Te explicamos cuándo es el mejor momento en el desarrollo de una planta, la hora del día, la estación del año y algunas generalidades para recolectar asegurándonos un contenido óptimo de principios activos.

Recolección Plantas Medicinales: Cómo y Cúando Recolectarlas

Para que una planta conserve su máximo de principios activos, es necesario tener en cuenta algunos factores como el momento del día, la época del año o el ciclo vegetativo concreto en el que la planta se encuentra. Por supuesto, cada especie tiene sus propias singularidades, sin embargo, existen algunas reglas generales que podemos seguir para obtener el máximo beneficio medicinal a la hora de recolectarlas y secarlas.

El momento del ciclo vegetativo

Dependiendo del ciclo vegetativo y la edad de la planta, esta acumula una serie de sustancias que le resultan más beneficiosas o necesarias. Así, cuando la planta es demasiado joven, contiene una gran abundancia de agua y pocos principios activos. Sin embargo, cuando la planta es demasiado mayor y su ciclo vegetativo está muy avanzado, su capacidad para retener ciertas sustancias se reduce y, por lo tanto, tampoco es un momento apropiado para recolectar.

El momento idóneo en el que una planta conserva una mayor riqueza de principios activos es justo antes de florecer, cuando su desarrollo está en pleno apogeo. Teniendo esto en cuenta, estas son algunas pautas a seguir dependiendo del tipo de planta:

    • Plantas anuales. En el momento de su máximo desarrollo
    • Plantas bienales. En su segundo año de vida
    • Plantas perennes. A partir del tercer año de vida y cuando todavía no son demasiado viejas

La estación

Siguiendo el patrón del ciclo vegetativo que hemos visto en el apartado anterior, estos son los mejores momentos para recolectar distintas partes de la planta:

    • Flores. Justo cuando estalla la floración, mejor si aún son capullos o están levemente abiertas, o abiertas del todo antes de que empiecen a marchitarse (luna creciente o luna llena).
    • Hojas. El mejor momento es justo antes de la floración (luna nueva o luna creciente)
    • Tallos. Si se trata de una planta de tallo carnoso, el mejor momento en es primavera, antes de la floración. Si se trata de un tallo leñoso, mejor en invierno (luna nueva o luna creciente).
    • Raíces. El mejor momento es en otoño, aunque también puede ser en primavera antes de la floración (luna llena o luna menguante)
    • Frutas y frutos secos. Cuando están maduros pero el árbol todavía no los ha soltado (luna creciente)

La hora del día

Dependiendo de la parte de la planta que vayamos a recolectar (y en relación a las condiciones ambientales que veremos a continuación), estas son algunas indicaciones a seguir con respecto al momento del día más idóneo:

    • Flores. A mitad de mañana
    • Hojas. A última hora de la mañana (cuando no haya humedad ni rocío)
    • Tallos. A lo largo del día cuando no haya humedad
    • Raíces. Mejor al atardecer o por la noche, cuando no hay sol
    • Frutas, semillas y frutos secos. En cualquier momento

Condiciones ambientales

Con el objetivo de conservar las plantas medicinales con el mayor contenido de principios activos, es necesario tener en cuenta algunos factores ambientales que intervienen de manera definitiva:

    • Ni rocío, ni humedad ni lluvia. Con el objetivo de que la planta conserve la mayor concetración de principios activos, es importante elegir un día en que no haya rocío, no llueva o no esté especialmente húmedo, ya que cuanto más seca esté la planta, mejor conservará sus propiedades cuando hagamos el proceso de secado y conservación. Este factor también debe ser tenido en cuenta en lo que respecta a las raíces (es decir, mejor que el suelo esté seco o, al menos, sin demasiada humedad).
    • Sol sin calor excesivo. Conviene recolectar las plantas medicinales en días soleados para evitar la humedad y porque con el sol, tanto las hojas como los tallos y las flores mostrarán un máximo apogeo. Sin embargo, con el fin de que los aceites esenciales no se evaporen, conviene que tampoco haga demasiado calor.
    • Sin aire y sin frío. Hemos de pensar que cualquier condición extrema hará que la planta no muestra su “cara” más esbelta, por lo tanto, conviene elegir días soleados pero sin demasiado calor, ni frío, ni aire, ni humedad.
    • Influencia lunar. La posición de la luna tiene una gran influencia en el crecimiento y desarrollo de las plantas. De hecho, el impacto de los principios activos tiene mucho más efectivo cuando las plantas se recolectan teniendo en cuenta el momento preciso para cada tipo de dolencia. Consulta la influencia lunar en las plantas.
    • Otros. Evidentemente, cuanto mejor cuidemos las plantas (abonos, sustratos, riego, condiciones generales, etc)… mayor riqueza de propiedades tendrán.

Consejos generales

Por último, para poder aprovechar el máximo beneficio de las plantas sin perjudicarlas y sin perjudicar el medio ambiente, también es importante tener en cuenta:

    • Calidad.  Elegir siempre aquellas hojas, flores, raíces, etc, que estén en buen estado y tengan un aspecto más saludable.
    • Materiales. A la hora de cortar la parte de la planta que queramos recolectar, utilizar materiales de calidad (tijeras de podar especializadas) para hacer cortes limpios y no herir o destruir la planta.
    • Pesticidas. Los campos en los que se han utilizado pesticidas, los cultivos transgénicos o los lugares con un tráfico muy concurrido darán lugar a plantas más débiles, con menor capacidad curativa y mayor cantidad de sustancias tóxicas que acabarán pasando a nuestro organismo. Sin embargo, un cultivo ecológico asegura el máximo beneficio medicinal y la ausencia de sustancias tóxicas.
    • Seguridad. Para una mayor seguridad, recolectar plantas que sepamos reconocer
    • Medio Ambiente. Puesto que la naturaleza nos brinda generosamente su poder, es importante devolverle la misma generosidad respectando sus ciclos y la seguridad de las especies (sin “arrasar con todo”). Por lo tanto, mejor recolectemos solo aquello que vayamos a utilizar dejando siempre que la naturaleza siga su propio ritmo y manteniendo unas condiciones óptimas para ello.

Si estás pensando en plantar, recolectar, conservar y utilizar plantas medicinales, quizá te interesen estos artículos:

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page

Artículos Relacionados