Descubrir los maravillosos beneficios del cacao sobre nuestra salud física,  nuestra mente y nuestro espíritu hará que el chocolate pase de ser un “delicioso pecado” a “una dulce terapia”.   

Pasión por el chocolate: Un delicioso pecado

Aunque existen estudios antropológicos que datan el consumo del chocolate en México, antes del año 1000 a.C., parece que su actual nombre botánico procede de la antigua civilización Maya que lo llamo THEOBROMA (alimento de los dioses). Eso ya nos da una idea clara sobre cuál era su consideración en esta civilización precolombina.

Y es que el placer de sentir el chocolate fundiéndose cálidamente en nuestra boca no podía tener otro nombre.

Además del deleite para los sentidos, que no es poco, el chocolate tiene una serie de propiedades saludables, reconocidas por numerosos estudios clínicos publicados:

Dinamismo, Agilidad, Movimento….

Nuestro ritmo de vida es demasiado exigente, a veces,  y nos obliga a permanecer bien despiertos, a desarrollar nuestra concentración y mantener la motivación durante muchas horas del día. Y en muchas ocasiones el exceso de trabajo o de responsabilidades, la falta de horas de descanso o las preocupaciones pueden provocar la sensación de estar siempre cansados, fatigados, con la capacidad mental reducida o, incluso, puede llevarnos a un estado de depresión.
Estas sensaciones tienen una base bioquímica, ya que se producen a causa de desequilibrios en los neurotransmisores que controlan sensaciones y reacciones.

Existen estudios clínicos que indican que el chocolate contiene importantes cantidades de alcaloides, como la cafeína, teofilina y teobromina con propiedades psicoestimulantes, con beneficios concretos:

  • Mejora la rapidez de reflejos
  • Mejora la atención y la capacidad cognitiva, por lo que puede ser especialmente útil en época de exámenes.
  • Disminuye el cansancio y la sensación de sueño.
  • Tiene un efecto energetizante y motivador, al mejorar el estado de ánimo
Al mismo tiempo, estos estudios no encontraron efectos secundarios negativos, como nerviosismo o confusión, dependencia o adicción o incremento de peso corporal.

Droga natural del Amor

La Feniletilamina es un compuesto orgánico que se produce de forma natural en el cerebro y que pertenece a las anfetaminas y es responsable del cambio en las reacciones tanto físicas, como psicológicas de la persona enamorada. Ante el enamoramiento o la sobreexcitación, el cuerpo aumenta su producción y responde con secreción de dopamina, noradrenalina y oxitocina, neurotransmisores que producen las sensaciones de placer, atracción y deseo sexual, dando lugar al típico frenesí sentimental del enamoramiento.

El proceso que experimenta el cuerpo al comer chocolate es similar al proceso de enamoramiento descrito. Y ello porque el cacao y el chocolate negro (con más del 70% de cacao) contienen feniletilamina, colaborando a mantener altos los niveles de ésta en el organismo y liberando noradrenalina, serotonina y dopamina, neurotransmisor responsable del gusto, el placer y la seducción. De ahí que el chocolate sea considerado como afrodisíaco y antidepresivo.

Corazón de chocolate

Otros estudios relevantes, realizados en la última década, tratan sobre los efectos beneficiosos del consumo de chocolate en la salud cardiovascular, ya que protege frente a estas enfermedades y contribuye a disminuir el riesgo de muerte. Y eso es debido fundamentalmente a una elevada cantidad de polifenoles, sobre todo flavonoides, en mayor concentración que la que se aprecia en el vino tinto, en el té verde o en la manzana, por ejemplo.

Concretamente el consumo del cacao ayuda a disminuir la presión arterial, mejora la circulación sanguínea, al armonizar la función plaquetaria, reduciendo así el riesgo de formación de trombos, y aumenta la capacidad antioxidante del plasma, lo que reduce los niveles de colesterol LDL (malo) y aumenta los de HDL (colesterol “bueno”), que protege del riesgo de infarto.

Dulce nutriente

Además de antioxidantes, el chocolate contiene nutrientes como hierro, cobre, magnesio y potasio.

Uno de los motivos por el que se nos antoja el chocolate, en ocasiones, se debe precisamente a estos nutrientes. Por ejemplo, durante la menstruación, que se necesita más hierro del habitual, suele aumentar el deseo de comerlo. Y es que el chocolate contiene hierro en mayor cantidad incluso que la carne de buey.

Rico antioxidante

Estudios más recientes mantienen que los flavonoides del chocolate tienen una significativa actividad antioxidante, que protegen del estrés oxidativo, previniendo el envejecimiento celular y los procesos degenerativos.

Por su riqueza en flavonoides, el cacao puro tiene un poder antioxidante equiparable al de las frutas, superando en algunos casos su contenido. En estudios in vitro se ha demostrado que el cacao puro en polvo tiene una actividad antioxidante superior a la de los famosos superalimentos en polvo como el acai, los arándanos rojos y azules y la granada.

Un placer para tu piel

La chocolaterapia, que consiste en la aplicación del chocolate en la piel a través de masajes, facilita el drenaje de las capas superficiales y profundas de la piel, siendo adecuado para tratar la sequedad o las manchas. Tiene propiedades exfoliantes, hidratantes y vigorizantes.

Las mascarillas de chocolate aplicadas sobre la cara aumentan la hidratación, por lo que su utilidad es especialmente aplicable en pieles secas y envejecidas.

Además de la acción antioxidante comentada, que minimiza la aparición de signos de envejecimiento, tiene una acción fotoprotectora que contribuye a disminuir los daños causados por los radicales libres.

Finalmente, también se le atribuye al chocolate una interesante capacidad reductora, anticelulítica y quemagrasas, pero en este caso la propiedad está solamente en el cacao puro, sin ningún aditivo. Se estima que 4 cápsulas de cacao aportan la misma cantidad de polifenoles que 500 gr. de chocolate.

Pero todavía hay más….

Al chocolate también se le atribuyen propiedades diuréticas, vasodilatadoras y de relajación muscular. Incluso se ha constatado que tonifica y estimula el sistema digestivo, por lo que puede resultar un alivio frente al estreñimiento.

 

Cómo elegir el MEJOR CHOCOLATE

Ya hemos visto sus atractivas propiedades, pero, ¿todos los chocolates las tienen?. Rotundamente no….

Los beneficios del cacao no siempre se encuentran en los chocolates industriales, existiendo  una gran diferencia entre los preparados que encontramos en el supermercado. Algunos de ellos ni siquiera debieran llamarse así, puesto que el porcentaje de cacao es tan ínfimo que realmente son azúcar con sabor a chocolate.

A continuación proporcionamos una serie de pistas para facilitar la compra de un chocolate saludable, aunque hay que tener en cuenta que, a pesar de todos sus potenciales beneficios, no se trata de un medicamento y que las propiedades antioxidantes del cacao no siempre nos llegan intactas, a causa de los numerosos procesos industriales a los que se le somete.

El mejor chocolate es el que tiene en su composición un mayor porcentaje de sólidos de cacao. Por eso hay que buscar en la etiqueta el porcentaje de cacao sólido y no de manteca de cacao.

Hay que evitar los azúcares añadidos. En muchos casos vemos que se vende como “chocolate puro” algunos cuyo contenido en cacao es del 50-55%, siendo el resto azúcares o edulcorantes. En la etiqueta siempre el primer ingrediente debe ser el cacao. Si el primer lugar lo ocupa otro componente, déjalo en la estantería.

Es importante saber que un chocolate con un 70% de cacao, contiene 20 gramos de azúcar por tableta de 100 gramos, un chocolate al 85% tiene 14 gr. y un chocolate al 90%, 7 gramos de azúcar.

Una excelente alternativa al chocolate es el cacao soluble. Ahora bien, ojo con alguno de los preparados más conocidos, puesto que contienen un 70% de azúcar, que no son una opción saludable o apta para un consumo habitual. Sin embargo, es fácil hoy encontrar el cacao puro en polvo, con un 100% de cacao.

Aunque no solo el porcentaje de cacao es importante, también la calidad del chocolate, su procedencia y el modo cómo se ha procesado.

Si optas por un chocolate sin azúcar, comprueba que el contenido en edulcorantes no sea superior a 0,5 gramos por porción. Además, debes tener precaución con ellos.

Hay que evitar también las proteínas lácteas. El chocolate con leche pierde muchas de sus propiedades originales, especialmente en el chocolate blanco, que mantiene toda la grasa y calorías y pierde la actividad de los antioxidantes y flavonoides.

Puede resultar útil averiguar qué tipo de grasa se ha utilizado para producir el chocolate. En aquellas etiquetas en las que encontremos mantequilla de cacao, tendremos la garantía de que el producto ha sido procesado con una grasa saturada que no hace aumentar el colesterol.

Resumiendo: Chocolate Negro, con un porcentaje de pureza en cacao siempre superior al 70%, mejor sin azúcares añadidos

Cuánto tomar para notar sus BENEFICIOS

Aunque no se ha determinado cuál es la cantidad recomendable, en los estudios realizados se evalúan los beneficios de consumir cacao o chocolate entre 1 y 4 veces a la semana.

Estos mismos estudios señalan que la cantidad a tomar debe ser pequeña o moderada, para evitar los efectos perjudiciales que sobre el aumento de peso podría tener.

Cuándo y Cómo tomar chocolate

El chocolate de calidad puede consumirse en cualquier instante del día. Lo ideal es tomarlo en los momentos en que más lo disfrutes, ya sea entre comidas o como postre, después de una comida o de una cena. Dos o tres onzas son una ración aceptable tras la comida. Una onza de chocolate equivale a 28,35 gramos y contiene aproximadamente 90 kcal.

Puedes consumir directamente los trozos de chocolate, añadir al yogurt trocitos de chocolate o cacao en polvo, preparar una pasta con textura para untar…

Alimento casi medicinal, remedio de belleza, estimulante mental, energético, placer sagrado para los sentidos…

¡Vamos a comer chocolate!

te puede interesar de nuestra tienda…

Aceite corporal antiedad

Mascarilla Antiedad

 

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page