Cómo hacer y utilizar preparaciones caseras con plantas medicinales: infusiones, decocciones, tinturas y jarabes

Tipos de Preparaciones Caseras con Plantas Medicinales

Para aprovechar los principios activos de las plantas medicinales, existen distintos procedimientos que podemos utilizar en nuestro remedios caseros. Dependiendo del tipo de planta y la finalidad con que queramos usarla, cada preparación aporta unas características especiales que debemos tener en cuenta para obtener el máximo beneficio. En este reportaje te explicamos cuáles son las preparaciones caseras con plantas medicinales más utilizadas y la forma de elaborarlas.

Infusión

Este método es el más conocido y utilizado y, sin duda, el más fácil de elaborar. La infusión es un método muy eficaz para obtener los principios medicinales de algunas plantas aromáticas sobre todo cuando se trata de hojas, flores o tallos.

Para que verdaderamente sea una infusión, no debemos hervir la planta. El procedimiento es el siguiente: se pone agua a calentar y, en cuanto echa a hervir, se retira del fuego y se añade la planta, tapándola y dejándola reposar aproximadamente 10 minutos. En el caso de plantas ricas en taninos (como el té verde, una plantas con numerosas propiedades), conviene dejarlo reposar tan solo unos 40sg, ya que los taninos se pierden y se torna un gusto más amargo.

La infusión se puede preparar con plantas secas o con plantas frescas aunque hemos de recordar que la planta seca es más concentrada que la fresca (ya que la fresca contiene gran cantidad de agua). Aproximadamente, una cucharadita de planta seca equivaldría a 3 de planta fresca. Algunas de las plantas más indicadas para elaborar infusiones son:

    • Anís
    • Castaño de Indias
    • Cardo Santo
    • Cardo Mariano
    • Cola de caballo
    • Té verde
    • Ortiga
    • Clavo
    • Hamamelis

Decocción

La decocción se utiliza para obtener las propiedades de partes no aromáticas o partes duras de una planta, como las raíces, cortezas, etc. Para ello, se pone la parte de la  planta desmenuzada en un cazo con agua fría y se lleva a la ebullición, dejando hervir aproximadamente 10-20 minutos a fuego muy lento. El asunto del fuego lento es muy importante para que el agua resultante contenga un máximo de propiedades medicinales. Algunas plantas indicadas para la decocción son:

    • Jengibre
    • Diente de león
    • Saponaria
    • Cáscara sagrada
    • Equinácea
    • Ruibarbo
    • Arpagofito
    • Regaliz
    • Bardana
    • Sauce

Tintura

Desde hace miles de años el alcohol se utiliza como disolvente para extraer los elementos medicinales de algunas plantas, ya que los principios activos quedan “atrapados” en el alcohol, y al mismo tiempo, este alarga la conservación del producto de manera natural durante largos períodos de tiempo.

Aunque se pueden hacer formulaciones profesionales con medidas específicas para cada tipo de planta, podemos establecer unos factores comunes que nos servirán para elaborar remedios caseros de forma general. Para ello, lo mejor es usar vodka o vino.

Para elaborar una tintura mezcla 120gr de la planta seca que quieras usar y añade 500ml de vodka o vino en un recipiente de vidrio. Déjalo macerar en el exterior pero que no le de el sol (la oscilación de temperatura entre el día y la noche favorece la extracción de los principios activos), durante dos semanas. Pasado ese tiempo, cuela los restos dejando solo el líquido obtenido y consérvalo en un recipiente de vidrio opaco lejos de la luz y el calor.

Para tomarlo existen varias alternativas. O bien lo tomas en gotas directamente (generalmente entre 2-4ml, 3 veces al día), o bien lo disuelves en un vaso de agua, o bien lo añades a una infusión, etc.

Algunas plantas indicadas para tomarlas en tintura son:

    • Castaño de indias
    • Angélica
    • Gayuba
    • Ajenjo
    • Equinácea
    • Abedul
    • Borraja
    • Lavanda
    • Caléndula
    • Cola de caballo
    • Cardo santo
    • Ulmaria
    • Regaliz
    • Hamamelis
    • Hipérico
    • Menta

Jarabe u Ojimel

Elaborar un jarabe u ojimel es la mejor opción cuando se trata de tomar plantas con un sabor fuerte o desagradable, creando un producto dulce que contenga los principios activos de la planta original. Los ojimeles se elaboran mezclando la planta con miel y vinagre e hirviéndolo hasta que se consigue una textura de jarabe.

Por ejemplo, uno de los más utilizados es ojimel de ajo. Para elaborarlo, mezcla 50gr. de ajo cortado en rodajas, 250ml de vinagre y 300gr de miel y déjalo hervir hasta que adquiera consistencia de jarabe. Luego, consérvalo en un recipiente de vidrio y tómalo como si fuera un jarabe (unas dos cucharadas soperas) o para hacer gargarismos.

Si te gusta utilizar plantas medicinales en tus remedios caseros o en la cocina, quizá te interesen estos reportajes:

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page

Artículos Relacionados