Margueritte Maury, nacida en 1895, fue una eminente bioquímica pionera en el ámbito de la aromaterapia terapéutica que tuvo que luchar contra viento y marea para que sus excelentes ensayos clínicos fueran reconocidos como merecían. Margueritte Gaury, junto con su coetáneo René Maurice Gattefosé, establecieron las bases de la aromaterapia moderna.

Historias de mujeres: Margueritte Maury

Cualquier libro, artículo o reportaje que aluda a la historia de la aromaterapia, incluye un amplio apartado sobre Gattefosé, siendo considerado como “padre” de la aromaterapia. Sin embargo, encontrar información extensa sobre Margueritte Maury resulta tarea más ardua. Wikipedia dedica un interesante reportaje al bioquímico francés. También a otro de los grandes protagonistas de la aromaterapia moderna, Jean Valnet. Curiosamente, en wikipedia no existe artículo alguno titulado Margueritte Gaury. Parece que la aromaterapia quedó huérfana de “madre”.

Una vez más, la historia deja relegada, en un segundo plano, a una mujer que contribuyó, de manera relevante, a demostrar el poderoso efecto que los aceites esenciales ejercen sobre el sistema nervioso y sobre la salud general del organismo, a través de numerosas investigaciones clínicas. Tal y como destacaba su marido, el Dr. Maury, se sentía atraída por la investigación de asuntos considerados ridículos por las “mentes brillantes” del momento, que orgulloso resaltaba su genialidad, su curiosidad científica y su incansable tesón por demostrar y difundir sus descubrimientos en beneficio de la humanidad.

La historia de Margueritte Maury

Margueritte Maury nació en Austria en 1895. Siendo muy joven perdió a su marido, a su padre y a su hijo en la Primera Guerra Mundial. Estudió Física en Viena y más tarde se trasladó a Francia donde se licenció en Enfermería y Asistencia Quirúrgica, que era el grado más alto al que podía acceder una mujer en aquel momento. Fue durante una época en la que colaboraba con un cirujano en Alsacia, que cayó en sus manos un libro que más tarde se convertiría en su “Biblia” particular y que cambiaría su vida para siempre: “Les grandes possibilités par les matieres odoriferantes” publicado en 1835 y escrito por el Dr. Chabenes, quien más tarde se convertiría en tutor del célebre bioquímico francés René Murice Gattefosé. Este libro despertó en ella un apasionado interés por el efecto de los aceites esenciales en la salud humana y por las terapias alternativas como método de sanación. Estudió Naturopatía, Osteopatía y Radiestesia, aunque su inquieto espíritu también la llevó a interesarse por la música, el arte y la literatura, pasiones que compartió con su segundo marido, el Dr. Maury.  Juntos formaron un extraordinario equipo de trabajo e investigación que les condujo a la publicación de varios libros sobre sus estudios clínicos en la aplicación de la aromaterapia como método para restaurar la salud.

En 1961 publicó en Francia su libro más influyente: “Le capital de Jeunesse”, que reunía todo el conocimiento adquirido a lo largo de sus años de investigación. Sin embargo, no recibió el reconocimiento que esperaba. Más tarde, en 1964 este libro se relanzó en el Reino Unido con otro título: “The secret of youth and live”, recogiendo esta vez el éxito y el reconocimiento que su trabajo merecía.

El método de Margueritte Maury

Los muchos años que Margueritte Maury dedicó a la investigación y aplicación práctica de la aromaterapia, la llevaron a concluir que las partículas volátiles de los aceites esenciales resultaban mucho más eficaces y seguras aplicadas en la piel que ingeridas. Es decir, mientras que otros pioneros en la aromaterapia utilizaban los aceites esenciales de forma interna (ingeridos), Marguerrite Maury observó que su aplicación externa, combinada con técnicas específicas de masaje, permitía una distribución de los principios activos más efectiva y duradera en el organismo, llegando al espacio intersticial de las células a través de los poros de la piel, e influyendo beneficiosamente en el sistema nervioso.

Margueritte Maury ofreció conferencias y seminarios por toda Europa y abrió clínicas de aromaterapia en Francia, Suiza e Inglaterra. Su apasionado y carismático carácter la impulsó a dedicar su vida a la aplicación terapéutica de las terapias naturistas y su fabuloso trabajo de investigación fue premiado internacionalmente en varias ocasiones.

Margueritte Maury, René maurice Gattefosé y otros…

Margueritte Maury, René Maurice Gattefosé y Jean Valnet, entre otros, fueron algunos de los pioneros en el campo de la aromaterapia moderna aplicada a la salud. Todos ellos fueron coetáneos y cada uno de ellos aportó su visión en la aplicación, ensayos y estudios sobre el impacto de los aceites esenciales en la salud y el bienestar. Sin embargo, aunque existen numerosas referencias sobre Gattefosé o Valnet en distintos idiomas, investigar sobre la vida y obra de Margueritte Maury no resulta tan sencillo. Es más, tanto es así, que nosotras mismas, cuando redactamos nuestro reportaje sobre la historia de la aromaterapia, dimos por hecho que efectivamente Gattefosé fue el verdadero padre de la aromaterapia y así lo reflejamos. Sin embargo, gracias a la sugerencia de nuestra experta en eco-feminismo, decidimos investigar algo más en la vida de esta célebre bioquímica sin título oficial, viéndonos obligadas entonces a cambiar la versión oficial de la historia de la aromaterapia y a incluir también la inestimable aportación de esta mujer de carismático carácter.

Todos ellos aportaron conocimiento, todos ellos sirvieron a la humanidad, pero una vez más, la historia no prioriza el reconocimiento de una mujer que, pese a las dificultades y trabas de la sociedad,  pese a no poder formarse académicamente como hubiera querido, y pese a enfrentarse a un paradigma científico y médico dirigido por hombres, no cesó en su empeño y pasión por el conocimiento científico y la divulgación de sus ensayos.

El legado de Margueritte Maury

Margueritte Maury murió el 25 de Septiembre de 1968, y junto a su cama se encontró el último manuscrito en el que estaba trabajando, que comenzaba así: “La aplicación de la aromaterapia en cosmetología puede conducir al más extraordinario de los resultados…”.

Margueritte Maury estaba convencida de que los pensamientos, convicciones y actitudes afectan de manera definitiva en la salud, y que solamente cuando nos tomamos la molestia de conocernos profundamente, somos capaces de sanar. Gracias a ella, hoy tenemos conocimiento del impacto que los aceites esenciales ejercen sobre nuestros órganos, nuestra salud, y nuestras emociones.

Daniele Ryman, pupila y discípula de Margueritte Maury, que continuó con su obra y trabajo científico, la definía como una mujer excéntrica, genial, generosa, adorable y magnética; un torbellino de energía y entusiasmo que trabajo sin cesar de manera apasionada hasta el último de sus días.

¡Gracias Margueritte!

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page