La homeopatía es un tipo de medicina alternativa o complementaria para tratar todo tipo de enfermedades y dolencias. Te explicamos las bases de la homeopatía, para qué sirve, cómo encontrar a un buen homeópata y las opiniones expertas al respecto.

Qué es la Homeopatía y Para qué se utiliza

La homeopatía es un tipo de medicina alternativa que utiliza concentraciones muy pequeñas de sustancias orgánicas similares a las que crean los síntomas de una enfermedad. Es decir, al contrario que la medicina alopática, que lo que hace es utilizar medicamentos que eliminan los síntomas, la homeopatía utiliza sustancias similares a las que crean los síntomas para estimular las defensas del organismo y que sea él mismo quien lleve a cabo la curación.

La homeopatía nació hace 200 años con el Dr. Samuel Hahneman que, sirviéndose de la Ley de la Similitud, observó que al administrar dosis muy bajas de una sustancia “similar” a la enfermedad, conseguía curar a las personas enfermas de una manera mucho más respetuosa con el organismo y menos agresiva.

¿Qué enfermedades trata la homeopatía?

Según la Sociedad Española de Medicina Homeopática, las enfermedades en las que el tratamiento homeopático es más efectivo son:

  • Otorrinolaringológicas y bronquiales
  • Digestivas
  • Circulatorias
  • Osteo-articulares
  • Traumatismos
  • Urológicas y ginecológicas
  • Dermatológicas
  • Neurológicas
  • Oftalmológicas
  • Psiquiátricas
  • Pediátricas
  • Endocrinológicas
  • Sistema inmunológico
  • Tratamientos paliativos

Algunas cosas que debes saber sobre la homeopatía

    • La homeopatía trata todo tipo de enfermedades crónicas, agudas, infecciosas, emocionales, psicológicas, etc.
    • La homeopatía defiende una visión holística o global de la salud, teniendo en cuenta las circunstancias específicas de cada individuo, su integración en la naturaleza y el equilibrio particular interno de cada organismo.
    • Está considerada como una práctica médica benigna, no agresiva, moderada y respetuosa con el individuo y su cuerpo.
    • Las sustancias o principios activos que utiliza la homeopatía para curar se obtienen con la dilución en agua o alcohol de lo que se conoce como “tintura madre” y tiene una procedencia animal, vegetal o mineral.
    • Cuanto más diluido se encuentra el ingrediente activo, más potente es.
    • La homeopatía está indicada en todo tipo de individuos, independientemente de su edad, sexo, o circunstancias específicas.
    • La homeopatía está avalada por numerosos testimonios y aplicaciones empíricas, pero no por el método científico.

Empecemos por el principio

Para comprender cómo funciona la homeopatía es necesario saber que existen distintas maneras de abordar una enfermedad:

    • Método alopático

      Este método utiliza sustancias o principios activos diferentes o contrarios a los que generan los síntomas de una enfermedad, por ejemplo, para bajar la fiebre utiliza una sustancia antitérmica o para una inflamación, una sustancia antiinflamatoria.

    • Método homeopático

      Este método defiende la premisa de que lo semejante cura a lo semejante, de manera que una sustancia que produce los síntomas de una enfermedad en un individuo sano, puede curar a uno enfermo cuando las dosis son muy bajas. A mayor dilución, mayor potencia, es decir, cuanto más diluida está la sustancia “semejante”, más potente es su efecto en el organismo.

¿Qué son las CH en homeopatía?

Cuando compramos un medicamento homeopático observamos que junto al nombre del ingrediente activo aparecen las siglas CH (Centesimal de Hahnemann) junto a un número, por ejemplo 9CH o 30CH. El número indica las veces que la sido diluida la sustancia, por lo que, según los fundamentos de la homeopatía, cuanto más alto es el número, mayor es la dilución y, por lo tanto, más potentes son sus efectos.

En este sentido, también se diferencia notablemente de la medicina alopática, que establece que cuanto mayor es la dosis de principio activo, mayor efecto tiene en el organismo. Sin embargo, la homeopatía establece justo lo contrario, es decir, que a menor dosis, mayor efecto.

¿Cómo se hacen las diluciones en homeopatía?

Para obtener un medicamento homeopático se parte, como hemos visto, de una tintura madre, que se somete a dos procesos:

  1. Proceso de Desconcentración:  La tintura madre se diluye en agua o alcohol.
  2. Proceso de Dinamización:  Una vez diluida en agua la sustancia, el resultado se somete a un proceso de agitación vigorosa en el que, según la homeopatía, los principios activos de la sustancia pasan al agua.

Estos dos procesos se repiten sucesivas veces hasta obtener la dosis o dilución necesaria. Tras tantas diluciones, apenas quedan moléculas de la sustancia madre. Pero es que, según Hahnemann y los principios de la homeopatía, no es esta sustancia lo que cura sino que su poder curativo pasa al agua a través de lo que los homeópatas llaman “efecto memoria” del agua.

¿Qué factores tiene en cuenta la homeopatía?

La homeopatía, como hemos visto, trabaja la salud a nivel global u holístico, teniendo en cuenta dos factores fundamentales:

  1. Los síntomas característicos de la enfermedad: Toda enfermedad presenta un cuadro de síntomas que le son propios y que permiten realizar un diagnóstico.
  2. Los síntomas particulares de la persona enferma: Además de los síntomas característicos de la enfermedad, la homeopatía también tiene muy en cuenta la reacción específica de la persona enferma ante la enfermedad, es decir, la forma en la que el o la paciente enferma, que es única y diferente en cada persona.

Consejos para elegir a tu homeópata

Por supuesto, nosotras somos partidarias de la implicación personal a la hora de curar cualquier tipo de afección o enfermedad por lo que, si vas a elegir la homeopatía como método de tratamiento, te aconsejamos que te informes todo lo que puedas al respecto, para participar y opinar en tu proceso curativo. No obstante, lo más aconsejable es que, al margen de conocer en profundidad el método, elijas bien a tu homeópata. Para lo cual te aconsejamos que:

    • No te rindas si no aciertas a la primera. Si no te convence la persona que has elegido, sigue buscando hasta dar con la más apropiada.
    • Procura elegir a alguien que te proporcione seguridad y confianza, que sepa escucharte, orientarte y dedicarte el tiempo y la atención que necesitas.
    • Una buena consulta de homeopatía dura al menos una hora u hora y media la primera vez, ya que es necesario que te haga un cuestionario amplio sobre tu enfermedad, tus síntomas, tu estilo de vida, tus costumbres o incluso tu estado emocional o la forma que tienes de asumir los vaivenes de la vida.

Homeopatía y ciencia

Aunque cada vez más la medicina convencional aboga por la homeopatía y se especializa en esta terapia alternativa, la homeopatía está considerada por la comunidad científica como una pseudociencia, ya que los estudios clínicos no han sido capaces de mostrar evidencias científicas sobre sus efectos. Esto no quiere decir que se haya demostrado que no tiene efectos, sino que no se ha demostrado que los tenga.

Ante esto, la comunidad homeopática asegura que la metodología científica no se ajusta a las necesidades y particularidades específicas de la homeopatía, ya que este método atiende casos únicos y no problemas parametrizables que puedan investigarse científicamente.

La comunidad científica asegura que los principios de la homeopatía entran en conflicto con el conocimiento establecido de la física, la química y la biología, pero también hace un siglo la física cuántica desmontó el chiringuito de la física convencional cuestionando todo lo que hasta entonces se creía sobre el mundo y la realidad.

La homeopatía en el mundo

La homeopatía se utiliza hoy en día en muchos países como una forma de medicina alternativa o complementaria. De hecho, hay especialistas que recetan cada vez con más frecuencia medicamentos homeopáticos y numerosas farmacias dispensan esta forma de tratamiento de forma alternativa o complementaria. Te ofrecemos algunos datos interesantes al respecto:

    • Un informe de la Comisión del Parlamento Europeo asegura que 3 de cada 4 europeos conoce la homeopatía y que un 29% recurre a ella en su atención sanitaria.
    • En Francia, la práctica de la homeopatía está muy extendida, aunque sólo los médicos pueden ejercerla, al igual que en Bélgica.
    • En España está reconocida como “acto médico” para regular su práctica, aunque no es necesario que el homeópata sea médico.
    • En Gran Bretaña existen cuatro hospitales homeopáticos en el Sistema Nacional de Salud.
    • Un estudio publicado en el British Medical Journal en 1994 ya confirmaba la tendencia en aumento de pacientes que recurren a las terapias alternativas como método de curación, mostrando los porcentajes de personas que han recurrido a ella entre los años 85-92 y que son: 56% en Bégica, 28% Dinamarca, 32% Francia, 31% Holanda.

Si te interesan las terapias alternativas, no te pierdas nuestro artículo sobre las Flores de Bach para tratar distintas afecciones emocionales.

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page