Una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable pueden mantener controlada la diabetes y restablecer el equilibrio interno del organismo.

La Mejor Dieta para la Diabetes

Aunque no se sabe muy bien cuáles son las causas de la diabetes, tanto la medicina convencional como la integrativa u holística están de acuerdo en señalar que la dieta y los hábitos alimenticios son uno de los principales desencadenantes de esta enfermedad que causa estragos en el mundo moderno. El tratamiento natural de la diabetes incluye una dieta y unos hábitos de vida saludables que han de llevarse de manera estricta para frenar o reducir los efectos de esta enfermedad y así conseguir, sobre todo, tomar el menor número posible de tratamientos químicos.

Unos consejos para empezar

Antes de enseñarte cómo elaborar una dieta específica para la diabetes o la hipoglucemia y mostrarte unos ejemplos concretos, te ofrecemos una serie de datos generales para que tengas en cuenta qué alimentos debes incluir y cuáles debes evitar para frenar los efectos de la diabetes y para restablecer el equilibrio fisiológico del organismo:

    • Dieta mediterranea

      Según un estudio publicado en la revista Diabetología, la dieta mediterranea previene e incluso mejora los estados de diabetes. La dieta mediterránea se caracteriza por la ingesta abundante de cereales integrales, legumbres y verduras frescas de temporada, la escasez de proteínas de origen animal y el aporte frecuente de ácidos grasos esencilaes a través del aceite de oliva, semillas, pescado azul, etc. Es decir, la base de una alimentación equilibrada y saludable.

    • Evitar la leche

      Según un estudio publicado en Diabetes, la Asociación de Lucha Contra la Diabetes en Estados Unidos asegura que los niños con un hermano diabético que toman medio litro de leche al día tienen cinco veces más probabilidades de desarrollar diabetes que aquellos que no la toman. Consulta los detalles del comprometido asunto de la leche de vaca.

    • Evitar el trigo

      Puesto que tanto la leche de vaca como el trigo están involucrados en procesos inflamatorios alérgicos relacionados con la diabetes, es necesario que destierres para siempre el trigo. Sí, esto es complicado (puesto que el trigo está presente en infinidad de productos que consumimos cada día), pero no imposible ni desagradable. te aseguramos que, si lees en detalle el artículo junto con la información adicional que vamos a sugerirte, encontrarás alternativas muy apetitosas).

    • Evitar el exceso de proteínas animales

      Intentar reducir al máximo las ingestas de carne, huevos, pescado (excepto azul) y lácteos. Por el contrario, conviene consumir grasas vegetales no saturadas como el aceite de oliva virgen extra, frutos secos como las almendras o las nueces y semillas de sésamo, lino, etc.

    • Evitar los alimentos procesados

      Todos los alimentos procesados, es decir, los que vienen empaquetados, envasados, enlatados, etc., han sufrido unos procesos de elaboración que conllevan altas temperaturas. Estos productos son muy oxidantes y las grasas oxidadas pueden ejercer un efecto indeseable en el comportamiento de las células ante la insulina.

    • Reducir la ingesta de azúcares simples

      Evidentemente se recomienda no comer dulces, chucherías, helados o cualquier producto procesado de bollería industrial. También debe limitarse al mínimo la ingesta de azúcar, miel y fruta.

    • Aumentar el consumo de azúcares compuestos de absorción lenta

      Esto es, cereales y legumbres (hidratos de carbono) de absorción lenta que el hígado puede almacenar y distribuir cuando es necesario. Procura que estos productos sean integrales, ecológicos y ricos en fibra. Ten en cuenta que, según las corrientes más modernas de nutrición, los cereales más recomendados (deberíamos ceñirnos solo a estos si queremos verdaderos resultados) son el arroz y el trigo sarraceno (que en realidad no es trigo, sino otra especie), ya que el resto han sufrido transformaciones genéticas a lo largo de los años y nuestras enzimas no están preparadas para metabolizarlos bien (creando así disfunciones metabólicas).

    • Evitar el café, el alcohol y el tabaco

      Cualquiera de ellos incrementa la disfunción metabólica del organismo (estimulan de manera irregular las funciones del hígado, del páncreas y de la gestión de la glucosa).

    • Evitar por completo las bebidas industriales

      Un estudio de la facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard demostró que las mujeres que toman uno o dos refrescos al día tienen un 80% más de posibilidades de contraer diabetes del tipo 2 que las que no toman refrescos.

    • Evitar los sustitutos del azúcar y los productos light industriales

      Los sustitutos del azúcar (como el aspartamo) o los productos light que se venden como más saludables, son auténticas bombas químicas cuyos efectos negativos en la salud están ampliamente demostrados por numerosos estudios científicos. La industria nos presenta determinadas grasas vegetales como si fueran más saludables que la grasa animal, y efectivamente, cuando está sin procesar sí lo es. Pero si esa grasa vegetal ha sido sometida a tratamientos como la hidrogenación, su efecto negativo se multiplica. No consumas margarina ni productos procesados llenos de ingredientes químicos.

    • Algunos alimentos especialmente recomendados

      Semillas de chía, alcachofa, infusiones de guayaba o cola de caballo, azafrán, arroz y agua de coco (o coco).

Cómo elaborar una dieta definitiva para diabéticos

Bien, ahora llega el asunto trascendente: cómo elaborar una dieta verdaderamente eficaz. En numerosos medios de información encontrarás consejos como los que acabamos de darte, pero te estaríamos engañando si te dijéramos que simplemente siguiendo esos consejos el cuerpo se regenera solo. Lo cierto es que elaborar una dieta personalizada y comprometerse con unos cambios saludables es un asunto complejo.

Conseguir o no resultados solo depende de ti, de las ganas que tengas de recuperar la salud y del compromiso que estés dispuesto o dispuesta a asumir. El primer paso y más importante es, antes de nada, recopilar mucha información. Para poder sanar el organismo, es necesario conocerlo primero. No hace falta hacer la carrera de medicina, pero sí leer abundantemente sobre ciertos aspectos esenciales que te ayudarán a comprender el por qué de cada decisión.

Evidentemente en este artículo no podemos hablarte de todo ello ya que lo dilataríamos hasta el infinito, pero sí te mostramos el camino. Estos son los reportajes que te animamos a leer para que tengas, al menos, una mínima referencia de aquellos asuntos importantes que te ayudarán a elaborar una verdadera dieta efectiva que genere cambios reales:

Ejemplo de dieta para la diabetes

Teniendo en cuenta todos estos datos, te proponemos un ejemplo de dieta que puedes tomar como referencia a la hora de elegir qué productos consumir de manera diaria. Las cantidades han de tener relación con la cantidad de ejercicio que se realiza al día y la constitución específica de cada persona. Te sugerimos dos opciones para que las tomes como referencia. Lo ideal sería que, una vez estudiados los reportajes que te hemos recomendado y teniendo en cuenta los consejos del principio, elaborases un menú para dos semanas con alimentos variados… es la forma más eficaz de adoptar un verdadero compromiso:

Opción 1

      • Desayuno – Una infusión de cola de caballo – Una tortia (o varias) de arroz con tomate y aceite de oliva virgen extra (espolvoreando por encima unas semillas trituradas de chía).
      • Almuerzo – Nueces y almendras – Una manzana
      • Comida – Una ensalada de berros y tomates – Garbanzos con trigo sarraceno y espinacas
      • CenaBrécol con patatas al vapor

Opción 2

      • Desayuno – Arroz con leche y canela (sustituyendo la leche de vaca por leche vegetal y el azúcar por estevia).
      • Almuerzo – Semillas de calabaza y de girasol – Zumo depurativo de zanahoria y manzana
      • Comida – Ensalada de corazones de alcachofa – Sardinas a la plancha
      • Cena – Nudles de arroz al pesto
Estos son sólo unos ejemplos de cómo podrías elaborar una dieta equilibrada. Ten en cuenta que los productos ecológicos están libres de pesticidas y contienen todas sus propiedades intactas. Por eso es importante que aumentes su consumo siempre que puedas. Aprende a comprar ecológico. Para eliminar otros tóxicos que pueden estar alternado tu sistema inmunológico, también te recomendamos leer:

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page