El sulforano del brócoli: potente y eficaz anticancerígeno natural en estado puro

El Brócoli y sus Magníficas Propiedades

El brécol o brócoli, junto con otras plantas como las coles de bruselas, el repollo o la coliflor, pertenece a la familia de las crucíferas. Este vegetal posee una extraordinaria riqueza de minerales y vitaminas, pero sobre todo de fitoquímicos, cuyos beneficios en la salud humana han sido ampliamente demostrados por numerosos estudios.

Uno de ellos es el sulforafano, aislado por primera vez por el Doctor Talalay en 1992 en la Universidad Johns Hopkins. Este elemento tan abundante en el brócoli parece ser uno de los principales responsables de que este vegetal ejerza un poder anticancerígeno tan efectivo en los seres humanos.

Propiedades del Brócoli

Gracias a sus múltiples vitaminas, minerales y fitoquímicos, como el sulforafano, el brócoli es, sin duda, un gran aliado de nuestra salud:

    • Es un alimento desintoxicante, laxante y diurético que depura a nivel profundo, incluyendo las sustancias cancerígenas.
    • Es un gran antioxidante que combate la acción de los radicales libres y, por lo tanto, retrasa el envejecimiento.
    • Modula y equilibra a las enzimas responsables de protegernos de sustancias cancerígenas.
    • Previene enfermedades cardiovasculares.
    • Tiene propiedades antiinflamatorias.
    • El brócoli purifica el hígado y esto repercute en una mejora de nuestra salud general.
    • Se trata de un alimento muy rico en vitaminas del grupo B y por lo tanto tiene un efecto muy beneficioso en la salud de la piel, las uñas y el cabello.
    • Potencia el sistema inmunológico y previene enfermedades relacionadas con el aparato digestivo y el respiratorio.
    • Al ser un elemento rico en potasio equilibra los niveles de sodio, aliviando la retención de líquidos en el sistema linfático.

Brócoli contra el cáncer

¿Por qué el brécol es anticancerígeno? Porque el sulforafano, elemento muy abundante en el brécol, es un poderoso potenciador de las enzimas detoxificadoras de Fase II, que son una enzimas que nuestro organismo produce para neutralizar enfermedades y eliminar elementos cancerígenos que se han introducido en el cuerpo a través de sustancias tóxicas en la alimentación, el aire, etc. Este elemento, combinado con los numerosos minerales y vitaminas que contiene el brócoli, hacen de él un vegetal con una magnífica actividad terapéutica.

Los reveladores descubrimientos llevados a cabo en las últimas décadas con respecto a las propiedades del brócoli, han animado a numerosos investigadores a continuar estudiando su beneficioso impacto en la salud. Un estudio publicado en 1994 en la revista Proceedings Of The National Academy Of Sciencies, revelaba que el sulforafano conseguía reducir en un 60% el número de tumores mamarios en ratas. Un estudio de la Universidad de Alabama en Birmingham, publicado en la revista Clinical Epigenetics, asegura que el sulforafano modifica la acción de algunos genes implicados en el desarrollo de tumores. Otro estudio sobre ratones del Instituto Oncológico Roswell Park, confirmó que el cáncer de vejiga disminuía en un 50% de los casos gracias al brócoli.

Estos son sólo algunos de los más de 300 estudios que señalan que consumir cierta cantidad de brócoli todas las semanas nos permite beneficiarnos de las propiedades anticancerígenas de este abundante y milagroso componente llamado sulforafano.

Brócoli y salud cardiovascular

Un estudio publicado en 2008 en la revista The Journal of Agricultural And Food Chemistry señalaba que el brócoli dispara la producción de una proteína llamada tiorrexodina que protege las células del corazón, gracias de nuevo al sulforafano. Además, los muchos y saludables nutrientes que componen este vegetal mejoran la salud en general y, por ello, previenen todo tipo de enfermedades cardiovasculares.

Un grupo de científicos de la Universidad de Warwick, en Inglaterra, publicó en la revista Diabetes que el sulforafano es capaz de revertir los daños cardiovasculares causados por la diabetes, ya que estimula la producción de enzimas antioxidantes que protegen los vasos sanguíneos y reducen el riesgo de sufrir derrames cerebrales.

El brócoli contra las bacterias

Según un estudio publicado en la revista Cancer Prevention Research en 2009, 48 personas infectadas por Helicobacter Pylori redujeron considerablemente los niveles de esta bacteria en el tracto gastrointestinal gracias al consumo de brécol. Aunque otros estudios, como el publicado en la revista Science Translational Medicine, aseguran que también ejerce una función protectora en infecciones del sistema respiratorio, ya que el sulforafano refuerza la limpieza de los pulmones en casos en los que, por consumo de tabaco o por EPOC, está limitada.

Los elementos más saludables del Brócoli

Como ya hemos visto, el sulforafano es uno de los elementos del brócoli más eficaces para protegernos contra todo tipo de afecciones, pero no es el único. En este alimento milagroso encontramos toda clase de nutrientes beneficiosos:

    • Betacarotenos y Vitamina C: Los betacarotenos y la vitamina C  son antioxidantes y anticancerígenos.
    • Potasio: El potasio regula los niveles de sodio y descongestiona la retención de líquidos.
    • Ácido fólico y otras vitaminas del grupo B: El ácido fólico las vitaminas B mejoran los tejidos, ayudan en la asimilación de hierro, previenen la depresión, la ansiedad, el estrés, etc.
    • Calcio y Magnesio: El calcio y el magnesio son fundamentales para mantener la salud de los huesos y del sistema nervioso.
    • Hierro: El hierro de los vegetales no se asimila con tanta eficacia como el procedente de los animales, pero cualquier aporte de hierro siempre es beneficioso.

Otros elementos que contiene el brócoli son:

Cómo consumir el brócoli

Los expertos recomiendan consumir al menos 300 gr. diarios de brécol para disponer de suficiente sulforafano que combata las sustancias cancerígenas, sin embargo, el tipo de brécol, el tiempo que haya pasado de maduración y la forma de cocinarlo influyen mucho en los nutrientes y su asimilación en el organismo. Recuerda que la mejor forma de obtener la mayor riqueza nutricional de los vegetales es consumiéndolos crudos (está riquísimo en la ensalada… ¡Pruébalo!). También puedes echar un vistazo a cómo cocinar las verduras para mantener los nutrientes.

Lo mejor es consumirlo en época de invierno y a ser posible ecológico, es decir, que no haya sido tratado con fertilizantes ni pesticidas químicos. Ten cuidado al seleccionarlo, ya que si empieza a amarillear o está fláccido quiere decir que ya ha perdido muchas de sus propiedades.

Otra opción es consumir suplementos de sulforafano. La universidad que lo aisló por primera vez lo comercializa en España con el nombre NutriSGS, como 100% natural, y asegura que contiene una concentración mucho más elevada que la verdura fresca.

Sea como sea, existen muchas maneras de beneficiarnos de este excelente y milagroso alimento que nos previene de numerosas enfermedades y nos ayuda a mantener el organismo depurado y a pleno rendimiento. Inclúyelo en una dieta equilibrada junto con otros superalimentos antioxidantes como el ajo, la granada o la cúrcuma.  Incluir una gran variedad de alimentos de calidad es una buena forma de mantener una correcta higiene alimenticia

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page