Las mejores plantas analgésicas, cómo usarlas, indicaciones y contraindicaciones

Los Mejores Analgésicos Naturales

Antes de enumerar las plantas con mayor poder analgésico, los métodos más eficaces para obtener sus principios activos y sus contraindicaciones, nos parece importante que sepas cómo hacerlo, paso a paso, para que después, cuando te hablemos de las mejores plantas analgésicas, comprendas los métodos que te proponemos.

Cómo usar analgésicos naturales

Enseguida te hablaremos de las plantas analgésicas, pero antes vamos a echar un vistazo al modo en que debemos usarlas:

    • Infusiones o decocciones

      Para utilizar plantas analgésicas a nivel interno (ingeridas), tendremos que hacer infusiones o decocciones, dependiendo del tipo de planta que sea. Más abajo, cuando veamos las mejores plantas analgésicas, te diremos cuál es el método indicado en cada caso, las cantidades y el tiempo. De manera general, una infusión se hace hirviendo agua, retirándola del fuego, añadiendo la planta y dejándola macerar unos minutos. Una decocción se hace hirviendo la planta en el agua durante unos pocos minutos y dejándola macerar un tiempo. Si quieres conocer en profundidad estos y otros métodos, consulta nuestro reportaje tipos de preparaciones caseras con plantas medicinales.

    • Emplasto con arcilla y plantas medicinales

      Puesto que la arcilla es uno de los elementos naturales con mayor poder analgésico y antiinflamatorio, te recomendamos que, para cualquier aplicación externa con plantas medicinales utilices arcilla. No te asustes pensando que es algo complicado… utilizar arcilla es lo más sencillo y práctico del mundo. Simplemente mezcla arcilla en polvo (blanca o verde para procesos agudos o inflamatorios y roja para procesos crónicos sin inflamación) con una infusión o decocción de la planta que quieras usar (o varias de ellas). El proceso es el siguiente: añade a un bol dos cucharadas de arcilla (o la cantidad que necesites) y mézclala con el líquido resultante de la infusión o decocción de la planta, removiendo hasta que consigas una textura cremosa. Aplícala sobre la piel en la zona que quieras tratar y tápalo con un paño para no manchar la ropa. Déjalo actuar durante, al menos 20 minutos. Retira y limpia. Para más información, consulta nuestro reportajes: propiedades y beneficios de la arcilla en la piel, recomendaciones el uso externo de la arcilla, usos de la arcilla blanca, usos de la arcilla verde, usos de la arcilla roja.

    • Compresas medicinales

      Por último, puedes elaborar un cataplasma con plantas medicinales directamente. Para ello, tendrás que hacer una infusión o decocción de la planta y empapar un paño de lino o algodón en el agua resultante y aplicarlo en la zona dolorida.

Echemos un vistazo ahora a las mejores plantas analgésicas y antiinflamatorias y los métodos específicos para usarlas.

Menta

    • Infusión. La menta es una de las plantas más analgésicas. A nivel interno, es particularmente útil en caso de dolor en el sistema digestivo. Una infusión de menta alivia rápidamente la acidez y los dolores gástricos. La próxima vez que te duela el estómago tras una comida pesada, en lugar de utilizar un fármaco antiácido o un protector estomacal, prueba a tomar una infusión de esta deliciosa planta… tarda aproximadamente entre 3 y 5 minutos en hacer efecto. Para hacer la infusión, añade una cucharadita de planta seca por taza de agua, 3 veces al día.
    • Cataplasma. A nivel externo, te recomendamos que utilices aceite esencial de menta, particularmente útil en caso de dolor de cabeza o en inflamaciones, sobre todo cuando se mezcla con arcilla blanca o verde. Para una inflamación, mezcla la arcilla con agua y añade unas gotas de aceite esencial de menta. Para un dolor de cabeza, prueba este remedio natural. Recuerda que es necesario tener en cuenta algunas precauciones en el uso de los aceites esenciales. Consulta todas las aplicaciones y contraindicaciones del aceite esencial de menta.
    • Precauciones. La menta está contraindicada en insomnio, nerviosismo y taquicardia.

Harpagofito

El harpagofito es una de las plantas con mayor poder antiinflamatorio y podemos usarlo de varias formas:

    • Decocción. Añadir 4 cucharaditas pequeñas de raíces trituradas en 1 litro de agua, hervir durante 3 minutos y dejar reposar durante 10 minutos. Tomar 3 tazas al día.
    • Cataplasma. Hacer una decocción de la misma manera y mezclar el líquido resultante con arcilla hasta conseguir una textura cremosa y aplicar localmente de forma externa durante 20 minutos.
    • Precauciones. El harpagofito está contraindicado en embarazo, gastritis, colon irritable y obstrucción de las vías biliares.

Valeriana

La valeriana, además de ser un gran tranquilizante, también tiene propiedades analgésicas que podemos utilizar de distintas formas:

    • Infusión. Hacer una infusión con una cucharadita pequeña de raíces de valeriana por taza de agua y dejar reposar durante 15 minutos. Tomar 3 veces al día.
    • Cataplasma. Hacer una infusión de la misma manera y mezclar el líquido resultante con arcilla hasta conseguir una textura cremosa y aplicar localmente de forma externa durante 20 minutos. También podemos utilizar en el emplasto el aceite esencial mezclado con la arcilla como te hemos indicado en el caso de la menta.
    • Precauciones. La valeriana está contraindicada en embarazo, lactancia y menores de 3 años.

Ulmaria

La ulmaria tiene poder antiinflamatorio y está especialmente indicada en inflamaciones articulares. Podemos usarla en:

    • Infusión. Hacer una infusión con una cucharadita pequeña de planta seca por taza de agua y dejar reposar durante 10 minutos. Tomar 3 veces al día.
    • Cataplasma. Hacer una infusión de la misma manera y mezclar el líquido resultante con arcilla hasta conseguir una textura cremosa y aplicar localmente de forma externa durante 20 minutos.
    • Precauciones. La ulmaria está contraindicada en caso de úlceras, hemorragias o tratamientos con fármacos anticoagulantes.

Jengibre

El jengibre tiene poder analgésico y antiinflamatorio y está indicado en inflamaciones articulares, dolor óseo, neuralgias y dolores musculares.

    • Decocción. Trocear 3g de jengibre por taza de agua, hervir durante 5 minutos y dejar reposar otros 5 minutos. Tomar 3 tazas al día.
    • Cataplasma. Hacer una decocción de la misma manera y mezclar el líquido resultante con arcilla hasta conseguir una textura cremosa y aplicar localmente de forma externa durante 20 minutos. También puedes usar el aceite esencial como en el caso de la menta o la valeriana, mezclado con la arcilla.
    • Precauciones. Consulta con especialista en caso de embarazo

Aceite vegetal de árnica

El aceite vegetal de árnica es un buen aliado de las contracturas y los dolores musculares. De hecho, numerosos productos analgésicos de aplicación externa están elaborados a base de árnica, harpagofito y algunos aceites esenciales como la manzanilla (que también es un gran antiinflamatorio).

Consulta las aplicaciones del aceite vegetal de árnica y del aceite esencial de manzanilla.

Aunque siempre resulta mucho más práctico y cómodo tomarse una pastilla para el dolor, abusar de fármacos analgésicos o antiinflamatorios tiene sus consecuencias negativas a largo plazo. Los fármacos pueden ser de gran utilidad en casos específicos pero, por desgracia, nuestra sociedad es “patológicamente amiga” de echar mano de los medicamentos con demasiada frecuencia. Utilizar el sentido común y la prudencia en siempre una buena idea, especialmente cuando se trata de asuntos tan delicados e importantes como la salud.

Puesto que las plantas medicinales contienen principios activos, también deben ser utilizadas con sentido común y precaución. No por ser naturales son inocuas. Es más, si lo fueran significaría que no tienen ningún efecto sobre el organismo. Recuerda que no existen los productos milagro y que no hay mejor forma de asegurarnos salud y bienestar que siguiendo una dieta sana y equilibrada, haciendo ejercicio regular y moderado, durmiendo bien, rodeándonos de amor y controlando las emociones.

Si te gusta utilizar plantas medicinales en tus remedios caseros o en la cocina, quizá te interesen estos reportajes:

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page

Artículos Relacionados