Si vas a hacer yoga en casa, te proponemos algunas pautas importantes para obtener el máximo beneficio en la ejecución de asanas: lugar, calentamiento, práctica y fases.

Consejos para Practicar Yoga

Para realizar una clase de yoga de manera eficiente, especialmente si vamos a realizarla en casa, es necesario tener en cuenta algunas pautas generales que nos ayudarán a perfeccionar la ejecución y a conseguir los máximos beneficios.

Te sugerimos algunos consejos que te ayudarán a realizar las asanas de yoga correcta y eficientemente:

Consejos generales para practicar asanas de yoga

Las asanas son posturas de yoga nos permiten establecer un estrecho vínculo entre el cuerpo y la mente.

Estas posturas provienen de antiguos sabios hindúes (yoguis) desde hace miles de años. Las asanas son fabulosas herramientas para ponernos en contacto con nuestra propia fisiología, nuestra mente y nuestro espíritu y, sin duda, suponen una importante fuente de información sobre nuestro interior.

Sin embargo, para obtener el máximo beneficio y rendimiento, es necesario tener en cuenta algunas pautas de las que te hablamos a continuación, esperando que te sirvan de ayuda.

El lugar

Normalmente, si realizas la clase de yoga en un centro especializado, no tendrás por qué preocuparte de este aspecto, pues todos los centros tienen muy en cuenta las características del espacio por su potencial para favorecer la concentración. Sin embargo, si vas a realizar yoga en casa, sí es importante que tengas en cuenta que el espacio debe contar con algunos requisitos imprescindibles:

    • Que sea lo suficientemente grande como para permitirte libertad de movimientos
    • Que no haya muebles u objetos que puedas tirar
    • Que sea una sala despejada para que no te distraigas (cuanto más vacía, mejor)
    • Que tenga una temperatura agradable
    • Que no haya corrientes desagradables de aire
    • Que sea silenciosa
    • Que sea una sala donde nadie te interrumpa
    • Si vas a hacer yoga en un lugar al aire libre, procura que no haga ni mucho frío ni mucho calor, no lo hagas bajo el sol directa y trata de elegir un lugar poco concurrido donde puedas concentrarte con facilidad.

Antes de empezar

Además de disponer de un espacio confortable, también es necesario prestar atención a ciertos detalles antes de empezar:

    • Usa ropa amplia que te permita ejecutar los movimientos libremente, sin tirones y sin sentir presión o incomodidad
    • Ve al baño antes de comenzar para que no sientas necesidades fisiológicas que te interrumpan la concentración
    • Realiza las asanas sobre una esterilla de yoga o sobre una mantita para evitar el frío y la dureza del suelo
    • Quítate las joyas y adornos (collares, pulseras, pendientes, etc) o cualquier cosa que te pueda incomodar o impedir la realización del ejercicio.
    • Realiza las asanas una vez hecha la digestión, es decir, al menos una hora y media después de haber comido

El calentamiento

Antes de pasar a las propias asanas, es conveniente realizar algunos ejercicios de preparación:

    • Adopta la postura de loto y respira profundamente
    • Realiza ejercicios concretos de respiración (Pranayama)
    • También puedes cantar algún mantra como método de concentración
    • El saludo al sol es una de las formas más eficientes de preparar el cuerpo y la mente para una sesión de yoga

La práctica

Estas son algunas pautas generales en lo que se refiere a la propia secuencia de asanas:

    • Antes de realizar tu propia clase o secuencia de asanas, piensa bien cuáles son las más adecuadas para ti y las que mejor se adaptan a tus necesidades y posibilidades particulares.Es decir, elabora una clase a medida para ti, teniendo en cuenta que siempre conviene realizar una postura y, después, su contrapostura (para equilibrar la tensión).
    • Adapta la clase al tiempo que tengas disponible, es decir, si tienes poco tiempo, haz pocos ejercicios, pero relajadamente.
    • Cuando no se tiene demasiada práctica, conviene realizar siempre la misma secuencia de asanas en el mismo orden
    • Realiza la clase de yoga siempre a la misma hora (preferiblemente nada más levantarte o antes de acostarte)
    • Encuentra el correcto equilibrio entre disciplina, esfuerzo y moderación, es decir, no excedas tus posibilidades. Realiza siempre las posturas con mimo y cuidado. No se trata de forzar ni poner el cuerpo al límite, sino de tener perseverancia y avanzar poco a poco cada día con compromiso.

Las asanas

Como sabrás, en una clase de yoga se combina una de fase estática (la postura en sí), con una fase de descanso o relajación. Estos son algunos consejos en lo que se refiere a la postura en sí:

    • En cada ejercicio, usa solo la fuerza necesaria. Utiliza solo los músculos necesarios y relaja todos los demás.
    • Presta atención al aquí y al ahora, no divagues, céntrate en tus sensaciones corporales, presta atención a cada célula de tu cuerpo, a tu respiración, a tu temperatura, etc.
    • Respira por la nariz sosegadamente, de forma rítmica y constante.
    • Adopta y deshaz cada postura lentamente, sin cambios bruscos ni movimientos rápidos
    • La duración de la asana dependerá de cada cual. En este punto es importante prestar atención a nuestro propio cuerpo para que sea él quien nos indique cuándo es momento de deshacer la postura. Como regla general y dependiendo de cada postura, puede variar desde unos segundos hasta unos minutos.

La fase de descanso

Tras la ejecución de la asana conviene adoptar el estado meditativo, es decir, una completa relajación durante unos segundos o pocos minutos que sirven para dejar la mente en un silencio profundo.

    • Túmbate boca arriba, con las manos mirando al cielo
    • Relaja por completo todo el cuerpo
    • Sumérgete en el estado meditativo de completa armonía y silencio dejando que la asana haga su función beneficiosa en el cuerpo y en la mente

De manera general, ten en cuenta que esta disciplina, al igual que todo en la vida, requiere tiempo, paciencia, esfuerzo y dedicación hasta alcanzar la excelencia. No pretendas hacer las posturas perfectas desde el primer día, tómatelo con calma, ese es el mejor consejo. Por otro lado, recuerda que lo más importante es tratar tu cuerpo con respeto, no excedas nunca tus posibilidades ni pongas en riesgo tu cuerpo solo por acelerar el proceso.

Al igual que con todo lo demás, la moderación es buena compañera. Es preferible que te tomes tu tiempo, que realices las sesiones sin grandes pretensiones, con mimo y paciencia y seas perseverante en el tiempo que enloquezcas tratando de hacerlo bien desde el principio, poniendo demasiada energía desmedida y dejándolo al poco tiempo por saturación.

Como sugerencia a la hora de elaborar tu propia sesión de yoga, te recomendamos leer:

te puede interesar de nuestra tienda…

CD Shakti Mantras

MP3 Shakti Mantras

 

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page