Tratamiento natural del insomnio: tipos de insomnio, hábitos imprescindibles y remedios naturales

Insomnio: Tratamiento Natural

Al margen de ser algo incómodo e irritante, el insomnio tiene consecuencias nefastas en la salud, sobre todo cuando se prolonga en el tiempo y se acaba convirtiendo es un problema crónico.

En este reportaje te hablamos de las herramientas naturales que nos pueden ayudar a corregir esta afección tan frecuente y tan perjudicial que es el insomnio.

El primer paso: conocer el problema

No todos los tipos de insomnio son iguales y antes de tomar medidas, es importante saber a qué nos estamos enfrentando. Existen distintos tipos de insomnio que conviene abordar desde distintas perspectivas para tomar luego las soluciones apropiadas:

    • Insomnio pasajero. A veces el insomnio se presenta de forma pasajera cuando estamos alterados por algún acontecimiento o situación determinada. En estos casos no suele acarrear ningún problema, pues las personas que sufren insomnio pasajero suelen volver a dormir bien cuando se normaliza la situación y desparece el estrés.
    • Insomnio juvenil. Este tipo de insomnio suele caracterizarse por el hecho de que se tarda cierto tiempo en conseguir dormir. Es decir, no tiene que ver con la calidad del sueño, sino con el tiempo que se tarda en conseguirlo.
    • Insomnio de la madurez. Este es el más habitual en personas a partir de los 40 años (especialmente en la vejez) y el que más problemas puede acarrearnos. Se trata de un tipo de insomnio en el que, aún durmiendo rápidamente, no se consigue un sueño reparador durante muchas horas seguidas.

Dependiendo de los factores que lo estén provocando, las soluciones pueden variar desde una tisana tranquilizante al uso de aceites esenciales relajantes, cambio en la dieta o un cambio radical en todos los ámbitos de la vida (dependiendo de la gravedad y cronicidad, el problema requerirá más o menos compromiso)

Tratamiento natural del insomnio

La medicina convencional suele recurrir a los somníferos (benzodiacepinas, barbitúricos, etc). Sin embargo, tal y como señala el Dr. José Luis Berdonces (y otros muchos), estos fármacos alteran el funcionamiento del cerebro y pueden acabar generando una gran dependencia. Cuando se toman durante largos períodos de tiempo, resulta muy difícil conciliar el sueño sin la pastilla y por lo general cada vez se requieren dosis mayores. Además, si se dejan de tomar de la noche a la mañana,  pueden generar un efecto rebote provocando irritabilidad, temblores y una mayor gravedad del problema. Por lo tanto, deben dejarse siempre gradualmente.

En este reportaje te hablamos de remedios naturales para el insomnio que, lejos de provocar efectos rebote, te ayudarán a potenciar la salud de forma general:

CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA

    • Practicar ejercicio

      Practicar ejercicio estimula la producción de serotonina (uno de los neurotransmisores de la felicidad) que, a su vez, estimula la producción de melatonina por la noche (la hormona del sueño y otras muchas cosas). Por lo tanto, una vida activa y alegre por el día que incluya la práctica regular de ejercicio moderado nos ayuda a dormir profundamente por la noche. Consulta cuál es la mejor forma de hacer ejercicio.

    • Rutina de horarios

      Respetar una rutina de horarios (levantarse a la misma hora, hacer ejercicio a la misma hora, comer, cenar, dormir, etc) favorece la regularidad funcional de nuestro organismo (incluyendo el hecho de dormir). ¡La rutina nos ayuda enormemente a dormir mejor!

    • Favorecer la producción de melatonina

      Como hemos visto, la melatonina es la hormona del sueño. Para poder producir mayores cantidades de melatonina es importante tener en cuenta algunas cuestiones importantes: cenar pronto para poder hacer la digestión antes de dormir (entre 7 y 8 de la tarde), dormir pronto (entre 9 y 10), no tomar líquido antes de dormir (para evitar ir al baño), dormir sin luz, sin TV, sin radio, sin ruido, sin calor, sin frío, etc… También es importante que las actividades que hagamos antes de dormir sean relajantes y amorosas (mejor una ducha caliente o un masaje que ver el telediario o leer una novela de asesinos en serie).

    • Dieta

      Nuestro organismo está absolutamente interrelacionado, por lo tanto, lo que comemos también afecta a cómo dormimos. Seguir una dieta rica en aditivos alimentarios, alimentos acidificantes y excitantes (café, té, chocolate, etc) no hace sino agravar el problema. En cambio, seguir una dieta sana y equilibrada no solo nos ayudará a dormir mejor sino que favorecerá nuestra salud en general. Por la noche, conviene cenar poco, ligero y caliente (a ser posible un poco de hidrato de carbono, como arroz, y algo de verdura cocida).

REMEDIOS NATURALES

    • Meditación o Yoga

      Practicar yoga o meditación ayuda a dormir mejor. Estas disciplinas están orientadas al control de la mente y practicarlas con regularidad nos proporcionará beneficio físico y emocional. Echa un vistazo a los mejores ejercicio de respiración para meditar (cualquiera de ellos te ayudará a relajarte).

    • Baños

      La hidroterapia en casa puede ser muy efectiva. Tanto un baño completo con agua caliente como un baño de pies (caliente) puede resultar una terapia muy efectiva para llamar al sueño. Al agua del baño podemos añadir una infusión de plantas medicinales o unas gotas de aceites esenciales  (más abajo te hablamos de todo ello)

    • Melatonina

      A partir de los 40 la producción de melatonina va decreciendo hasta que, a los 70 se produce la mitad de lo que producíamos a los 20. Por eso, el Prof. Felipe Hernández recomienda tomar suplementos de melatonina (nunca antes de los 40). La melatonina es un poderoso antioxidante, retrasa el envejecimiento, favorece el sueño, estimula el sistema inmunológico y previene del cáncer.

    • Plantas Medicinales

      Tomar una infusión relajante como postre en la cena es una buena idea para dormir mejor. Algunas de las plantas recomendadas son: tila, lúpulo, pasionaria, kava, melisa, valeriana, y manzanilla. Consulta sus propiedades en nuestro reportaje las mejores infusiones tranquilizantes.

    • Aceites Esenciales

      Dentro del fascinante mundo de la aromaterapia, existen algunos aceites esenciales especialmente indicados para dormir bien o relajarse en cualquier momento del día. Los más indicados son: lavanda, manzanilla, jazmín, neroli, ciprés o incienso. Nuestro consejo es que, si te estás iniciando, empieces por el aceite esencial de lavanda, uno de los más polivalentes. ¿Cómo se usan los aceites para dormir mejor? Muy fácil. Simplemente añade un par de gotas a la almohada o inhala profundamente del recipiente un par de inspiraciones profundas para que sus principios medicinales pasen al torrente sanguíneo. Es importante, eso sí, que sean de procedencia ecológica sin pesticidas para que funcionen como deben. Si no sabes dónde conseguirlos, puedes adquirirlos en nuestra tienda online. Consulta este remedio casero tranquilizante con aceites esenciales.

    • Suplementos

      Además de la melatonina, hay otras sustancias naturalmente presentes en nuestro organismo que favorecen el sueño y que podemos tomar en forma de suplementos. Algunos de ellos son el magnesio, la vitamina B6 y el triptófano.

Si quieres más información sobre la regulación del sueño, consulta nuestro reportaje por qué es tan importante dormir bien y cómo dormir bien.

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page