Dejar de usar el microondas no es tan complicado como pueda parecerte a primera vista. De hecho es un electrodoméstico, no solo innecesario del todo, sino bastante peligroso a muchos niveles.

Los Peligros del Microondas

Te explicamos las contundentes razones por las que es mucho mejor no usar el microondas por sus muchos peligros. Te parece impensable? Pues no solo es una excelente idea, sino que además te resultará bastante más fácil de lo que crees.

¿Qué tal si dejamos de ser borregos y empezamos a cuestionar algunas cosas?

Todo el mundo da por hecho que el microondas es un electrodoméstico que nos facilita la vida pero… realmente es así? O por el contrario, usarlo entraña graves peligros para la salud?

Si os fijáis, el constante bombardeo de publicidad (móviles, aplicaciones, electrodomésticos, etc), nos hace pensar que ciertos productos son imprescindibles en nuestra vida, que nos aportan comodidad, rapidez, etc. Sin embargo, solo hay que dejar de utilizarlos para darse cuenta de que, en verdad, no eran tan imprescindibles como creíamos, ni muchísimo menos.

Es más, podemos cambiar la perspectiva y darnos cuenta de que, en verdad, todo ese supuesto tiempo que ahorramos (en el caso del microondas, calentando algo en una sartén u olla, limpiarla luego, etc. y que en verdad no es para tanto), lo acabaremos usando en algo mucho más desagradable, que es tratar de recuperar la salud en una consulta médica tras otra.

La OMS y todas las instituciones que sospechosamente siempre acaban favoreciendo los intereses de las grandes multinacionales, aseguran que el uso del microondas es seguro pero… existen infinidad de referencias, estudios, publicaciones y profesionales que señalan los muchos peligros del uso del microondas como el investigador William P. Kopp,  la bioquímica Olga Cuevas, el biólogo Andreas Kuhne, el Comisario europeo Karel Van Miert, la Dra. Montse Bradford,  y un larguísimo etc.

    Adiós a las vitaminas con el microondas

    Casi todas las vitaminas son muy sensibles a las condiciones externas, de modo que en los alimentos calentados por microondas, estas vitaminas desaparecen. Por ejemplo, el ácido fólico (una vitamina del grupo B) desaparece 5 veces más rápido cuando calentamos al microondas.

    Nuestro cuerpo no sabe metabolizar con el microondas

    Todos los alimentos cambian su estructura molecular cuando son cocinados, pero en concreto, los alimentos cocinados con microondas cambian de forma mucho más radical e intensa, lo cual impide que nuestras enzimas trabajen correctamente y nuestro organismo no es capaz de metabolizar correctamente los nutrientes esenciales que nuestro cuerpo necesita.

    Residuos tóxicos con el microondas

    Cuando nuestro organismo no metaboliza correctamente los alimentos, se generan residuos tóxicos que permanecen en el interior del organismo durante mucho tiempo y radicales libres que oxidan nuestro cuerpo y favorecen la aparición de tumores.

    Adiós a los nutrientes con el microondas

    Pero no solo se pierden las vitaminas. Algunas especialistas como la doctora Cuevas aseguran que algunos alimentos pueden perder hasta el 75% de los nutrientes en general.

    Los alimentos se deshidratan en el microondas

    Las moléculas de agua reaccionan más intensamente al calor generado por las ondas y esto hace que los alimentos se deshidraten con lo que perdemos parte de sus potencial energético que es el agua biológica que contienen.

    Se destruyen enzimas y antioxidantes en el microondas

    Algunos de los componentes nutricionales o biológicos más importantes de los alimentos como las enzimas naturales o los elementos antioxidantes también se pierden por el efecto de las ondas

    Verduras transformadas en el microondas

    Al microscopio, las paredes celulares de los vegetales aparecen completamente desgarradas tras haber sido sometidas a los efectos del microondas.

    Enfermedades relacionadas

    Diferentes y prestigiosos especialistas relacionan el consumo habitual de alimentos calentados en microondas con una debilidad del sistema inmunitario, migraña, cansancio, y alteración del sistema nervioso central.

    Efectos nocivos

    Van Miert, comisario de la Unión Europea, ya señalaba en 1991 los efectos nocivos del microondas en la salud humana.

    Los plásticos

    Además, muchos de los plásticos que se introducen con frecuencia en el microondas, liberan sustancias cancerígenas que ingerimos junto con la comida.

    Hormonas

    Distintas publicaciones señalan que la producción de hormonas femeninas y masculinas se puede ver alterada con el consumo frecuente de alimentos calentados en microondas.

    ¿Y la energía?

    Los alimentos procesados con el microondas pierden toda su esencia energética y toda su vitalidad.

     

    Por estas y otras muchas razones te animamos a que dejes de utilizar el microondas. Puede que al principio te parezca impensable, pero lo que más cuesta de romper una costumbres es solo el hecho de planteárselo; luego, no es para tanto. Es más, nosotras, que no tenemos microondas desde hace mucho tiempo, te diremos que, en realidad, no se pierde ningún tiempo calentando la comida en el fuego, es más bien una creencia que otra cosa.

    Los alimentos saben mejor, son molecularmente más parecidos a lo que crea la naturaleza, están más vivos, tienen más agua y además participamos más activamente en el hecho de hacer nuestra comida, nuestro sustento, construyendo así activamente nuestra vida y nuestra salud.

    te puede interesar de nuestra tienda…

    Spray Repelente Antipiojos Ecológico Alphanova Kids

    Maquillaje Cobertura Perfecta Ecológica So BIO

    Artículos Relacionados

    Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
    Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page