Descubre qué es exactamente el PH sanguíneo, cómo afecta al organismo el equilibrio ácido-alcalino y que causas y síntomas presentan la acidosis y la alcalosis

Equilibrio Ácido-Alcalino ¿Qué es el PH sanguíneo?

El equilibrio ácido-alcalino es un factor delicado y clave a la hora de mantener la salud. Como siempre, pensamos que para poder disfrutar de una buena salud y vitalidad, uno de los primeros pasos y más importantes es conocer nuestro cuerpo.  Por eso, en esta ocasión, revisamos algunos aspectos esenciales del equilibrio ácido-base (alcalino) y la manera en que nuestro organismo lo regula.

¿Qué es el PH ?

PH significa literalmente Potencial Hidrogenado y es una unidad que se utiliza para medir el grado de acidez o alcalinidad de un liquido. La forma de medirlo es analizando la cantidad de iones ácidos H+, de manera que cuantos más iones de hidrógeno hay en una sustancia, más ácida es esta y, cuantos menos iones de hidrógeno, más alcalina es.

El PH se mide en una escala que va desde el 0 hasta el 14, siendo 0 lo más ácido, 14 lo más alcalino, y 7 el punto neutro (no es ni ácido ni alcalino)

Es importante señalar que las sustancias ácidas tienen un mayor potencial para ceder iones de hidrógeno, mientras que las sustancias alcalinas, tienen mayor potencial para recibirlas. Quizá, de momento, estos términos te resulten un poco complicados, pero es necesario tenerlos en cuenta para comprender la importancia de un correcto equilibrio ácido-base en nuestro PH sanguíneo. Es más, constituye un factor determinante a la hora de mantener la salud.

El PH sanguíneo

En los seres humanos, se sabe que el valor óptimo de PH en la sangre es 7.4 (es decir, ligeramente alcalino), para que nuestro organismo pueda llevar a cabo sus funciones correctamente. Evidentemente, no todos tenemos el mismo valor de PH, incluso varía a lo largo del día, dependiendo de distintos factores como el esfuerzo físico o la alimentación. Sin embargo, el rango para mantener la vida y las funciones biológicas es muy estrecho.

Cualquier valor por debajo de 7.34 se considera en estado de acidosis, y cualquier valor por encima de 7.47 se considera en estado de alcalosis. Como ves, el rango es reducido y una mínima variación altera considerablemente las labores funcionales de nuestro cuerpo. Es decir, tanto la acidosis como la alcalosis trastornan el terreno óptimo en el que se desarrolla nuestra vida celular, provocando todo tipo de trastornos en la salud.

Imagina que nuestras células son árboles que requieren un clima templado para poder crecer. Tanto si hace demasiado frío, como si hace demasiado calor, lo más probable es que estos árboles enfermen y no cuenten con las herramientas necesarias para defenderse  y seguir desarrollándose.

Sustancias volátiles y no volátiles

Nuestro organismo tiene distintas maneras de regular estas sustancias ácidas o alcalinas, dependiendo de su volatilidad:

    • Sustancias volátiles. Nuestro organismo las regula a través de los pulmones (regulación respiratoria)
    • Sustancias no volátiles. Nuestro organismo los regula a través de los riñones (regulación metabólica)

El equilibrio ácido-alcalino en nuestro cuerpo

Todas las funciones metabólicas que llevamos a cabo en nuestro interior generan acidez. Es decir, el proceso que supone ingerir alimentos, descomponer los nutrientes, generar energía  y crear células y enzimas propias con nuestro ADN, genera acidez. Sin embargo, nuestro organismo necesita un medio alcalino para poder funcionar correctamente. ¿Cómo consigue, entonces, mantenerse equilibrado? ¿De dónde proviene la compensación alcalina?

Muy sencillo. Nuestro cuerpo dispone de varias opciones a la hora de corregir el exceso de acidez generado en sus funciones biológicas:

    • A través alimentos alcalinos. Una dieta rica en alimentos alcalinos facilita la eliminación de los excesos ácidos (como hemos dicho, las sustancias alcalinas tienen un mayor poder de “atrapar” los iones de hidrógeno)
    • A través del ejercicio físico. La ventilación pulmonar favorece la expulsión de CO2, y con ello se elimina el exceso ácidos volátiles provenientes generalmente del metabolismo de las proteínas vegetales
    • A través de los riñones. Los riñones se encargan de eliminar los ácidos no volátiles procedentes fundamentalmente del metabolismo de las proteínas animales. Evidentemente, los riñones son capaces de eliminar cierta cantidad moderada de sustancias ácidas, pero cuando el terreno se haya intoxicado o en exceso acidificado, se satura y no puede llevar a cabo sus funciones correctamente.
    • A través de otros sistemas endógenos que proporcionen una compensación alcalina, como por ejemplo, tomar calcio de los huesos (el calcio tiene propiedades alcalinas) para contrarrestar el efecto de los ácidos.

Acidosis y alcalosis

Como hemos visto, tanto uno como otro pueden alterar seriamente las funciones del organismo. Veamos ahora los tipos de acidosis y alcalosis que pueden darse:

    • Acidosis respiratoria

      Se produce cuando los pulmones no pueden eliminar toso el dióxido de carbono (CO2) procedente del metabolismo energético, lo que produce como consecuencia, un aumento de CO2 en el plasma sanguíneo y una disminución del PH (es decir, lo hace más ácido). Las causas pueden ser muy diversas, como trastornos respiratorios (EPOC, asma, etc), alteraciones del sistema nervioso central y trastornos neuromusculares, tabaquismo o hipoventilación por obesidad. Los síntomas son letargo, aturdimiento, cansancio, dificultad para respirar, etc.

    • Acidosis metabólica

      Se produce cuando, por diversas causas, aumenta la acidez en el plasma sanguíneo. Las causas pueden ser una dieta desequilibrada con exceso de proteína animal, trastornos renales, ayuno prolongado, ciertos medicamentos como la aspirina, diabetes, o anemia. Aunque puede presentar con numerosos y diversos síntomas, algunos de ellos son ansiedad, respiración agitada, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, dolor de pecho, dolor de huesos, palpitaciones, etc.

    • Alcalosis respiratoria

      Se produce cuando los pulmones eliminan demasiado CO2 por hiperventilación o falta de oxígeno. Las causas pueden ser estrés, ansiedad, trastornos del sistema nervioso, fiebre alta, hipertiroidismo y algunas drogas y medicamentos. Los síntomas son respiración rápida, mareos, vértigo, desmayos o desvanecimiento total.

    • Alcalosis metabólica

      Se produce como consecuencia de un aumento de bicarbonato en sangre que eleva el PH sanguíneo (lo hace alcalino). Las causas pueden ser dietas excesivamente alcalinas, trastornos renales, vómitos, uso excesivo de diuréticos, diálisis y transfusiones, etc. Los síntomas son PH arterial alto, confusión, mareos y disminución de la respiración.

Como hemos visto, ambos extremos pueden generar distintos tipos de trastorno y enfermedades, sobre todo cuando se mantienen largos períodos de tiempo. Sin embargo, las dietas industrializadas y algunos hábitos de vida nada saludables hacen que, en general, se de con mayor frecuencia la acidosis que la alcalosis.

Para comprobar todos los detalles de la acidosis, visita nuestros reportajes acidosis: causas, consecuencias y soluciones. También puedes consultar cómo medir el PH sanguíneo o alimentos ácidos y alcalinos.

Y no olvides que una de las maneras más sencillas que mantener la salud y la alegría es mantener hábitos saludables como elaborar una dieta equilibrada y practicar ejercicio regular.

 

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page