La diabetes no es una enfermedad crónica. Conoce las causas de la diabetes y algunos consejos saludables para evitarla.

Diabetes e Hipoglucemia

La medicina convencional asegura que la diabetes es un tipo de enfermedad autoinmune crónica que no tiene cura. La observa desde la perspectiva de que es el propio organismo el que se revela contra sí mismo y que no queda otro remedio que medicarse de por vida para no caer en complicaciones mayores. Sin embargo, existen corrientes de medicina alternativa y de vanguardia que aseguran que el estilo de vida y la alimentación son causas directas de la diabetes y que el organismo desarrolla esta patología para evitar males mayores, de manera que si se restablece el equilibrio químico y fisiológico del organismo, este volverá a su estado natural, que es la salud.

¿Qué es la hipoglucemia?

El páncreas es el maestro de ceremonias en lo que a niveles de azúcar en sangre se refiere. Cuando comemos hidratos de carbono (azúcares), el páncreas secreta una hormona llamada insulina que es la encargada de llevar esta glucosa hasta las células que la requieren. Pero si existen anomalías en la producción de insulina (en este caso, por una excesiva producción de insulina), el azúcar no puede llegar correctamente hasta las células desestabilizando los niveles de azúcar en sangre, que deben mantenerse en un margen muy estrecho para que todo el organismo funcione correctamente.

SÍNTOMAS

Los síntomas de la hipoglucemia son difíciles de valorar. Suele darse con frecuencia agotamiento crónico, sudoración, temblores y somnolencia, especialmente en personas que sufren mucho estrés. Otro de los síntomas es la depresión, el dolor de cabeza o la ansiedad ya que el cerebro es el gran consumidor de glucosa y cuando esta no llega hasta sus células no puede realizar sus funciones de manera correcta. Estas personas suelen mantener cierto desorden alimenticio y suelen presentar “ataques” de dulce para aliviar el malestar o fatiga. Sin embargo, aunque momentáneamente pueden encontrarse mejor,  el aumento de glucosa repentino provoca posteriormente una recaída mucho mayor.

CAUSAS

Cada vez más profesionales de la medicina señalan a unos hábitos malsanos como causantes de la hipoglucemia (estrés, desorden alimentario, falta de ejercicio, etc), junto con el abuso de alimentos que favorecen ciertos procesos alérgicos como la leche de vaca o el trigo (presente prácticamente en todo lo consumido en la dieta occidental industrializada).

Aunque la hipoglucemia es una afección más o menos leve, es un aviso de que, si se mantienen los mismos hábitos en el tiempo, puede degenerar en diabetes.

¿Qué es la diabetes?

La glucosa (hidratos de carbono), al igual que las proteínas o los ácidos grasos, es absolutamente esencial para la vida de nuestras células. Como hemos visto, cuando ingerimos glucosa en forma de azúcares, es la insulina la encargada de transportarla hasta las células del cuerpo y poder proporcionarles la energía que necesitan para sobrevivir. El páncreas fabrica la insulina a través de las células Beta. Es decir, las células Beta crean la insulina que se encarga de repartir la glucosa por todo el cuerpo. La diabetes es una anomalía en este complejo proceso que puede tener dos vertientes:

    • Diabetes del Tipo 1

      La diabetes del Tipo 1 suele darse con mayor frecuencia en personas jóvenes y niños y ocurre cuando las células Beta sufren una inflamación repentina y son atacadas por anticuerpos del sistema inmunológico, dejando así de fabricar insulina, con lo que el organismo no puede distribuir la glucosa y las células se ven privadas de este nutriente esencial.

    • Diabetes del Tipo 2

      La diabetes del Tipo 2 es un trastorno metabólico que se desarrolla cuando las células del cuerpo se hacen resistentes a la insulina. Es decir, las células Beta fabrican insulina y la distribuyen por el organismo, pero las células se hacen resistentes y cierran su barrera, de manera que la glucosa no puede acceder a su interior.

Distintos puntos de vista

La medicina convencional considera a la diabetes, las apoplejías, los fallos cardíacos, la obesidad, la hipertensión arterial, el cáncer, el alzheimer, etc. como enfermedades independientes que necesitan tratamientos farmacológicos específicos.

En cambio, la medicina oriental y algunas corrientes médicas que han decidido optar por un paradigma más holístico, consideran que cualquiera de estas enfermedades tiene causas comunes y, por lo tanto, recomienda en todos estos casos un tratamiento idéntico que consiste en realizar una dieta depurativa del organismo y mantener unos hábitos estrictos de vida saludable que incluyen el ejercicio moderado y la ausencia total de tóxicos que puedan penetrar al torrente sanguíneo.

Tanto si decidimos seguir la corriente convencional como la vanguardista, es esencial que nos pongamos en manos de profesionales que nos orienten y guíen y, de forma paralela, tomemos parte activa en el proceso de sanación informándonos sobre las causas y las soluciones, implicándonos de manera responsable en el tratamiento elegido.

Causas de la diabetes

Uno de los máximos defensores del punto de vista holístico de la salud es el famoso naturópata alemán Andreas Moritz, que asegura que todas las enfermedades crónicas que arrasan en el mundo moderno tienen la misma causa, aunque se manifiesten con síntomas diferentes. En su libro Los secretos eternos de la salud nos explica cómo puede llegar a desarrollarse una diabetes:

Nuestras células están cubiertas por unas membranas que, si mantenemos una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables, se mantienen flexibles, de manera que pueden intercambiar fluidos para alimentarse y disponer de la energía que necesitan. Pero a causa de los tóxicos que ingerimos gracias a los aditivos y productos procesados, las células pierden sus ácidos grasos esenciales beneficiosos y los sustituyen por ácidos trans y saturados que son nocivos. De esta forma, las membranas celulares se hacen rígidas e impiden el transporte de la glucosa y otros nutrientes hasta la célula. Toda esa glucosa que no ha podido llegar hasta la célula, queda en el torrente sanguíneo aumentando los niveles de azúcar y desestabilizando el organismo.

El hígado intenta, entonces, convertir esa glucosa en grasa para acumularla en las células adiposas (con lo que el cuerpo engorda). Además el sistema urinario trabaja a marchas forzadas para poder eliminar el resto de azúcar. Al final, el organismo llega a un estado de fatiga crónica debido al esfuerzo adicional y a la falta de energía en las células, de manera que empiezan a fallar distintos órganos, desarrollando así múltiples patologías.

Según Moritz, en ambos tipos de diabetes, las células no han dejado de funcionar porque sí, sino porque se han visto impedidas de realizar su trabajo por distintas razones, todas ellas bajo nuestro control. Si prestamos atención a la dieta y al estilo de vida, Moritz asegura que ellas solas se restablecen, se re-programan, o son reemplazadas por otras.

Tratamiento natural de la diabetes

Es cierto que podríamos volvernos locos pensando en la infinidad de teorías que existen con respecto a todo, pero la teoría de Moritz es más alentadora que la opción de “enfermedad crónica” y “medicación de por vida”. Al menos, disfrutar de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable seguro que nos beneficia en un sentido u otro. Pero recuerda que, en cualquier caso, hemos de ponernos en manos de un especialista que nos asesore y conduzca.

Para conocer algunos tratamientos naturales de la diabetes visita:

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page