Baños, compresas, inhalaciones, mascarillas, cremas, masajes… no te imaginas la cantidad de aplicaciones que tiene la aromaterapia

Aplicaciones de la Aromaterapia: cómo usar ACEITES ESENCIALES

Los aceites esenciales (así como los aceites vehiculares, es decir, los aceites vegetales) son fabulosas perlas del botiquín natural que podemos utilizar para un sinfín de cosas, desde cosmética natural hasta salud, pasando por todo tipo de productos para el hogar.

Cómo usar los aceites esenciales

Los aceites esenciales son sustancias naturales muy concentradas que deben utilizarse siempre en la dosis adecuada y teniendo en cuenta algunas precauciones importantes. Cada aceite esencial tiene propiedades específicas (las de la planta de la cual provienen) y es importante conocer sus efectos y particularidades.

En general (aunque hay excepciones) no se aconseja ponerlo directamente sobre la piel, pues algunos de ellos son irritantes, sino diluirlos en alguna sustancia conductora que rebaje el efecto (agua, aceites vegetales, hidrolatos, arcillas, etc).

 

En este reportaje te mostramos algunas de las aplicaciones más comunes de los aceites esenciales.

Humidificadores

    • Utiliza un cuenco humidificador pequeñito
    • Añade un poco de agua tibia en la parte superior del cuenco
    • Agrega 4 o 5 gotas de un aceite esencial cuya fragancia te guste (las esencias florales son maravillosas: lavanda, jazmín, rosa, neroli, etc)
    • Para limpiarlo, lava con agua y sal marina

Serums de Belleza

Masajes

    • Llena un vaso de cristal pequeñito con aceite vegetal de almendras (el mejor para dar masajes, pues es uno de los que más tarda en absorber)
    • Añade 4 gotas de uno de estos aceites esenciales: lavanda, jazmín, siempreviva, manzanilla o neroli… lo más relajante.
    • Remueve con una cucharita de madera y aplica por el cuerpo (aunque se quede aceitoso no lo quites, te hidratará la piel y te la dejará como un bebé).

Champú y Gel

    • Compra un champú y un gel lo más natural posible (te remendamos la firma Urtekram, una de nuestras favoritas, BIO y absolutamente eficaz).
    • Añade al gel unas 20 gotas en total de uno o varios de estos aceites esenciales: lavanda, geranio, mejorana, limón, ciprés.
    • Añade al champú 15 gotas en total de uno o varios de estos aceites esenciales: árbol del té, romero, tomillo, jazmín.

Baños Relajantes

    • Llena la bañera con agua caliente
    • Añade un vasito de sal marina o arena de la playa
    • Añade 10 gotas de un aceite esencial relajante (lavanda, manzanilla, jazmín)
    • Introdúcete dentro de la bañera y quédate 10 minutos con buena música y unas velas (de cera de abeja)
    • Sal y sécate con cuidado para que los aceites permanezcan en tu piel.

Baños de asiento

    • Estos baños de asiento se usan para cicatrices, hemorroides, escozor, infecciones, etc.
    • Llena el vidé con agua caliente
    • Añade 5 gotas de aceite esencial de árbol del té para desinfectar
    • 2 gotas de lavanda + 2 de ciprés para hemorroides o inflamaciones
    • Remueve bien el agua y lava la zona durante 5 minutos

Compresas

    • Calienta medio litro de agua hasta que esté tibia
    • Añade 5 gotas de un aceite esencial
    • Introduce un tramito limpio y desinfectado y escurre
    • Aplica en la zona que quieras tratar

Sauna Facial

    • Pon agua a calentar en una olla
    • Añade 2 gotas de aceite esencial de tomillo
    • Coloca la cara encima de la olla (suficientemente lejos como para no quemarte pero suficientemente cerca como para que te llegue el vapor)
    • Este tratamiento es excelente para antes de quitar puntitos negros y espinillas
    • Para catarros y resfriados: poner 1 gota de aceite esencial de eucalipto, retirar la olla del fuego, tapar la cabeza e inhalar el vapor.

Vaporizaciones 

    • Llena un recipiente con 100ml de agua
    • Añade 40 gotas de un aceite esencial cuyo aroma te guste
    • Rocía con vaporizaciones cortinas, colchas, sofás, cajones, armarios o prendas de ropa.

Inhalaciones

    • Algunos aceites esenciales como la lavanda son increíblemente útiles simplemente oliendo directamente del frasco (para relajar, dormir o parar la tos compulsiva).

Mascarillas o emplastos

    • Mezcla arcilla blanca con agua hasta que consigas una textura de crema
    • Añade una cucharita de un aceite vegetal que te guste y 5 gotas de un aceite esencial apropiado para la finalidad con que quieras usarlo
    • Remueve, aplica la pasta, déjala actuar durante 10 o 15 minutos y retira con agua tibia y abundante.

te puede interesar de nuestra tienda…

Curso Aromaterapia y Cosmética Natural

Aceite de Argán BIO Labiatae

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page