El té de Ojibwa, cuyo nombre comercial es Essiac, es una mezcla de hierbas que los indios nativos utilizaban para tratar tumores. Los estudios clínicos revelan datos significativos que han ido despertando el interés de la comunidad científica. Te mostramos qué hierbas son, y los beneficios de esta tisana

Ojibwa, Hierbas y Plantas para el Cáncer

El té de Ojibwa es una fórmula creada por los Ojibwa, indios nativos de Canadá, hace más de 250 años para curar todo tipo de cáncer. Hoy en día conocemos esta fórmula gracias al interés que despertó en la canadiense Rene Caisse en 1922. Esta enfermera dedicó años de trabajo a la investigación del impacto de estas hierbas en enfermos terminales de cáncer junto al Doctor Charles A. Brusch en el Brusch Medical Center de Cambridge, Masachusets. Aunque la fórmula original contenía 4 tipos de hierbas, la ampliaron a 8, que es la mezcla que hoy día conocemos como Essiac o tisana de Ojibwa.

El U.S. National Institute of Health’s Medline publicó en 2008 que no existen suficientes referencias científicas como para asegurar que cura el cáncer humano, pero hace referencia a los numerosos testimonios de pacientes y a sus aplicaciones en el uso tradicional.

Las hierbas de la tisana Ojibwa

La fórmula original de los indios incluye:

    • Raíz de Bardana: Se utiliza tradicionalmente como planta diurética, para purificar la sangre, para eliminar tóxicos del organismo, como antioxidante y para reforzar el sistema inmunológico. Estas características son esenciales a la hora de revertir el cáncer.
    • Acedera: Se emplea como diurético y laxante, y por lo tanto, depurador del organismo. Contiene una gran variedad de vitaminas, minerales y oligoelementos.
    • Olmo Americano:  Regula las mucosidades del intestino y del sistema respiratorio, por lo que se utiliza para aliviar problemas gastrointestinales, fiebre y dolores de garganta.
    • Raíz de Ruibarbo Turco:  Es una planta utilizada como gran desintoxicante que trabaja sobre los parásitos intestinales y el correcto funcionamiento del hígado y la vesícula. También se utiliza en caso de trastornos gástricos, del bazo, úlceras y estreñimiento.
A esta mezcla, Rene Caisse añadió:

    • Cardo Bendito: Se utiliza para problemas digestivos, hepáticos y de vesícula.
    • Trébol Rojo: Es otro gran antioxidante rico en isoflavonas, vitaminas, minerales y oligoelementos. Esta planta en concreto es una de las más estudiadas en relación a su efecto a la hora de curar el cáncer.
    • Berro de Agua: Es una planta tónica rica en vitamina C, que mejora los trastornos gastrointestinales, nerviosos y hepáticos.
    • Alga Kelp: Este tipo de alga es una de las fuentes más ricas en yodo, esencial para estimular las hormonas tiroideas y mantener así un metabolismo correcto de todas las células del cuerpo.

¿Cura el cáncer la tisana Ojibwa?

Existen rumores que aseguran que las universidades más prestigiosas del mundo han estudiado el impacto de esta mezcla de hierbas a la hora de curar el cáncer, habiendo obtenido los mismos resultados que Rene Caisse. Esas fuentes aseguran que estos resultados han sido catapultados al olvido por motivos económicos, ya que esta es una fórmula barata y accesible a todo el mundo frente a otros tratamientos farmacológicos contra el cáncer que generan millones de dólares al año. Como siempre, lo mejor es aplicar el sentido común y escuchar lo que nos dice nuestra voz interna. Ni debemos creer a ciegas lo que nos diga todo el mundo, ni desoirlo. Lo mejor, ponernos en manos expertas y, de manera paralela, investigar mucho, experimentar e implicarse activamente en la curación.

Beneficios de la tisana Ojibwa

De manera tradicional, tantos los indios canadienses como otras poblaciones del mundo, han utilizado esta mezcla de hierbas llamada Ojibwa para aliviar todo tipo de dolencias:

Credibilidad de la tisana Ojibwa para curar el cáncer

Por una parte, existen multinacionales cuyo poder económico dirige el mundo y a quienes resulta fácil manipular la información que llega a la ciudadanía. De hecho, existen numerosos documentales que muestran acciones aterradoras de los organismos de la ley cerrando laboratorios sin justificación alguna, lo cual hace sospechar que cuando sale a la luz algo que cura gratis o por poco dinero, se entierra en el olvido o se desprestigia para que se desconfíe y consuma aquello que genera mayores beneficios. Pero, por otra parte, también existen muchos curanderos y sanadoras de pacotilla que utilizan la desesperación de la gente para vender remedios milagrosos. Así que, discernir entre lo verdadero y lo falso no siempre resulta fácil. Lo mejor, en cualquier caso, es disponer de mucha información para poder valorar lo que tiene sentido y lo que no, y dejar que nuestra sabiduría interna nos guíe.

En la página web Cancer.Vg hemos encontrado un reportaje muy interesante sobre la historia de la tisana Ojibwa o Essiac, sobre cómo trabajó en ella la canadiense Rene Caisse y sobre los descubrimientos que hizo al respecto. Estos son algunos datos interesantes, pero te recomendamos que leas el artículo completo.

    • Al ser enfermera y mujer, a principios de siglo fue atacada por la comunidad médica del momento y sufrió grandes penalidades para difundir sus descubrimientos.
    • Gracias a la fama y credibilidad que fue tomando con el paso de los años entre sus colegas, el parlamento canadiense se vio obligado a someter a voto la legalización del Essiac como tratamiento para curar el cáncer, que resultó negativo por cuatro votos.
    • Existen numerosos testimonios documentados de pacientes curados, entre ellos, su socio de investigaciones, el doctor Charles A. Brusch. Vale la pena señalar que, además, trataba a sus pacientes gratuítamente.
    • Hoy en día no está aprobado por la FDA como medicamento para el cáncer, pero se puede encontrar de manera legal en forma de suplemento dietético.

Quizá no se pueda señalar a esta mezcla de hierbas como curadora directa del cáncer, pero sí hay que tener en cuenta que las funciones que realiza en el organismo son esenciales a la hora de superarlo:

Quizá también te interese conocer los principios esenciales para elaborar una dieta para el cáncer.

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page