Qué es la hidroterapia, para qué sirve, cómo hacer hidroterapia en casa y tipos de aplicaciones

Hidroterapia en Casa para la Salud

La hidroterapia es el uso del agua con fines terapéuticos y es una de las prácticas más utilizadas en el ámbito de la medicina natural. Desde los espartanos, pasando por Pitágoras o el famoso Hipócrates (padre de la medicina actual), numerosas poblaciones alrededor de todo el mundo han utilizado el poder curativo del agua.

Dependiendo de la temperatura y el modo de aplicarla en el cuerpo, el agua puede ser utilizada con finalidad terapéutica para mejorar distintos tipos de afecciones. En este reportaje te contamos algunos conceptos básicos de hidroterapia para que puedas aplicarlo en casa. Todos estos consejos están basados en la filosofía de Sebastian Kneipp (1821), gran estudioso de la hidroterapia cuyas doctrinas son aplicadas en el mundo entero.

Para qué sirve la hidroterapia

La mejor forma de obtener beneficios con la hidroterapia es cuando el tratamiento específico es recomendado por un profesional experimentado. No obstante, gracias a su facilidad de aplicación, algunos principios se pueden aplicar de forma casera para obtener beneficios aunque sean más moderados. La hidroterapia está indicada:

Recuerda, eso sí, que la hidroterapia es una práctica complementaria (no alternativa), y que no puede dejarse en manos de ella sola la solución de problemas graves que requieren otro tipo de tratamientos.

Cómo hacer hidroterapia en casa

Para hacer hidroterapia en casa es necesario tener en cuenta algunos conceptos básicos:

    • La intensidad. Cuando hablamos de intensidad nos referimos a la temperatura extrema del agua, tanto fría como caliente. En este sentido, es necesario comprender que una estimulación suave o moderada tiende a fortalecer el organismo y a estimular las funciones vitales, mientras que una estimulación demasiado fuerte puede ser perjudicial, sobre todo en el caso de personas mayores o niños y niñas.
    • Frío o calor. De manera general, hemos de tener en cuenta que el agua fría está indicada en procesos agudos y el agua caliente den procesos crónicos (al igual que ocurre con aplicaciones de hielo o mantas de calor, etc).
    • Escuchar al cuerpo. Una buena forma de saber que hemos hecho una aplicación correcta es la sensación de bienestar. Si nos encontramos mal al terminar, si sentimos demasiado frío o demasiado calor, o demasiado cansancio o demasiada sobreexcitación, es que el tratamiento y la aplicación no son los correctos.
    • Recuperar temperatura. Después de cualquier tratamiento con agua, es importante recuperar la temperatura normal. Para ello, si hemos aplicado frío, nos protegeremos con ropa o nos taparemos en la cama. Si hemos aplicado calor, liberaremos la piel y dejaremos que la temperatura corporal se normalice.
    • Antes o después de comer. Los tratamientos de hidroterapia no deben aplicarse justo antes o después de las comidas. Es mejor dejar al menos un margen de media hora.
    • Superficie corporal. Cuanto más se aleje la temperatura del agua de la temperatura corporal (hacia el frío o hacia el calor), mayor debe ser la zona a tratar y mayor el tiempo. Es decir, no conviene aplicar agua muy fría ni muy caliente en zonas específicas del cuerpo durante poco rato. El organismo necesita habituarse de forma global, por lo tanto, recuerda: agua muy fría o muy caliente, mejor por todo el cuerpo y durante cierto tiempo.
    • Constitución personal. De manera general, las personas delgadas aceptan mejor los tratamientos con agua caliente, las personas obesas o regordetas soportan mejor las temperaturas frías y las personas atléticas soportan mejor las temperaturas moderadas que extremas.

Tipos de aplicación de hidroterapia

La hidroterapia se puede aplicar a través de distintos procedimientos. Algunos de los más utilizados son:

    • Chorros de agua

      Los chorros de agua son fáciles de aplicar, ya que todo el mundo cuenta con una ducha en casa. Para realizar chorros en todo el cuerpo nos meteremos directamente en la ducha. Pero para aplicar por partes, no es necesario introducirse en la bañera. Es suficiente con introducir solo la parte que vayamos a tratar. Para conocer aplicaciones concretas, consulta cómo usar la ducha para mejorar la salud.

    • Baños

      Al igual que ocurre con los chorros, los baños se pueden realizar dentro de la bañera en un tratamiento de todo el cuerpo, o podemos utilizar cuencos, el vidé, etc, para realizar baños por secciones.

    • Lavados

      Para realizar lavados necesitaremos un paño de lino de unos 30x60cm. Los lavados se realizan mojando el paño y pasándolo por el cuerpo en frotaciones que deben seguir un orden concreto para que el tratamiento tenga su efecto.

    • Envolturas

      Las envolturas también requieren el uso de un paño de lino con una extensión apropiada para la zona que queremos tratar. La diferencia entre los lavados y las envolturas es que, mientras los lavados son friegas por el cuerpo, la envoltura consiste en envolver la zona del cuerpo que queramos tratar (con agua fría o caliente) y dejar el cuerpo en reposo entre 10 y 30 minutos, dependiendo del tratamiento.

    • Otros

      Además de estas aplicaciones, existen otras como los sacos de heno, los baños de vapor, la sauna, compresas de vapor, etc.

Spa en casa

Si nos leéis con frecuencia, sabréis que somos bastante amigas de realizar “spas caseros”. Hacer un tratamiento de spa en la bañera utilizando ingredientes naturales es una de las experiencias más gratificantes que puedes incorporar a tu vida.

Hacer este tipo de tratamiento implica enviarte un mensaje a tí mism@ y al mundo de: me quiero, me respeto, me cuido. De esta forma, lo importante no son solo los resultados en la piel, sino en el espíritu, en la mente y las emociones… lo más importante es la profunda sensación de bienestar.

Utilizando estas premisas de hidroterapia que hemos revisado, puedes elaborar tus propios tratamientos de belleza (interior y exterior) caseros utilizando algunos complementos útiles. Para empezar a practicar, te recomendamos que leas algunos de estos artículos:

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page