Te explicamos qué nutrientes son imprescindibles en el embarazo, qué vitaminas y minerales y la importancia de las circunstancias personales de la madre. También te hablamos de suplementos para el embarazo y te ofrecemos algunos consejos generales de nutrición en la gestación.

Nutrición en el Embarazo

Las necesidades nutricionales específicas del embarazo son un factor clave a la hora de proporcionar al bebé una integridad corporal y unas defensas fuertes que le servirán para el resto de su vida. Es decir, la forma que tenemos de alimentarnos durante el embarazo (así como otros factores) es bastante más importante de lo que pueda parecer a primera vista.

Pero antes de meternos de lleno en el asunto de alimentación, conviene tener en cuenta los aspectos particulares de la madre, sobre todo para que comprendas que lo que vamos a analizar en este reportaje son reglas básicas de nutrición durante el embarazo, pero que estas dependen mucho del estado general de la madre antes y durante la gestación.

Cada mamá es un mundo y cada profesional también

Antes de elaborar una dieta que cumpla con las necesidades fisiológicas del feto y del propio organismo, es necesario realizar una valoración del estado de salud general de la madre y sus condiciones particulares. Por ejemplo, edad, peso, posibles enfermedades, hábitos alimenticios, hábitos de salud y bienestar, situación personal y emocional, factores de riesgo, etc.

Corresponde a un o una profesional de la salud realizar esta valoración y tenerla en cuenta a la hora de indicarnos una dieta a seguir durante el embarazo. Como siempre, te instamos a que busques hasta dar con la persona que más confianza te inspire, y que no te conformes con los clásicos consejos de protocolo sin más, que sirven por igual a todo el mundo (y que la mayor parte de las veces no van acompañados de auténtico conocimiento, sino que se trata de “instrucciones” de cuartel).

Por otra parte y de forma paralela, consideramos que es igualmente importante hacer acopio de toda la información posible. Es decir, que además de dejarnos asesorar por personas preparadas que nos indiquen cómo nutrirnos de alimentos esenciales, también hemos de “devorar” información para poder actuar de manera responsable y activa en el proceso.

A continuación, te explicamos cuáles son, de manera general, las necesidades nutricionales del embarazo y qué nutrientes hemos de tener en cuenta de manera especial. También  te sugeriremos algunos de los suplementos nutricionales que más nos gustan.

Proteínas

Las proteínas son el material básico con el que está hecho nuestro cuerpo, lo que ofrece una evidencia clara de la importancia de consumir proteína de alta calidad con todos los aminoácidos esenciales.

Sin embargo, aunque el déficit de proteína en países no industrializados genera graves trastornos de salud, en nuestra industrializada sociedad no ocurre lo mismo. Más bien al contrario. Los países industrializados suelen presentar un exceso proteínico en la dieta que conlleva otro tipo de riesgos como las enfermedades cardiovasculares o todo tipo de patologías relacionadas con una acidificación del organismo.

Por otra parte, también hemos de considerar el gasto energético, ya que muchas mujeres reducen su desgaste físico durante el embarazo, lo cual repercute en un menor requerimiento de todo tipo de nutrientes.

El aumento recomendado de ingesta de proteína a lo largo de toda la gestación es de un 10% con respecto a la proteína que se suele consumir normalmente. Sin embargo, es importante considerar si ese consumo regular de proteína previo a la gestación era el adecuado.

Buenas fuentes de proteína durante el embarazo son los huevos, el pescado o la mezcla de cereal+legumbre+frutos secos y semillas. Consulta nuestros reportajes qué son las proteínas, qué nutrientes necesita el organismo, metabolismo de los alimentos y cómo elaborar una dieta equilibrada para saber si consumes un nivel adecuado de proteínas habitualmente y tener así una referencia más clara de cuánta proteína deberías consumir según tus necesidades personales.

Hidratos de carbono

Las necesidades energéticas aumentan considerablemente durante el embarazo, y una de las fuentes más importantes de energía son los hidratos de carbono. Puesto que durante la gestación se reducen los niveles de insulina (lo cual provoca un riesgo de diabetes), es importante consumir carbohidratos de absorción lenta que no suban bruscamente los niveles de glucosa en sangre. Este tipo de carbohidratos los encontramos principalmente en las verduras y vegetales, cereales y legumbres, que además son ricos en fibra, un elemento esencial para evitar el estreñimiento.

La fruta, sin embargo, aunque contiene mucha fibra, también posee azúcares simples de absorción rápida, por lo que conviene tomarla con mucha moderación. Consulta nuestro reportaje sobre los hidratos de carbono para conocer sus funciones en el organismo.

Lípidos o grasas

El tipo de grasa más beneficiosa para el organismo son los ácidos grasos mono y poli-insaturados. Especial relevancia durante el embarazo tienen los ácidos grasos esenciales (que son poliinsaturados) omega 3 y omega 6, ya que participan en el desarrollo del cerebro y las funciones neurológicas y nerviosas.

Las fuentes más importantes de ácidos grasos mono y poliinsaturados son el pescado, frutos secos y semillas y aceites vegetales de primera presión en frío. Que no falte en la dieta el aceite de oliva virgen extra.

Si quieres conocer más sobre el funcionamiento de las grasas, consulta nuestro reportaje las grasas en el organismo, tipos, funciones y alimentos.

Las vitaminas del embarazo

Aunque las vitaminas son factores y co-factores esenciales en el correcto funcionamiento del organismo de manera general, algunas de ellas se hacen particularmente relevantes durante el embarazo. Son las siguientes (en sus respectivos reportajes encontrarás los alimentos y las recomendaciones de cada una de ellas):

Los Minerales del embarazo

Asimismo, algunos minerales y oligoelementos son esenciales  durante la gestación:

Suplementos dietéticos

Queremos insistir en que esta información es absolutamente orientativa y que, de cualquier manera, es necesario valorar la situación personal de la madre por parte de un profesional cualificado. No obstante, queremos proponerte (por darte una orientación) el protoloco de los Laboratorios Nutergia, cuyo director técnico es el célebre Felipe Hernández, en caso de plantearte la posibilidad de seguir una suplementación dietética de nutrientes. Evidentemente, esta es una propuesta para aquellas personas que puedan permitírselo económicamente:

    • Antes del embarazo

      Durante 1 mes, una fase de detoxificación con Supr.DESMODIUM + ERGYMAG + ERGYTAURINA. Después, durante 2 meses un re-equilibrio con: BILEINA + BICEBE

    • Primer trimestre

      BICEBE + SUPRALFA + ERGYMAG + SINERVIOL (si es un embarazo múltiple) + ERGYDIGEST (si existen náuseas)

    • Segundo trimestre

      Igual que el primero + SINERVIOL

    • Tercer trimestre

      ERGY 3 + BICEBE + ERGYMAG

Encontrarás información muy amplia y rigurosa en los tres magníficos libros de Felipe Hernández: “Que los alimentos sean tu medicina” (bases de una alimentación saludable), “Antienvejecimiento con nutrición ortomolecular” (donde explica ampliamente la función de todos los nutrientes esenciales y otros elementos. Un libro magnífico para quien quiera mantener la salud) y “Comer sí da la felicidad” (donde analiza los aspectos de la depresión y la ansiedad y cómo afectan los nutrientes).

Consejos generales de nutrición en el embarazo

A continuación te mostramos, una vez más de manera orientativa, algunos aspectos importantes a tener en cuenta sobre la nutrición en la gestación:

    • ¡Ecológico, por favor! La gestación es una etapa especialmente sensible y reactiva a las sustancias tóxicas, aditivos, aspartamo y productos light, trasngénicos y otras lindezas de la alimentación industrial.
    • Nada de comer por dos. Ese argumento de comer por dos no es muy aconsejable. En el embarazo, así como en cualquier situación, conviene comer con moderación, responsabilidad y autoconocimiento.
    • Evitar estimulantes y drogas. No hace falta decir que sustancias como el café, el alcohol, el tabaco, el chocolate, etc, no son nada beneficiosas para nadie.
    • Cuidado con los suplementos. Aunque los suplementos de vitaminas y minerales no conllevan tantos efectos secundarios como los medicamentos, han de tomarse con precaución. No debemos olvidar su acción biológica.
    • Consumir alimentos frescos de temporada. Los encontrarás fácilmente en tu tienda de productos ecológicos. Aprende a comprar ecológico.Recuerda incluir gran cantidad de verduras, vegetales y cereales. Con moderación proteína animal, legumbre, frutos secos, semillas y frutas. Evitar el exceso de grasas saturadas, trigo, leche y productos procesados.
    • Evitar el sobrepeso. Una buena manera de conseguirlo es programar una dieta equilibrada y practicar ejercicio suave diariamente, como caminar o yoga.
    • Dieta vegetariana. Si sigues una dieta vegetariana, es conveniente tener en cuenta el aporte de vitamina B12 y hierro con suplementación de ser necesario.

Para poder tomar las decisiones acertadas es de extrema importancia conocer los cambios fisiológicos que se producen durante el embarazo.

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page