El miso es un condimento a base de soja fermentada muy popular en Japón, con numerosas propiedades para la salud y un sabor delicado y exquisito para el paladar

Propiedades del Miso, un Alimento Medicinal

El miso es una pasta vegetal fermentada elaborada con soja y sal. Al igual que casi todos los productos fermentados, el miso es un alimento excepcional para el intestino y sus enzimas naturales proporcionan grandes beneficios a todo el sistema digestivo en general.

Te explicamos las características, beneficios y tipos de miso, además de contarte cómo usarlo en la cocina y con qué.

Qué es el miso

El miso es un pasta vegetal muy popular en Japón y en la cocina macrobiótica, que resulta de la fermentación de las semillas de soja. A estas semillas, se les añade sal y, dependiendo del tipo de miso, se puede combinar también con cereales como la cebada o el arroz, y se le añaden especias como el jengibre, etc.

En Japón, el Miso es un alimento de Dioses y se dice que previene numerosas enfermedades. Sin embargo y como siempre, es importante saber que solo el miso tradicional, fermentado y sin pasteurizar, es el verdadero miso repleto de propiedades nutricionales, pues incluso en Japón, cuando se adquiere el miso en tiendas convencionales (o el que consumimos en los restaurantes chinos o japoneses) sabe a miso pero en realidad es una amalgama de soja trangénica, aditivos y conservantes.

Como siempre, te invitamos a consumir miso comprado en una tienda de productos ecológicos y asegurándote de que se trata de miso sin OGM, sin azúcar y sin aditivos tóxicos.

Propiedades nutricionales del miso

Los nutrientes más destacados del miso son:

    • Proteínas: Al estar elaborado con soja, el miso posee una gran riqueza de proteínas (si se trata de un miso que combine soja con un cereal como el arroz, mucho mejor, pues la variedad de aminoácidos lo convierte en un tipo de proteína de alto valor biológico. 
    • Hidratos de carbono: Al igual que todas las legumbres y los cereales, el mismo contiene también abundancia de carbohidratos de lenta absorción, es decir, carbohidratos de los buenos, buen combustible para el cerebro y para los músculos.
    • Enzimas: Si se trata de un miso fermentado artesanalmente y sin pasteurizar, contiene gran cantidad de enzimas naturales que ayudan al proceso digestivo y, en especial, a la flora intestinal. Eso sí, para que estas enzimas permanezcan activas, es necesario no hervir el miso (añadirlo en el último momento).
Recuerda, eso sí, que siempre se deben usar cantidades muy pequeñas de miso, por lo que su aporte de macronutrientes (proteínas o carbohidratos) no nos debe servir como referencia de aporte diario.

Beneficios del miso en la salud

Tipos de Miso

    • Hatcho-Miso: Solo soja
    • Mugi-Miso: Soja y cebada
    • Gemai-Miso: Soja y arroz integral (el más recomendado)
    • Kome-Miso: Soja y arroz blanco
    • Shiro-Miso: Miso blanco (los colores dependen del grado de fermentación)
    • Aka-Miso: Miso rojo
    • Kuro-Miso: Miso negro
    • Nato-Miso: Soja y jengibre

Uso y precauciones

De todas a todas, el miso es un alimento muy beneficioso, además de estar delicioso y ser bastante original y delicado. Sin embargo, hemos de recordar que uno de los ingredientes más abundantes del miso es la sal (sodio).

Al igual que ocurre con el shoyu o salsa de soja, estos alimentos se usan para condimentar, es decir, ellos solos ya de por si salan y condimentan la comida, no es necesario añadir más sal y por supuesto conviene tomar siempre pequeñas cantidades.

Tanto si usas el miso en sopas como en cualquier otro tipo de plato, recuerda añadir poco.

Cómo usar el miso en la cocina

Lo más importante a la hora de usar el miso en la cocina es tener en cuenta tres cosas:

    • Usar poca cantidad de miso  (más o menos una cucharadita de postre por persona).
    • Disuelve el miso antes en un poco de agua caliente (si lo añades directamente puede que no se disuelva del todo)
    • Añade el miso al final, siempre justo antes de servir, es decir, no lo pongas a hervir, pues con las altas temperaturas se pierden sus enzimas digestivas.
Estos son algunos platos con los que puedes usar el miso:

    • Sopa de miso: el uso más popular. Se añade a los caldos de vegetales justo al final, antes de servir
    • Platos de arroz y legumbres
    • Platos de pasta
    • Pures
    • Platos de verdura

te puede interesar de nuestra tienda…

Manteca de Karite Ecológica Mon

Leche Corporal de Espino Amarillo Welleda

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page

Artículos Relacionados