Poner un pequeño huerto en el balcón de casa es una aventura que reporta grandes satisfacciones y podrás disponer de un pequeño botiquín natural y despensa culinaria. Pero si nunca te has dedicado a las labores de jardinería,en este artículo te contamos todas las claves para dar tus primeros pasos al cultivar tus propios remedios naturales.

Huerto Urbano: ¿Por Dónde Empiezo?

Existen muchos motivos por lo que queramos implantar un huerto urbano, pero uno de los más importantes es la simple satisfacción de ver crecer plantas que hemos cultivado con nuestras propias manos y cuidados y poner sobre la mesa o el botiquín casero principios activos y aromáticos que hemos mimado con gran esmero.

Disponer de un huerto urbano es tan sencillo como tomar la decisión, hacer acopio de algunos conocimientos y herramientas básicas y ponerse manos a la obra. Te animamos encarecidamente a que lo intentes, y te aseguramos que es bastante probable que te reporte grandes satisfacciones personales. De momento, te contamos algunos de los pasos imprescindibles y condiciones necesarias para que la decisión te resulte menos difícil.

Diario de a bordo

Puesto que cada planta y especie requiere ciertos cuidados específicos (aunque esto no debe preocuparte de momento, pues lo más importante es empezar y descubrir tus propios trucos con el paso del tiempo), es muy difícil recordar muchos datos que a veces, resultan imprescindibles. Una buena manera de recordarlos todos y no descuidar ninguna necesidad específica de la planta es comprar un cuaderno a modo de diario de abordo donde anotes:

¿Con qué plantas empiezo?

Una de las decisiones que hemos de tomar de momento es qué plantas son las más sencillas y útiles con las que puedo empezar a poblar mi huerto urbano. A continuación te recomendamos unas cuantas plantas cuyo desarrollo no conlleva grandes cuidados y cuyos beneficios son numerosos, tanto en el ámbito culinario como en el medicinal:

  • Perejil
  • Romero
  • Stevia
  • Lavanda

 

Sustrato para el huerto urbano

El sustrato es la base sobre la que van a crecer las plantas. Esta base debe reunir una serie de requisitos que permitan el correcto desarrollo de las plantas. ¿Qué características debe reunir el sustrato?

    • Que retenga la humedad en un nivel óptimo
    • Que permita una correcta ventilación de las raíces
    • Que proporcione una textura esponjosa a la planta
    • Que contenga cierta proporción de nutrientes imprescindibles
    • Que proporcione una buena sujeción a la planta

Puedes visitar nuestro artículo sobre los mejores sustratos para el huerto urbano, pero como esto es simplemente un pequeño resumen para que tengas claras algunas pautas básicas, te sugerimos que como sustrato, elijas la siguiente mezcla:

    • 40% fibra de coco
    • 20% sustrato universal
    • 15% estiércol
    • 15% humus de lombriz
    • 10% vermiculita

Abonos para el huerto urbano

Puesto que nuestro huerto urbano se va a sustentar sobre macetas o pequeños contenedores, al margen del porcentaje de abono que utilicemos en la mezcla del sustrato, es necesario enriquecer cada cierto tiempo la tierra con el fin de que las plantas se mantengan nutridas y provistas de elementos indispensables para su desarrollo. Para ello, debemos añadir a la tierra algún abono, como el humus de lombriz, extendiéndolo bajo los tallos y dejando que los nutrientes vayan introduciéndose hasta las raíces a través de los riegos. Consulta el reportaje los mejores abonos para el huerto urbano.

Plagas

Aunque muchas de las plantas que te hemos sugerido no son demasiado proclives a sufrir plagas, pues su aroma ahuyenta a los insectos, sí puede ocurrir que por determinadas circunstancias, esas plantas que cuidas con tanto esmero sufran algún ataque repentino. Nuestro consejo es que no utilices, bajo ningún concepto, pesticidas ni insecticidas de origen químico industrial, ya que no solo debilitan a la planta sino que esas sustancias químicas terminarán depositándose también en tu organismo cuando te las comas. Si te interesa saber más acerca de los productos naturales antiplagas visita nuestra sección plagas, pero a modo de orientación, los mejores son:

    • Agua jabonosa o jabón de nueces de lavado
    • Bacillus Thuringiensis
    • Aceite de Neem
    • Los propios ajos y cebollas son muy eficaces contra las plagas

La siembra

En primer lugar procura comprar siempre las semillas con certificado ecológico, ya que la mayor parte de las que encontramos en los establecimientos industriales han sido tratadas y “enriquecidas” con elementos químicos.

Debido a la fragilidad de los primeros días de vida de las plantas y para favorecer su desarrollo, nuestro consejo es que utilices semilleros hasta que germinen y luego las trasplantes a macetas o contenedores mayores. Los semilleros te permitirán proporcionar a las semillas:

    • Niveles óptimos de humedad (tierra húmeda pero no encharcada).
    • Temperatura adecuada (entre 18-25º). Para ello puedes cubrir los semilleros con un plástico cuando haga frío o durante las noches.
    • Sustrato adecuado. Procura incluir en los semilleros un sustrato de calidad rico en abono y nutrientes.
    • Condiciones de luz óptimas. Procura colocar los semilleros en lugares donde de la luz.

Los cuidados

Estos son algunos consejos generales a la hora de proporcionar unos cuidados indispensables para tus plantas:

    • Estudia las características particulares de cada planta con respecto al riego, poda, siembra, recolección, etc.
    • El riego es una de las técnicas imprescindibles para mantener la salud de las plantas. Visita nuestro artículo guía de riego.
    • La calidad del suelo así como las condiciones medioambientales también afectan a su desarrollo: procura mantenerlas nutridas y protegidas.
    • El acolchado o mulching es una técnica que permite mantener mejor los niveles de humedad en el suelo y que proporciona cierta protección a las plantas. Consiste en extender, una vez plantado el vegetal, una capa de algún material orgánico como cortezas o paja sobre la base de la tierra.
    • La vigilancia es otra de las actitudes que no debes descuidar, pues el estado general de las plantas así como las plagas pueden deteriorar rápidamente la salud de los vegetales y conducir a un estado de difícil solución que, detectado a tiempo, podría haberse evitado.
    • Recuerda abonar cada cierto tiempo para que a tus plantas no les falte alimento.
    • Utiliza siempre sustancias y productos naturales con certificado ecológico para no envenenar la tierra ni tus platos.
    • Algunas plantas requieren la poda en determinados momentos de su desarrollo para permanecer fuertes y resistentes.
    • Quitar las malas hierbas también es esencial para evitar que las plantas que te interesan pierdan fuerza y salud.
    • Comprueba las fases lunares y aplica las técnicas apropiadas en cada momento. Visita nuestro artículo Influencia lunar en el huerto.

Herramientas básicas para el huerto urbano

  • Guantes de jardinero
  • Pulverizador
  • Semilleros
  • Macetas

Recolectar y conservar

Cada planta tiene un momento idóneo de siembra y recolección que requiere cuidados específicos que es mejor conocer y aplicar. A la hora de recolectar recuerda que:

    • Como más efecto tienen las plantas medicinales y aromáticas es recién cortadas.
    • Una manera de conservarlas para usarlas frescas es congelándolas en pequeños montoncitos prensados.
    • Otra forma es dejar secar la planta boca abajo en un lugar aireado y seco y luego pasarla por el molinillo y envasarla para utilizarla como especia. Eso sí, recuerda que al cabo de un año más o menos la planta habrá perdido prácticamente todas sus propiedades.
    • Hacer una maceración en un aceite vegetal (como el aceite de oliva virgen extra) es una buena manera de conservar sus propiedades.

Esperamos haberte ayudado en este artículo, al menos a tener una idea general de los conocimientos y técnicas imprescindibles para dar tus primeros pasos a la hora de disponer de un huerto urbano en el que puedas cultivar tus propias plantas medicinales y otros alimentos. Nuestro consejo es comiences por plantas aromáticas sencillas de cultivar y vayas aplicando poco a poco mayores conocimientos y ampliando tus experiencias. Por supuesto nos encantará saber cómo te ha ido, si te ha resultado fácil y gratificante o con qué dificultades te has encontrado compartiendo tus experiencias. ¡Ánimo!

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page

Artículos Relacionados