Descubre cuáles son los importantes cambios que ocurren durante en el embarazo en el organismo, en las emociones y en la dieta, para poder actuar de manera activa y responsable.

Los Cambios durante el Embarazo

Como solemos decir, el primer paso para emprender un camino exitoso es hacer buen acopio de información antes de empezar a caminar y, después, poner en práctica lo aprendido a través de la experiencia y el autoconocimiento.

Por eso, consideramos que una buena forma de conseguir un parto fácil y dar a luz a un bebé saludable es disponer de la información necesaria para poder poder ayudar a nuestro cuerpo a seguir su evolución natural de una manera activa y responsable. En este artículo vamos a revisar qué cambios fundamentales ocurren en el organismo durante la gestación, sobre todo para tenerlos en cuenta a la hora de elaborar una dieta y poner en práctica algunos hábitos que nos permitan llegar satisfactoriamente al final de este bello recorrido.

Cambios en el cuerpo durante el embarazo

Los muchos consejos de abuela que recibimos durante el embarazo o incluso los propios antojos, pueden responder a unas necesidades fisiológicas y cambios que ocurren durante la gestación. A nuestro modo de ver, es mucho más interesante comprender el por qué de las nuevas necesidades, que simplemente dejarnos llevar a ciegas por antojos o indicaciones de otros que, en muchos casos, pueden ser incluso contradictorias. De este modo, seremos más capaces de discernir la información relevante, de la que no lo es o determinar si un antojo tiene un fundamento fisiológico o no lo tiene.

Durante la gestación, ocurren transformaciones tan importantes dentro del cuerpo de la mujer que, de hecho, el embarazo y el parto suponen un riesgo importante para su vida… pero no te asustes. El cuerpo y la vida son sabios y tienen sus propios recursos para equilibrar esta balanza de riesgos. Si además ayudamos a nuestro organismo cubriendo sus necesidades elementales, todo el proceso puede convertirse en un camino realmente gratificante.

Durante el embarazo, se observan cambios en diferentes aspectos:

    • Aspecto fisiológico (hormonas, metabolismo, etc)
    • Aspecto emocional
    • Aspecto nutricional

Cambios en el organismo

A nivel fisiológico, ocurren importantes cambios en el organismo de la mujer embarazada que responden a las necesidades del feto y de la propia madre en situación de gestación. Te mostramos algunos de los más relevantes y su por qué, para que los tengas en cuenta a la hora de comprender el proceso y tomar tus propias decisiones:

    • Ralentización del tránsito digestivo. Durante el embarazo disminuye la secreción salivar, se reduce el tono gástrico y como consecuencia, se ralentiza el tránsito intestinal. ¿Por qué? Muy fácil, para permitir una mayor asimilación de nutrientes que serán necesarios durante la gestación.
    • Estreñimiento. En el colon se produce una importante reabsorción de agua, algo que, junto con la ralentización del tránsito, provoca en numerosas ocasiones episodios de estreñimiento.
    • Somnolencia. El aumento de la secreción y contracción vesicular produce un estado de somnolencia que permite el ahorro energético de la madre.
    • Náuseas y vómitos. Durante el embarazo existe una especial sensibilidad a las sustancias tóxicas, de manera que los vómitos permiten la expulsión de estas y las náuseas evitan que la madre se exponga a ciertas sustancias potencialmente peligrosas para el feto.
    • Aumento del volumen plasmático. La cantidad de sangre aumenta en un 50%, lo que hace que los nutrientes y todas las sustancias orgánicas se diluyan fácilmente.
    • Necesidad mayor de hierro. Debido al aumento plasmático y la dilución de sustancias, la hemoglobina se diluye y existe mayor necesidad de hierro que, si no se cubre, puede conducir a la anemia.
    • Necesidad de oxígeno y gasto cardíaco. Durante el embarazo también se requiere una mayor disposición de oxígeno, de manera que se aumenta el volumen respiratorio y el gasto cardíaco.
    • Actividad inmunodepresora. Para permitir que el feto se implante sin rechazo, es necesaria una reducción del sistema defensivo.
    • Aumento de la grasa. En la primera fase del embarazo, cuando el crecimiento fetal es menor, se produce una acumulación de grasa en el cuerpo de la mujer debido a la mayor absorción de nutrientes en el intestino y a una mayor conversión de glúcidos (hidratos de carbono) en grasas.
    • Riesgo de diabetes. En cambio, en la segunda fase del embarazo, se produce un mayor crecimiento del feto que requiere mayores niveles de glucosa en sangre. Para ello, la mujer secreta menos insulina permitiendo mayor circulación de glucosa para el feto, lo que aumenta el riesgo de diabetes.
    • Edema y retención de líquidos. Los riñones reabsorben el sodio, lo que hace que se acumule mayor cantidad de líquido en el cuerpo.
    • Pre-eclampsia. Precisamente la retención de líquidos es uno de los síntomas de la pre-eclampsia, una afección con graves riesgos para la madre y el feto. Los síntomas son edema evidente y generalizado e hipertensión. Si piensas que puedes estar sufriéndola, debes acudir cuanto antes a un centro médico.
    • Acidez. Debido a la compresión del estómago, es bastante frecuente sufrir acidez tras las comidas. Para evitarla, procura comer poco varias veces al día, evitar las grasas saturadas, las especias y las bebidas gaseosas y adopta una postura distendida cuando termines de comer para dejar suficiente espacio en el estómago.
    • Festín de hormonas. Prácticamente todas las glándulas hormonales (sexuales y no sexuales) aumentan su actividad para permitir el crecimiento del feto y preparar a la madre para el parto y la lactancia, lo que hace que dentro del organismo de la mujer se produzca una verdadera revolución de sustancias que afectan a múltiples niveles (también el psicológico).

…  visto lo visto, está claro que ser madre es uno de los gestos más generosos que haremos a lo largo de la vida. Una generosidad que, sin duda, se ve compensada con creces. A título personal diré que ser madre es lo mejor que me ha ocurrido en la vida y que mi hija es, sin duda, la visión más clara del amor y la mejor maestra que he tenido y tendré.

Cambios en las emociones

A nivel emocional… ¿Qué podemos decir? Gracias a los últimos avances en biología clínica, sabemos la estrecha relación que mantienen todos los sistemas en el organismo. Es decir, que el hecho de que en el cuerpo de la mujer se esté produciendo un festín de sustancias de tamaña magnitud, tiene sus repercusiones directas con el estado emocional. Pero no en un sentido figurado, sino en un sentido estrictamente fisiológico.

Hoy quiero esto y mañana lo otro, ahora siento una felicidad plena y dentro de cinco minutos una tristeza infernal, y todo aderezado con ese miedo que nos invade al pensar y desear que todo salga bien. Evidentemente no todas las mujeres viven el embarazo de la misma manera, ya que sus organismos no son iguales, como no lo son sus circunstancias o sus recursos.

En cualquier caso, pensamos que una buena manera de afrontar estos cambios emocionales es siguiendo algunas prácticas que puedes usar si te sirven:

    • No te tomes demasiado en serio. Es decir, procúrate todo el bienestar posible pero ten en cuenta que las valoraciones que se hacen bajo la tiranía hormonal no son demasiado equitativas ni fiables. Seguro que después de la lactancia, ves las cosas de otra forma.
    • Déjate querer. De igual forma, pide a las personas que te rodean que tampoco te tomen demasiado en serio los arrebatos (si es que existen) y que, por el contrario, de la misma forma generosa que tú estás engendrando una vida, te ofrezcan su apoyo sin cortapisas y sin cuestionarte.

Cambios en la dieta

Las necesidades dietéticas durante la gestación cambian considerablemente y este es un factor muy importante a tener en cuenta. Si consigues dar con un buen profesional de la salud que te asesore, déjate guiar por sus indicaciones. Pero si, por el contrario, das con alguien que simplemente sigue las normas de protocolo sin entrar en explicaciones detalladas, nuestro consejo es que investigues por tu cuenta todo lo que puedas, ya que los nutrientes que reciba tu bebé serán determinantes para establecer una buena base de salud en el nacimiento y para el resto de su vida. Por no hablar de tu propia seguridad, claro.

Nuestro consejo es que te pongas en manos de alguien que esté reciclado profesionalmente, es decir, una persona actualizada con las nuevas investigaciones a nivel celular y bioquímico, y no que simplemente repita de memoria algunos clichés tradicionales sin conocimiento de causa. Es muy importante realizar una valoración general del estado de salud (y nutricional) de la madre antes y durante el embarazo, su situación, su estado de toxicidad, sus costumbres y hábitos y sus particularidades. No te conformes con consejos que sirven para todo el mundo.

Si quieres disponer de más información, puedes consultar nuestro reportaje sobre la importancia de la nutrición durante el embarazo y cuáles son las mejores plantas medicinales para el embarazo.

 

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page