Ftalatos, plomo, cadmio, PVC y otras sustancias altamente peligrosas son las que encontramos en numerosos juguetes para bebés y peques… precisamente los más vulnerables de todos.

Sustancias Tóxicas en Juguetes Infantiles

Sustancias tóxicas en los productos de decoración y bricolaje, cosmética e higiene, alimentación y sí, también en los juguetes infantiles. Es cierto que cada vez se van reduciendo más gracias a la presión de grupos de consumidores, pero todavía siguen existiendo sustancias tóxicas en los juguetes de nuestros hijos e hijas.

¿Dónde están los tóxicos en los juguetes?

Desde las sustancias con las que se trata la madera con la que luego se fabrican juguetes (o las maderas de los parques infantiles), la pintura con la que se tratan los juguetes o el plástico de relleno en los peluches, pasando por las bolsas que envuelven los adorados y “supuestamente” inofensivos juguetes infantiles…. en todos esos sitios se hayan las sustancias tóxicas.

Hace ya un tiempo que, por ejemplo, en la Unión Europea se prohibió el uso de Ftalatos en los juguetes infantiles. Los Ftalatos son un grupo de compuestos químicos que se usan para suavizar los plásticos, se les llama venenos medioambientales y están relacionados con cáncer, disfunciones en el sistema endocrino, daños en el ADN de reproducción masculina, etc.

Pues bien, hasta hace muy poco esta sustancia estaba presente en los juguetes que encontrábamos en las estanterías de las tiendas de juguetes (siguen estando en otros países).

Aunque, poco a poco, se van prohibiendo ciertas sustancias o recomendando que no se usen ciertas otras, o bajando los niveles de algunos metales pesados, lo cierto es que estudios realizados siguen mostrando la presencia de numerosas sustancias nada saludables en los juguetes infantiles.

Las sustancias más tóxicas en los juguetes infantiles

Estas son algunas de las sustancias más tóxicas que podemos encontrar en los juguetes infantiles:

    • Metales pesados

      Algunos de los metales pesados más habituales, no solo en los juguetes sino en numerosos productos de todas clases, son plomo, cadmio o arsénico. Actualmente, la máxima cantidad de plomo permitida en juguetes es de 100 partes por millón. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría recomienda solo 40 partes por millón. Aún así, un estudio realizado por U.S. Public Interest Research Group (PIRG) señala que numerosos juguetes exceden las cantidades legales permitidas (por ejemplo, joyas infantiles que contienen hasta el 45% de su peso en plomo). El plomo afecta al desarrollo mental y físico y puede producir la muerte. Los juguetes en los que más metales pesados encontró PIRG fueron: juguetes de plástico, pinturas, escudo del Capitán América, estuche de las Tortugas Ninja y peluca de Monster High.

    • Bisfenol A

      El Bisfenol A es uno de los venenos más frecuentemente utilizado para todo tipo de productos… nos rodea por todas partes (principalmente en todo tipo de plásticos, incluyendo los biberones y recientemente prohibido con este fin). Afectan al aparato reproductor, al sistema cardiovascular, al metabolismo, al cerebro y la conducta y, por supuesto, al desarrollo del cáncer. No es necesario decir que los niños y niñas, y especialmente los bebés, son los más sensibles a este tipo de sustancias y los más vulnerables. El bisfenol se encuentra en todo tipo de plásticos. Afortunadamente, cada vez más países (sobre todos lo que van a la vanguardia ecológica, como Francia o Alemania), toman mayor consciencia y aprueban leyes como la de Francia, que prohíbe a partir de 2015 el bisfenol en todo tipo de productos que estén en contacto con alimentos.

    • Ftalatos

      Como decíamos antes, hace ya un tiempo que la U.E. prohibió el uso de ftalatos en los juguetes infantiles. Sin embargo, por ejemplo, la OCU denunció en 2009 que las bolsas en las que venían envueltas las alfombras de puzzles infantiles, contenían ftalatos (que los bebés tocan, inhalan, chupan, etc). Los ftalatos en encuentran, sobre todo, en todo tipo de plásticos blandos.

    • Otros

      Tener un conocimiento exhaustivo de todas las sustancias tóxicas que pueden llegar a contener los juguetes infantiles es muy complicado. A modo de ejemplo, te diremos que numerosos medios de comunicación (entre ellos la CNN) se hicieron eco en 2007 de los cinco niños que quedaron en coma por los componentes tóxicos en juguetes chinos de la firma Aqua Dots (contenía la llamada “droga de la violación“). Otro ejemplo, el diario El País publicaba también en 2007 cómo la famosa firma Fisher Price (de la multinacional Mattel) había tenido que retirar urgentemente del mercado algunos de sus juguetes de inofensivo aspecto (como la Granja de Boques Encajables de Barrio Sésamo) por contener pigmentos tóxicos.

Consejos para evitar juguetes tóxicos

El PIRG señalaba en su estudio que no hay diferencia entre los juguetes de firmas conocidas y firmas no conocidas. Lo que sí es importante es saber dónde se fabrican (ya que, por lo visto, los juguetes fabricados en china son los menos seguros). En este sentido, es importante señalar que incluso los juguetes de la firma Mattel (Fisher Price) contratan empresas que subcontratan a otras empresas ubicadas en China, como ocurrió con el caso antes mencionado (cuyo director chino, por cierto, se suicidó).

Aquí te mostramos algunos consejos propuestos por Ecologistas en Acción y otras organizaciones ecologistas y de consumidores:

    • Mirar las etiquetas y evitar juguetes fabricados en china (sean de la firma que sean).
    • Evitar pinturas brillantes
    • Elegir, preferiblemente, firmas pequeñas y locales.
    • Evitar muñecos blandos de vinilo
    • Evitar plásticos blandos (por los ftalatos), del tipo patos de goma
    • Evitar los mordedores de bebé que no especifiquen el material (la mayoría están hecho de PVC)
    • Evitar juguetes de cerámica fabricados en china
    • Evitar juguetes magnéticos
    • Evitar las piezas de joyería infantil, tanto para chicos como para chicas. Suelen contener niveles muy elevados de plomo.
    • Revisar bien las etiquetas (no dejarnos llevar por la fiebre de los anuncios de TV), y preferir aquellos en los que se señale “libre de tóxicos” (por ejemplo, PVC Free, BPA Free, Certificados ecológicos, etc.
    • Elegir juguetes fabricados con materiales naturales como algodón, caucho, lana, madera sin tratar, etc.
    • Elegir pinturas sin colorantes sintéticos y sin conservantes
    • Lavar los juguetes de tela antes de ser utilizados
    • Evitar juguetes que lleven líquidos o geles sospechosos
    • Elegir siempre peluches que especifiquen qué tipo de sustancia llevan en el relleno
    • Evitar el PVC en todas sus formas (puedes reconocerlo en las etiquetas como BPA, Vinilo, 3, o con la letra V

Si. resulta bastante desagradable saber que las sustancias tóxicas nos rodean por todas partes, pero la buena noticia es que existen alternativas saludables. El primer paso a dar es conocer el problema, detectar esas sustancias y elegir alternativas ecológicas. Para ello, quizá te interese leer estos reportajes:

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page