones en el organismo:

    • Sistema digestivo. Pérdida de apetito y anorexia, trastornos gastrointestinales y mala absorción de nutrientes.
    • Sistema nervioso. Confusión e incapacidad mental, irritabilidad, cambios de humor, alteraciones en el sistema nervioso y debilidad muscular.

Si quieres saber qué alimentos son los más ricos en Vitamina B3, cómo cocinarlos y mantenerlos para que conserven mayores niveles de Niacina o Vitamina B3 y cómo tomar suplementos, así como las dosis recomendadas y la toxicidad o sobredosis y sus efectos, visita nuestro artículo alimentos ricos en Vitamina B3, suplementos y dosis.

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page

Artículos Relacionados