Descubre por qué, tanto si has roto tú como si te han dejado, una ruptura de pareja no es un fracaso, sino todo lo contrario, un motivo de alegría y una nueva oportunidad para seguir hacia delante.

Cómo Superar una Ruptura de Pareja

No te deprimas… ¡Alégrate! Con esta ruptura de pareja, la vida te ha ayudado a subir un escalón y evolucionar. Lejos de haber fracasado, has conseguido cerrar un capítulo para pasar al siguiente, en eso consiste la vida y es extraordinario.

No es lo mismo el dolor que el sufrimiento. El dolor en la vida es inevitable, pero regocijarse en el sufrimiento sí lo es. En este reportaje te explicamos porqué romper con una pareja tiene sentido y los motivos que tienes para alegrarte por ello.

Si eres tú quien ha roto

Si eres tú quien ha roto pero estás leyendo este reportaje es porque, seguramente, estás dudando de tu decisión. Conozco a muchas mujeres (hablamos en femenino porque somos mujeres quienes escribimos pero, obviamente, esto sirve para cualquiera, hombre o mujer) hartas de su relación, mujeres que escuchan en el fondo de su corazón que algo no va bien, pero dudan, dudan, y buscan mil excusas con tal de aferrarse al dolor, con tal de no enfrentarse al vértigo que les produce estar solas. Las excusas son la manifestación del miedo.

Si estás pensando cosas como que eres una histérica, una inconformista, que de qué te quejas si lo tienes todo, que en realidad sí te quiere, que en el fondo tiene un problema pero tú puedes ayudarle a superarlo… querida mía, eso es la voz del miedo, nada más. Es la voz de la baja autoestima.

Si el corazón te ha escocido, no lo dudes más, algo no está bien. Y recaer una y otra vez te llevará exactamente al mismo punto. Él no va a cambiar porque tú quieras que cambie. Él tendrá que ver el modo de cambiar por sí mismo, si quiere hacerlo. Todos somos responsables de nuestras vidas; eso quiere decir que tú solo eres responsable de la tuya. No pretendas rescatar a nadie si todavía no has aprendido a rescatarte a ti misma.

Si te han dejado a ti

¡Perfecto! Ya no hay nada que dudar. ¡Confía! La vida es extraordinariamente hermosa y coherente y siempre nos ayuda, siempre, a tomar el camino del desarrollo personal y la evolución. Si la vida, sin que tú tengas que hacer nada, te ha puesto esta ruptura por delante, no es sino una señal más de que no estás sola, la vida está contigo, sin soltarte de la mano, y sería una pena que no lo vieras.

¡Aprende! ¡Aprovecha esta lección! ¿Qué te quiere decir la vida con esto? Que todavía no has aprendido a quererte, a respetarte, a adorarte, a perdonarte, a buscar tus sueños y aspiraciones, a no permitir que nada ni te haga daño, a buscar la felicidad que mereces, a descubrir que eres un ser extraordinario y único en el mundo.

Desear a alguien que no quiere estar contigo es insistir en la idea de que “no eres merecedora de amor”. Simplemente te resulta más cómodo aferrarte al sufrimiento y a esa situación que tan bien conoces y que, seguramente, proviene ya de la infancia: no mereces amor. Atreverte a mirar dentro y cambiar requiere valor. Aprender a respetarte es un asunto tan complicado como quieras hacerlo y tan largo como tú desees prolongarlo.

 

No se trata de buscar al hombre adecuado porque, mientras no actúes en tu beneficio en todas las cosas de tu vida, jamás aparecerá (o aparecerá y ni siquiera lo verás). No busques a nadie que ratifique si eres o no merecedora de amor, no pongas tu felicidad en manos de nadie. Primero, ayúdate tú, y date tú el valor que te corresponde. Busca tus sueños, enfréntate al miedo, perdónatelo todo, date permiso para todo (aunque a los demás les parezca una locura), escucha tus tripas y di adiós a todo lo que te hace infeliz. Deja de poner excusas y cambia todo lo que tengas que cambiar: trabajo, ciudad, relaciones, lo que sea, y encuentra primero tu lugar en el mundo. Luego ya no habrá nadie que decida por ti si eres maravillosa o no lo eres, porque tú sabrás quién eres y quizá, hasta te apetezca seguir sola.

Las mujeres rescatadoras

Personalmente opino que la energía femenina es más evolucionada que la masculina (y con esto no hablo de hombres y mujeres, pues ambos tenemos ambas energías). Pienso que la energía femenina es más elevada y permite una mayor sensibilidad para percibir más allá de lo aparente. Pero esa sensibilidad, esa percepción superior, nos hace perder los papeles muchas veces.

Quizá hayas detectado que ese hombre al que amas se comporta como se comporta porque hay un motivo (su infancia, sus experiencias, etc) y que, en realidad, aunque te haga daño, es una buena persona. Claro, todos somos buenas personas y todos tenemos lecciones que aprender. Pero las mujeres tenemos una tendencia patológica a rescatar a todo el mundo menos a nosotras mismas.

Mira, rescátate primero a ti y luego, el perdón y el verdadero amor a los demás llegará solo. Deja de herirte. No puedes cambiar a nadie y, quizá, lejos de ayudarle, le estás impidiendo evolucionar. Es como si un niño quisiera comer golosinas y tú te gastaras todo tu dinero en ello. Las golosinas no son buenas, pero tú insistes. Deja que coma golosinas y no malgastes más tu energía. Quizá así le estés ayudando más, quizá si se infla a golosinas acabará con una úlcera y entonces comprenderá, a través de su propia experiencia, que se ha equivocado. Pero, por mucho que tú insistas en querer rescatarle, no puedes. Sigue tu camino y permite que él siga el suyo.

No pretendas dejar de sentir enamoramiento

El amor patológico y enfermizo se parece bastante al tabaquismo. Nadie se levanta un día con deseos de dejar de fumar. ¡Uy! ¡Ya no me apetece fumar! No, eso no le pasa a nadie. Impedir que aparezcan los deseos de fumar es imposible (solo se pasan con el tiempo hasta que desaparecen por completo), pero sabemos que el tabaco nos perjudica y seguimos adelante a pesar del deseo (adicción).

En el amor patológico pasa lo mismo. No pretendas levantarte un día pensando ¡uy! ¡ya se me ha pasado! No, seguirás enganchada durante un tiempo, pero se pasará, y debes tener la valentía de afrontar la adicción y resistirla. Es bastante fácil encontrar muchas excusas para volver a fumar (uno solo, la depresión, una boda, estrés en el trabajo)… lo mismo pasa en una ruptura de pareja.

Dejarlo del todo

Volvemos al ejemplo del tabaco. ¿Para qué prolongar el sufrimiento? Si sigues fumando, aunque sea poco, volverás a caer del todo. Pues en esto igual. Sigue adelante. La vida te ha puesto una nueva oportunidad en el camino. Deja de verle del todo, corta todo tipo de relación. Si tienes que verle por necesidad, al menos, cierra del todo las puertas de tu corazón, no le dejes entrar. Una relación cordial por obligación es posible, pero no dejes que el sufrimiento persista, porque así solo retrasas  tu desarrollo personal y el suyo.

Es como el tabaco. El mono dura poco tiempo; el día que menos te lo esperes (sobre todo si has dejado de tener contacto), la adicción se habrá esfumado.

Ideas como seguir siendo amigos, es que tengo que verle porque formamos parte de la misma pandilla, es que no quiero perderle como persona, etc… no son más que excusas que prolongan el sufrimiento. Haz lo que sea necesario para superar el dolor. Y créeme, si cortas todo contacto resulta bastante más sencillo. Dentro de un tiempo, cuando pasen unos años, seguro que podréis seguir siendo amigos, si es que todavía te interesa. Aunque lo más probable es que, dentro de unos años, cuando la adicción se haya pasado, te darás cuenta de lo absurda que era la excusa de seguir siendo amigos. Seguramente sentirás el perdón (sobre todo porque te habrás permitido a ti misma ser feliz), y desearás que él sea feliz allá donde esté, y ya.

Una ruptura de pareja no es un fracaso

Ni mucho menos. Los seres humanos (en especial gracias a esta sociedad patológicamente adicta al control) sentimos verdadero terror a los cambios cuando, lo cambios, son el verdadero fundamento de la vida y de la evolución. Todo en la vida es cambio, todo cambia continuamente, por lo que resulta realmente absurdo pretender que no existen, o pretender evitarlos.

Al contrario, una ruptura de pareja es un paso hacia adelante. Significa que ya has superado esa etapa y puedes seguir adelante. Pasa la página y descubre qué nuevas aventuras contiene el libro de tu vida. Atrévete, con toda seguridad te espera algo maravilloso, un nuevo aprendizaje, una nueva experiencia.

Aferrarse al control, a la rutina, a la seguridad, es morir lentamente. La vida es muy corta y es maravillosa, tu tiempo es sagrado, disfrútalo, estás viva, sigue viviendo. Y alégrate porque has conseguido dar un paso hacia adelante y aprender una lección que, sin duda, te acercará un poco más a la felicidad y al amor, entendiendo como amor ese momento en el que descubres que eres un ser único, una creación extraordinaria del universo, al igual que todo lo demás.

 

te puede interesar de nuestra tienda…

curso-de-cosmetica-natural-y-aromaterapia

mp3-shakti-mantras-musica-para-el-alma

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page