Para lucir una melena radiante solo hay que tener en cuenta algunos hábitos saludables que tu pelo agradecerá. El más importante es evitar el uso de productos de higiene capilar con ingredientes químicos muy perjudiciales para la salud. Conoce que ingredientes debes evitar y su alternativa natural

Cuidados Naturales del Cabello

Uno de los motivos más comunes de tener el pelo estropeado o sufrir una caída excesiva, es que mantenemos algunas prácticas nada recomendables para la salud y vitalidad de nuestro cabello. Por ejemplo, el uso frecuente de determinados productos químicos no sólo envenena el interior de nuestro organismo (ya que parte de esos componentes pasan a nuestro torrente sanguíneo a través de los poros capilares) sino que también nos debilita y quema el pelo.

Veneno para el cabello

Muchas veces nos dejamos seducir más por la publicidad de un producto que por sus características. Te recomendamos que, a partir de ahora, bases tu decisión de compra en la cantidad de ingredientes tóxicos presentes en un producto para el cabello. Por supuesto, elige siempre aquel que sea más natural y que menos componentes químicos contenga.

Los productos naturales no siempre tienen un efecto tan eficaz a corto plazo. Quizá un champú natural no saque tanta espuma, una crema suavizante no deje tu pelo tan manejable, una gomina natural no sea tan sofisticada o un tinte natural no sea tan práctico de aplicar como uno químico. Pero lo importante es que, a largo plazo, los productos naturales son mucho más beneficiosos y no te contaminarán por dentro. Si quieres saber más acerca del impacto en el organismo de las sustancias tóxicas incluidas en los cosméticos convencionales, visita nuestro artículo los peligros de la cosmética industrial.

Elegir un champú para el pelo

La lista de tipos de champú (como todo lo demás) es interminable cuando visitamos la sección de higiene en cualquier supermercado: para pelo liso, extra-liso, rizado, extra-rizado, quemado, frágil, teñido…  Parece que nos hemos olvidado de que la misión de un champú es limpiar el pelo y ya está, a ser posible sin dañarlo. Si los probásemos todos, nos daríamos cuenta de que el efecto real es inapreciable. De hecho, en todo el diverso abanico de champús industriales, los ingredientes son sospechosamente parecidos y la mayor parte de esas fórmulas “tan exclusivas” incluyen ingredientes nada saludables.

El champú es uno de los productos cosméticos que más cantidad de sustancias tóxicas lleva. Echa un vistazo a la etiqueta de tu champú habitual y comprueba la cantidad de números, letras y palabras en inglés que se corresponden con elementos químicos creados en un laboratorio. Seguramente el nombre que aparezca en segundo lugar sea el “Sodium Laureth Sulfate”, un compuesto que nuestro organismo no puede eliminar y que, según el Colegio Americano de Toxicología, se acumula en el corazón, riñones, hígado y cerebro. Aunque no consigas tanta espuma, te aconsejamos que pruebes con un champú natural, que podrás adquirir en cualquier cooperativa o tienda de productos ecológicos, y experimentes de primera mano el resultado a largo plazo.

Los tintes… el peor enemigo

¿Sabías que las personas profesionales de la peluquería tienen muchas más probabilidades de contraer cáncer de vejiga? Pues bien, esto se debe al contacto excesivo con sustancias muy peligrosas que se encuentran, entre otros muchos otros productos, en los tintes de pelo.

La parafenilenediamina (PPD) es uno de esos componentes y, aunque está prohibido en algunos países como Francia, Alemania o Suecia, en España no lo está. Pero el más peligroso son las anilinas que, según un artículo publicado por elmundo.es, penetran en el torrente sanguíneo aumentando las probabilidades de contraer cáncer de vejiga a lo largo de los años. Los tintes que las llevan en mayor cantidad son los de colores oscuros.

Si eres de esas personas que se tiñe el pelo por moda o simplemente por cambiar de color, te aconsejamos que luzcas tu precioso tono y bases la diversión del cambio de look en diferentes cortes de pelo, por ejemplo. Seguro que tu organismo y tu cabello te lo agradecerán. Si te has acostumbrado a teñírtelo para cubrir las canas, entonces te aconsejamos que utilices henna, un tinte natural cuyo único inconveniente es su reducida carta de color, que tiende a caobas o rojizos, pero que cubre las canas perfectamente, hidratando, nutriendo, fortaleciendo y dando volumen y brillo al cabello.

Maltrato al cabello

Muchas veces entendemos que una persona “se cuida” sólo porque su aspecto exterior es impecable. Pero puede ser que esa persona se alimente de manera pésima, se castigue con horas de esclavitud en el gimnasio, base su valía exclusivamente en su aspecto físico, etc. Obviamente, eso no es cuidarse, ni valorarse.

De la misma manera, sólo por teñir nuestro cabello rápidamente antes de que aparezcan las canas, por cepillarlo un montón de veces al día o por hacernos llamativos peinados, no debemos creer que lo estamos cuidando.

Cuidarnos de verdad significa no maltratarnos en ningún sentido y aceptarnos tal y como somos, valorando, agradeciendo y cuidando lo que tenemos. ¿Con qué actos estamos castigando nuestro pelo?

    • Al cepillarlo con mucha frecuencia, sobre todo si lo hacemos sin cuidado.
    • Cualquier tipo de peinado, aunque sea una simple coleta, debilita el cabello. El pelo se mantiene en mejor forma cuando está suelto, oxigenado y libre.
    • Cuando no lo cortamos nunca. El pelo se fortalece cuando cortamos las puntas de vez en cuando. No es necesario cortar demasiado, pero sí un poco de vez en cuando.
    • Cuando utilizamos el secador o la plancha lo estamos quemando. Quizá sentimos que algunos peinados nos favorecen más, pero nuestro consejo es que encuentres alguna manera de sentirte bien con tu pelo natural.
    • Cuando no seguimos una dieta equilibrada durante períodos de tiempo prolongados, puede haber falta de vitaminas y minerales y, además, nuestro organismo se intoxica de manera crónica, con lo que el cabello también se resiente, se cae o debilita.
    • Cuando no dormimos lo que necesitamos, o al menos no tenemos una calidad de sueño suficiente, el cabello nos lo hará saber.
    • Cuando lo lavamos todos los días. Sí, igual te parece algo sorprendente, pero si quieres mantener tu pelo limpio siempre, no hay mejor remedio que lavarlo poco. Cuando lo lavas diariamente, destruyes la protección grasa que necesita tu cuero cabelludo, de manera que se ve forzado a crear más grasa ante la destrucción de esta defensa natural. Si lavas tu cabello una vez a la semana, los niveles de grasa se mantendrán estables, y tu pelo aguantará mucho más tiempo limpio y brillante. ¡Haz la prueba! No sentirás el cambio al día siguiente, pero sí con relativa rapidez.

Por muy difícil que te resulte de creer, cuantos menos productos usemos y menos cosas le hagamos al pelo, más saludable permanecerá con el paso del tiempo. La publicidad y las preciosas modelos que aparecen en ella nos seducen para creer que si aplicamos un champú específico, una mascarilla específica, un suavizante específico, una espuma específica y una laca específica, nuestro cabello se convertirá en el más resistente y atractivo del mundo. Y puede que lo parezca, pero es una ilusión, un espejismo, un parche temporal con efectos perjudiciales a largo plazo.

Pongamos la parafina como ejemplo. La parafina es un hidrocarburo derivado del petróleo que se utiliza en la gran mayoría de cremas hidratantes. Crea una capa impermeable sobre la piel que, en un primer momento, proporciona una sensación de gran suavidad. Pero se trata de una sustancia muy oclusiva que impide la transpiración y genera una mayor deshidratación a largo plazo de manera que, cuanto más la usamos, más la necesitamos.

De igual forma, muchos productos para el cabello nos dejan una apariencia impecable de momento pero, a largo plazo, podemos sufrir consecuencias nada beneficiosas para nuestro pelo y para nuestro cuerpo.

Recuerda que todo aquello que nos aplicamos en la piel o el pelo pasa al torrente sanguíneo a través de los poros y que, la mayor parte de esas sustancias químicas, no pueden ser eliminadas por nuestro organismo. Los productos naturales y ecológicos son fuente de vida y, usándolos, estamos proporcionándonos respeto a nosotros y al mundo en que vivimos.

te puede interesar de nuestra tienda…

Champú de ROMERO Urtekram 250 ml Tienda VidaNaturalia

Champú Natural de ALGAS MARINAS 250 ml. Faith in Nature. Tienda VidaNaturalia

 

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page