Según la FAO y la NASA, la quinoa es ejemplo de alimento perfecto para la dieta humana con una proporción ideal de nutrientes. Te contamos sus propiedades, beneficios en la salud, como cocinarla y algunas recetas con quinoa.

Quinoa: Propiedades, Beneficios y Recetas

La quinoa (Chenopodium Quinoa Wild) era una planta sagrada para los Incas y todavía lo sigue siendo para los pobladores andinos. La FAO asegura que este pseudocereal encarna el alimento ideal para los seres humanos y la NASA lo ha integrado en sus “astronáuticas” dietas.

Echemos un vistazo a las propiedades de la quinoa. Un cereal desconocido por nuestra cultura hasta hace poco y, ahora, cada vez más consumido.

Propiedades nutricionales de la Quinoa

La quinoa no es ni un cereal ni una legumbre, sino un grano con diferente composición nutricional que la hace única y extremadamente saludable.

Uno de los motivos por los que la quinoa se hizo tan famosa, fue por el hecho de la NASA la tratara como ejemplo nutritivo y la usara en los viajes para sus astronautas. Lo cierto es que la quinoa reúne una serie de cualidades que la convierten en un alimento imprescindible, nutritivo, fácil de cocinar y sabroso.

Tabla nutricional de la Quinoa

Estos son los nutrientes aproximados de la quinoa por cada 100g de producto:

Beneficios de la Quinoa en la salud

Gracias a esta sinergia de nutrientes y cualidades específicas (proteína útil, baja en grasa saturada, rica en Omega 3, vitaminas y minerales, etc), la quinoa está indicada en:

    • Salud del sistema cardiovascular: Su riqueza en omega 3 la hace una buena aliada en dietas para fortalecer el corazón, las arterias, el sistema circulatorio, etc.
    • Cerebro y sistema nervioso: Gracias a la combinación de aminoácidos, oligoelementos y vitaminas del grupo B, la quinoa es un alimento ideal para personas que sufren ansiedad, depresión, nerviosismo, insomnio, problemas de memoria, hiperactividad, etc.
    • Deportistas: No solo por el asunto de las proteínas, sino también por su aporte de energía y escasez de grasa saturada, oligoelementos y vitaminas, este pseudocereal es perfecto en una saludable dieta para deportistas.
    • Dietas de adelgazamiento y de detoxificación: Por los motivos anteriormente expuestos y por tratarse de un alimento alcalino que combate la acidosis, está indicada en obesidad, dietas de adelgazamiento y dietas para desintoxicar el organismo.
    • Planta medicinal: Además de ser un nutritivo alimento, los incas utilizaban distintas partes de esta planta (hojas, tallo) para tratar todo tipo de dolencias y todavía hoy se usa como remedio natural para el colesterol, gastritis, acidez de estómago, protector del hígado, osteoporosis, migraña, diabetes, hemorragias, dolores musculares, etc.

Cómo cocinar la quinoa

Además de ser nutritiva, cocinar la quinoa es lo más fácil y cómodo del mundo. Tendremos que cocinarla como si fuese un cereal, solo que este cereal tarda muy poco en hacerse.

Lo primero, hemos de lavarla abundantemente hasta que el agua salga clara. Después, la añadimos a la olla con agua y la dejamos hervir a fuego lento aproximadamente 20 minutos. Sí, se puede hacer en 10 minutos con el fuego a tope, pero si quieres conservar sus propiedades nutricionales, mejor échale un poquito de paciencia y espera diez minutos más cocinándola a fuego lento.

El resultado es una especie de grano muy fino y delicado, mucho más suave que el arroz, el mijo o cualquier otro cereal, que combina perfectamente con los mismos ingredientes que sueles utilizar para cocinar el arroz. Ahí van algunas sugerencias.

Recetas con quinoa

    • Ensalada de quinoa

      Cuece la quinoa y escúrela. Luego, mézclala con las hortalizas que tengas a mano: tomate, lechuga, cebolla, zanahoria, brécol, etc… un poco de aceite de oliva virgen, sal, pimienta o incluso todo revuelto con un poco de mostaza ecológica. De colofón, añade una semillas de sésamo.

    • Revuelto de quinoa y champiñones

      Cuece la quinoa en una olla. Mientras tanto, pica un poco de cebolla y unos champiñones y sofríelos en una sartén. Cuando se haya sofrito, quítalo del fuego, añade la quinoa escurrida. Aliña con un poco de salsa de soja y unas semillas de calabaza.

    • Caldo de quinoa

      Elabora una buena sopa cociendo todo tipo de verduras. Cuela el caldo y utilízalo para cocer la quinoa. Finalmente obtendrás una sopa sustituyendo la dañina pasta de trigo por saludable quinoa.

    • Cocido de quinoa

      Mientras cueces la quinoa en una olla llena de agua, añade también algunas verduras frescas que tengas a mano, troceadas. Por ejemplo, acelga, espinaca, un poco de patata en cuadraditos, puerro, zanahoria, cebolla… Déjalo cocer todo a la vez durante 20 minutos a fuego lento (las verduras a medio hacer son exquisitas y más nutritivas). Al final, añade sal, comino, jengibre y un chorrito de aceite de oliva virgen crudo.

No olvides, eso sí, que cualquier alimento por sí solo no nos proporcionará salud. Lo que nos hace estar fuertes y saludables es una dieta variada con riqueza de alimentos frescos de temporada ecológicos libres de pesticidas. Desde luego, entre esa variedad de alimentos, conviene integrar la quinoa, un extraordinario grano que, como hemos visto, no solo contiene nutrientes esenciales sino que, además, está riquísimo y resulta asombrosamente fácil de cocinar.

Consulta nuestra opinión sobre los superalimentos.

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page