Descubre cuáles son las muchas funciones de la Vitamina A en nuestro organismo y por qué es tan importante mantener una dieta equilibrada con alimentos ricos en vitamina A

Funciones de la Vitamina A

La vitamina A es famosa, sobre todo, por sus beneficios en la salud ocular y la correcta visión nocturna, sin embargo, sus funciones dentro del organismo (al igual que casi todas las vitaminas) son múltiples y esenciales para la vida, el metabolismo bioquímico del organismo y, sobre todo, para mantener fuerte nuestro sistema inmunológico.

La Vitamina A es una de las vitaminas liposolubles, es decir, el cuerpo tiende a acumularla, al contrario de lo que ocurre con las vitaminas hidrosolubles como la Vitamina C o el Complejo B, cuyos excedentes se eliminan fácilmente por la orina. Por lo tanto, debemos tener mayor cuidado con las dosis que ingerimos, especialmente cuando estamos en estado de carencia y necesitamos tomar suplementos alimenticios.  En este caso, mejor consumir betacarotenos (y no retinol), ya que el organismo solo sintetiza la Vitamina A a partir del betacaroteno en las cantidades que precisa.

Funciones de la Vitamina A

    • La vista

      La Vitamina A se llama retinol por sus importantes funciones en la retina del ojo. El retinol es esencial para que podamos regular la cantidad de luz recibida y amoldar nuestra visión según las circunstancias. Una carencia de vitamina A puede producir ceguera nocturna, es decir, impide al ojo ajustar la visión con una cantidad de luz reducida. Por otra parte, también es responsable en gran medida de que podamos distinguir los colores (longitudes de onda). Además, previene la sequedad del ojo y las infecciones. En definitiva, la Vitamina A es esencial para el correcto funcionamiento de la visión y una aliada imprescindible para la salud de nuestros ojos.

    • Sistema inmunológico

      La Vitamina A desempeña un papel fundamental en el sistema inmunológico por diferentes razones. Favorece la producción de anticuerpos y refuerza el sistema inmunológico, de manera que una deficiencia en Vitamina A (sobre todo en niños y niñas) favorece la aparición de enfermedades. Bajos niveles de esta vitamina también puede provocar reacciones inflamatorias exageradas (alergias). Por el contrario, cuando nuestros niveles se encuentran adecuados, nos hace más fuertes en las recuperaciones post-quirúrgicas, nos protege de las radiaciones peligrosas y fortalece la salud del timo (productor de linfocitos y anticuerpos).

    • Gran antioxidante

      La Vitamina A es una de las más antioxidantes y juega un papel crucial a la hora de hacer nuestra vida más longeva y de mejorar calidad, ya que, según diversos estudios, las personas que consumen más alimentos ricos en vitamina A tienden a vivir más y mejor (con menos enfermedades). Además, su característica antioxidante también sirve para proteger de la oxidación a otros elementos y nutrientes, como por ejemplo, la Vitamina C (muy susceptible a la oxidación). Los betacarotenos (provitamina A) son grandes neutralizadores de los radicales libres y nos protegen frente a agentes contaminantes como los aditivos alimentarios, la contaminación ambiental, el tabaco, los fármacos, etc.

    • La piel y las mucosas del organismo

      La Vitamina A es es esencial para la buena salud de las mucosas de todo el organismo, especialmente para las mucosas del sistema respiratorio, digestivo y genitourinario. Estimula la síntesis de mucoproteínas (que son las que producen moco) y tiene un efecto antisequedad. También es esencial para mantener una piel saludable, sobre todo porque favorece la síntesis de colágeno (esencial para una piel flexible y tersa) y la cicatrización de heridas. La vitamina A es una aliada si no queremos tener las manchas en la cara, ya que evita su formación y ayuda a igualar el tono.

    • Fertilidad

      La Vitamina A favorece la fertilidad. Por una parte, aumenta la producción y calidad de espermatozoides e influye en el buen desarrollo del embarazo y el parto además de ayudar en patologías relacionadas con la excesiva producción de estrógenos (trastornos menstruales, etc). De hecho, cuando se tiene deficiencia de Vitamina A, las mujeres pueden presentar menorragia (exceso de menstruación), especialmente cuando se deja de tomar la píldora anticonceptiva (que aumenta la disponibilidad de vitamina A en sangre). Se recomienda tomar suplementos de Vitamina A en caso de infertilidad (para ambos sexos).

    • Factor de crecimiento

      La Vitamina A es imprescindible para que nuestro cuerpo pueda descomponer las proteínas que ingerimos con la comida en aminoácidos y, después, producir nuestras propias proteínas (hormonas, etc). Por esta razón, la Vitamina A es esencial en el crecimiento y desarrollo de niños y niñas. Esta Vitamina está relacionada, en menores y adultos, con un correcto desarrollo y mantenimiento de tejidos, huesos y cartílagos. Niveles óptimos de Vitamina A también están recomendados en caso de seguir una dieta hiperprotéica (algo nada recomendado a no ser que se de el caso de desnutrición, que no suele ser lo más habitual en nuestra civilización). Te sugerimos que eches un vistazo a nuestro reportaje proteínas para adelgazar, un riesgo para la salud.

    • Colesterol

      La Vitamina A disminuye los niveles de colesterol LDL y, por lo tanto, evita la aparición de arteriosclerosis (para esta finalidad, mucho mejor en sinergia con la Vitamina E).

    • Cáncer

      Los estudios realizados sobre el impacto de la Vitamina A (especialmente cuando se toma en forma de betacaroteno) en la prevención y tratamiento del cáncer son muy numerosos y todos ellos con similares resultados: Adecuados niveles de Vitamina A en el organismo protegen de agentes carcinógenos, estimulan las defensas, frenan el desarrollo del cáncer, inhiben los tumores malignos de forma que, en general, las personas con niveles más altos de Vitamina A tienen menos riesgo de desarrollar tumores y de que estos evolucionen.

Como ves, la Vitamina A es uno de esos micronutrientes esenciales para mantener una salud de hierro, ya que participa en numerosos procesos fisiológicos del organismo. Para obtener niveles adecuados de Vitamina A es importante seguir una dieta variada y equilibrada con alimentos ricos en Vitamina A. Si por algún motivo piensas que puedes tener deficiencias de esta vitamina es importante conocer los síntomas de carencia y cómo tomar suplementos de Vitamina A en las dosis adecuadas.

 

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page