Mindfulness, una práctica cada vez más popular en el mundo occidental que nos ayuda a incrementar la satisfacción y a vivir más felices. Te explicamos qué es y cómo se practica

Qué es Mindfulness y Cómo Practicarlo en Casa

Mindfulness es una práctica de atención consciente que consiste en entrenar la mente para vivir todos los aspectos del presente. Con Mindfulness, la mente deja de regocijarse en divagaciones sobre el pasado y el futuro o en ensoñaciones subjetivas que nos hacen sufrir más de la cuenta.

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness es un término occidental popularizado por el doctor neoyorkino John Kabat-Zinn, fundador de la Clínica para la Reducción del Estrés y Centro de Mindfulness. Mindfulness es una palabra que cada vez escuchamos con más frecuencia y que sirve para definir la práctica budista de la meditación, obviando su aspecto místico y religioso.

A lo largo del día, mientras realizamos numerosas actividades, nuestro cuerpo está en un sitio y nuestra mente en otro, ocupada en divagaciones y ensoñaciones que nada tienen que ver con el presente y la actividad que estamos realizando. Mindfulness es una disciplina que potencia la plena consciencia, vivir intensamente el aquí y el ahora, evitando así el “rumiar” de la mente que no sirve para otra cosa que para regocijarnos en un mar de preocupaciones que, muchas veces, ni siquiera tienen un fundamento real.

Por otra parte, solemos actuar en modo “piloto automático” reaccionando ante cualquier circunstancia según nuestra visión subjetiva, lo cual nos impide actuar desde la serenidad, dejándonos llevar por nuestros impulsos, nuestro ego y nuestros complejos, en lugar de observar la realidad con ecuanimidad buscando respuestas y soluciones creativas y saludables.

Mindfulness y Meditación Budista

Mindfulness es un término absolutamente occidental basado en la práctica de la meditación budista, pero eliminando todo rastro de misticismo. Es decir, Mindfulness se utiliza en un sentido absolutamente práctico, acorde a nuestra sociedad. Pero no nos engañemos, Mindfulness no es otra cosa que Meditación.

Es comprensible que para no “asustar” a la gente que no está familiarizada con la práctica del yoga o la meditación, se haya creado este término moderno, práctico y ajeno a los matices místicos o religiosos, pero según nuestra humilde opinión, la filosofía oriental en su conjunto no tiene nada reprobable, más bien al contrario. La meditación hindú es absolutamente coherente, pues la práctica del yoga y la meditación se complementan y suponen una filosofía de vida integral, no solo en lo que se refiere al control de la mente y las emociones, sino también a la alimentación, el estilo de vida, o incluso la espiritualidad.

Es una pena que las religiones hayan hecho tanto daño a la humanidad y que ello lleve a confundir religión con espiritualidad, pues esta última nos parece absolutamente esencial y necesaria para disfrutar una vida plena.

Mindfulness y Neuronas

Uno de los descubrimientos más llamativos de la moderna neurociencia es la plasticidad del cerebro. La plasticidad del cerebro es la capacidad que tienen las neuronas para regenerarse y adaptarse a los cambios externos e internos. Nuestro cerebro (nuestros pensamientos) se basan en una serie de redes neuronales y conexiones que suelen repetirse. Es decir, tendemos a repetir “patrones de pensamiento” que son absolutamente propios y subjetivos.

La neuroplasticidad nos permite, con estímulos externos y técnicas como el Mindfulness, readaptarnos y reconstruir esas redes neuronales con unos patrones de conducta más positivos y saludables.

Numerosos estudios científicos (cada vez más) han demostrado el beneficioso impacto del Minfulness o Meditación en la salud del cerebro. Según estos estudios, el Mindfulness aumenta las áreas del cerebro designadas a la felicidad, es muy efectivo en el control y tratamiento del dolor, estimula el sistema inmunológico, baja la presión arterial, reduce el estrés, etc.

¿Cómo se practica Mindfulness?

El Mindfulness se puede practicar de muchas maneras. De hecho, lo ideal es vivir en un estado constante de Mindfulness, es decir, desarrollar cada actividad diaria con plena consciencia del momento presente.

Como decíamos antes, nuestro cerebro se maneja con una serie de redes neuronales o “patrones”, por lo que, pasar de la noche a la mañana de estar todo el día “rumiando” pensamientos a vivir plenamente el presente, es complicado.

Lo mejor es empezar practicando la atención plena durante uno o varios minutos al día e ir aumentando la complejidad y el tiempo que le dediquemos hasta ser capaces de integrar ese estado de la mente la mayor parte del tiempo.

Practicar Mindfulness es tan fácil (o tan complicado) como prestar atención al presente, a todo lo que ocurre ahora mismo. Algunas técnicas son prestar atención a la respiración, al cuerpo, a los sonidos, observar un objeto, etc. La mente tiende a irse rápidamente a otros asuntos (lo que voy a hacer dentro de un rato, aquella cosa terrible que me dijo no sé quién, etc)… practicar Mindulness consiste en estar alerta a este tipo de pensamientos, observarlos y sin juzgar, amablemente, retornar la atención al objeto de la meditación que hayamos elegido (respiración, sonidos, etc).

En Mindfulness no hay una forma correcta o incorrecta de practicar. El éxito del Mindfulness consiste simplemente en practicarlo. Es decir, que la mente se vaya una y mil veces es lo más normal del mundo y el éxito consiste en hacerla regresar, no en que no se vaya. Si la mente se va y conseguimos retornarla mil veces, perfecto… lo estamos haciendo bien!

Lo ideal es empezar por unos pocos minutos al día (en cualquier parte) e ir aumentando el tiempo que le dedicamos hasta ser capaces de vivir muchos momentos al día con plena consciencia. Por ejemplo:

    • Cuando conducimos, estar totalmente atentos y atentas a la conducción, las calles, los otros vehículos, los sonidos…
    • Cuando cocinamos, hacernos conscientes de la textura de los alimentos, su olor…
    • Cuando comemos, prestar atención al sabor, a los movimientos de la boca, del cuerpo…
    • Cuando charlamos, estar totalmente presentes en la conversación…
    • Etc

    Beneficios del Mindfulness

    Los campos de aplicación del Mindfulness son cada vez más, pues como decíamos, los estudios demuestran su beneficioso y definitivo impacto en afecciones físicas, emocionales y psicológicas.

    En general, el Mindfulness:

      • Previene el envejecimiento neurológico y las enfermedades mentales
      • Aumenta la concentración y el rendimiento intelectual
      • Agranda las áreas del cerebro que se ocupan de la felicidad
      • Se usa cada vez más en tratamientos para el dolor
      • Mejora el insomnio y reduce el estrés
      • Potencia la inteligencia emocional
      • Ayuda en el control de las emociones
      • Aumenta la empatía y mejora las relaciones con los demás
      • Reduce el sentimiento de insatisfacción
      • Estimula la memoria
      • Aumenta la creatividad

    Si todavía no has empezado a practicar Mindfulness, echa un vistazo a nuestro reportaje: primeros pasos para practicar Mindfulness en casa, donde te explicamos algunas recomendaciones básicas  y el mejor sistema para no abandonar la práctica a los dos días. También puedes consultar ejercicios de Mindfulness para practicar en cualquier sitio.

    te puede interesar de nuestra tienda…

    CD Shakti Mantras

    MP3 Shakti Mantras

     

    Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
    Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page

    Artículos Relacionados