Los tampones y compresas contienen algunos de los componentes más venenosos que existen dentro del repertorio químico. Descubre las alternativas más saludables

Compresas y Tampones: Los Tóxicos y Los Ecológicos

Lo que nos han contado sobre tampones y compresas

Como siempre, todo lo que nos cuentan en la televisión y los anuncios no son sino patrañas publicitarias para incitarnos a gastar más y más; para convencernos de que, efectivamente, “necesitamos” esos productos. Lo peor de todo es que, no solo no los necesitamos, sino que además nos envenenan. En seguida te contaremos algunas cosas que te pondrán los pelos de punta.

Para empezar, hace falta tener bastante desfachatez para decir las frases que suelen decirse en los anuncios hablando de limpieza, suciedad, mal o buen olor. La menstruación es nuestra más intrínseca señal de feminidad. No es, ni más ni menos, que parte del proceso que da vida a la vida. Por lo tanto, señores, no me hagan creer que es algo sucio, o que yo debo sentirme sucia por algo que me pertenece, que es mi propio cuerpo y que me hará sentirme mucho más limpia usar  blanqueantes sintéticos dentro de mi vagina que producen cáncer.

Así que empecemos por ahí. La menstruación es un milagro, todo nuestro cuerpo lo es;  la sangre es esa cosa que circula por nuestro cuerpo y que nos da la vida; la menstruación tiene una labor esencial en nuestro organismo a nivel hormonal y a otros muchos niveles que nos hacen estar fuertes y saludables, y un mínimo de higiene es suficiente para evitar eso que tanto parece preocupar a la gente, el mal olor. Porque el hecho de que mueran personas en todo el mundo gracias, entre otras cosas, a nuestros hábitos de consumo, no parece tan importante como el hecho de oler mal… qué cosas tiene nuestra sociedad.

Tampones y compresas tóxicos

Pero no teniendo bastante con relacionar la menstruación con algo vergonzoso, nos hacen creer que usando los tampones y las compresas convencionales de firmas harto conocidas, evitaré todas las “molestias” de la menstruación. ¿Cómo? Introduciendo en mi cuerpo sustancias tóxicas que pueden producirme un shock tóxico (enseguida hablaremos de esta enfermedad),  y que pueden crearme todo tipo de disfunciones hormonales con su uso regular. Pero eso sí, oleré bien y me sentiré comodísima.

Para no variar, las obligaciones legales del etiquetado dejan mucho que desear, o sea que, como siempre, es prácticamente imposible saber cuáles son todos los elementos incluidos en el producto. Presta atención porque estos son algunos de los lindos componentes conocidos que se usan para fabricar tampones y compresas desechables:

    • Dioxina

      Se llama dioxina a una grupo de compuestos químicos derivados de la combustión del cloro. El cloro se usa en tampones y compresas para blanquear el algodón. Ya sabes, en esta sociedad importa mucho más la apariencia que el fondo y por lo tanto importa mucho más que “parezca” algo limpio aunque por dentro sea puro veneno. Para que te hagas una idea de su peligrosidad, basta decir que es el principal componente del famoso “Agente Naranja” (un compuesto letal que se usó para matar a millones de personas en Vietnam; una de las muchas perlas creadas por Monsanto). La dioxina es uno de los elementos químicos más venenosos que existen y tiene el potencial de generar disfunciones en el sistema hormonal, reproductivo, inmunitario y, por supuesto, cáncer.

    • Fibras sintéticas y Shok Tóxico

      Además de la dioxina, los tampones convencionales también contienen fibras sintéticas que generan un entorno idóneo para el desarrollo de bacterias “Staphylococcus aureus“, responsables del “Shok Tóxico“. Son numerosas las muertes producidas por este ataque y generado por el uso continuado de tampones convencionales con fibras sintéticas. Me parece absolutamente indignante que en algunos reportajes como el publicado por ABC.es en su aula de sexualidad aseguren que el shok tóxico por tampones solo se produce cuando la mujer es descuidada y deja el tampón más tiempo del que debiera (claro, si te da un shok la culpa es tuya). Entonces… ¿Qué pasa con la niña británica Natasha Scott que murió en 2013 por Shok Tóxico la primera vez que usó tampones?

    • Asbesto

      Sigamos, porque la cosa tiene miga. El Departamento de Biología Molecular de Illinois aseguró que la industria del tampón introduce asbesto (un grupo de minerales que aumenta la hemorragia) en sus productos con la intención de hacer sangrar más a las mujeres y que así necesiten comprar más tampones. Sin comentarios.

Por si estos argumentos no son suficientes, ten en cuenta que los cultivos de algodón transgénico permite a la planta resistir todo tipo de herbicidas y pesticidas que, después de la planta… ¿Sabes dónde terminan? En tu cuerpo. Por no hablar del enorme daño ambiental que están generando los transgénicos en el mundo.

Además, esta estúpida y egoísta moda de lo desechable está causando auténticos estragos en la naturaleza. Parece que hablar de medio ambiente es algo lejano, algo que no preocupa demasiado… ¡Qué incauta es nuestra sociedad! El medio ambiente es nuestra casa, nuestro hogar, el futuro hogar de nuestros hijos y nietos.

Tampones y compresas saludables

Bien, una vez analizada la situación, es hora de echar mano de soluciones efectivas, saludables y eco-sostenibles. Ahí van nuestras propuestas. Por experiencia propia te aseguramos que cuando las pruebes, si es que todavía no lo has probado, no querrás usar otra cosa. Al menos ese es nuestro caso.

    • Tampones y compresas ecológicos

      Aunque es más higiénico y respetuoso con tu cuerpo dejar que la sangre fluya hacia el exterior, puede que estés demasiado acostumbrada a los tampones y te resulte más cómodo. Si ese es tu caso, usa tampones ecológicos sin pesticidas, sin dioxina y sin ingredientes sintéticos perjudiciales. Tanto las compresas como los tampones ecológicos los encontrarás en cualquier tienda de productos bio (los tienes en la Tienda VidaNaturalia)

    • Copa menstrual

      Sin duda, uno de los mejores inventos. Puede que al principio te resulte desconocido y extraño, pero es solo una impresión, de verdad. Es absolutamente práctica, cómoda, retiene mucho más que los tampones, dura un montón de tiempo… en fin, todo son ventajas. Si, es una inversión (cuesta alrededor de 35 euros), pero en poco tiempo la habrás amortizado y estarás ahorrando mucho dinero. Si todavía tienes reparos, echa un vistazo a nuestro artículo sobre las ventajas y los inconvenientes de la copa menstrual.

    • Compresas reutilizables

      Para ser sinceras, la primera vez que las vimos en Biocultura Barcelona, nos parecieron poco prácticas. Sí, muy comprometidas con el medio ambiente pero pensamos… ufff, de verdad esto se lava bien? De verdad esto absorbe? ¿No me mancharé en medio de una reunión? Pues no, nada de eso. Recuerdo que la amable chica que las vendía me aseguró: “Si no te convencen, ven al año que viene y échame la bronca, pero te aseguro que vendrás encantada”. Y así fue. Volví al año siguiente para darle las gracias. Hay distintos tamaños de compresas reutilizables, para la noche, con alas, tipo tanga, etc. Te aseguramos que se lavan con asombrosa facilidad, no quedan manchas y son super-higiénicas. Y lo mejor de todo, super-eficaces. Cuando las ves, parece mentira que puedan absorber tanto, pero así es. Cuando las cosas se hacen con material bueno, se nota. Las puedes encontrar fácilmente de venta en internet.

En definitiva, desde que usamos este tipo de productos, estamos encantadas, de verdad. No solo se ahorra un montón de dinero sino que una tiene la sensación profunda de ser coherente consigo misma y con el mundo.

Si estás decidida a respetar tu cuerpo y tu mundo y a eliminar de una vez por todas los productos tóxicos, quizá te interesen estos artículos:

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page