Velas, inciensos y aceites sintéticos desprenden sustancias tóxicas y cancerígenas en el ambiente. Algunas de esas sustancias, como el benceno, a niveles muy superiores al del tabaco.

Ambientadores Naturales y Caseros sin Tóxicos

En este reportaje te vamos a explicar la importancia de consumir ambientadores naturales y caseros para evitar algunas sustancias tóxicas (más que el tabaco) que suelen acompañar a los ambientadores industriales y cuáles son las mejores alternativas saludables.

Ambientadores: más tóxicos que el tabaco

Numerosos estudios han señalado en los últimos años lo contaminantes que pueden llegar a ser los ambientadores industriales. Ya lo publicaban revistas como New Science o Cancer, pero incluso la OCU realizó un estudio sobre productos sintéticos (los que normalmente se venden en las tiendas) como velas, incienso o aceites que, al ser sometidos a calor, desprendían niveles de contaminación muy, pero que muy superiores al humo del tabaco, por ejemplo.

En mayor o menos medida, tanto las velas, como los inciensos, aceites y también los ambientadores industriales  para hogar, contienen o desprenden elementos cancerígenos como benceno, tolueno, formaldehído, ftalatos, etc.

Te en cuenta que la palabra “natural” no significa nada legalmente; es decir, cualquiera puede ponerlo en su etiqueta. Sin embargo, las palabras BIO o Ecológico, sí significan algo legalmente y solo pueden aparecer si tienen certificado y efectivamente indica que no contienen ingredientes tóxicos.

Ambientadores BIO Vs. Industriales

En este sentido, es muy importante señalar la diferencia entre ambientadores industriales y ambientadores caseros BIO. 

Por ejemplo, las velas hechas con parafina desprenden sustancias cancerígenas (son las que se venden habitualmente), sin embargo, las velas hechas con cera de abejas o con sustancias BIO, no. Los inciensos industriales desprenden benceno (490 microgramos por m3, frente a los 60 de un cigarrillo); pero el incienso BIO procedente de resina, no. Los aceites sintéticos también desprenden sustancias peligrosas, pero los aceites esenciales BIO, no.

Es más, los aceites esenciales BIO se utilizan en aromaterapia para purificar el ambiente y para inducir a estados de relajación. Incluso la Universidad John Hopkins de EEUU concluyó que el auténtico incienso ayuda a aliviar los estados depresivos.

Ambientadores caseros: Alternativas saludables

Te proponemos varias opciones.

VELAS

Como te decíamos antes, las velas de parafina (que son las que venden habitualmente en las tiendas) desprenden sustancias cancerígenas cuando se someten al calor de la mecha.

Una buena alternativa son las velas hechas con cera de abejas. Si simplemente quieres la vela por su efecto decorativo, es decir, por la luz, entonces simplemente tienes que enrollarla. Es muy fácil, te lo mostramos en este videotutorial.

Pero si quieres usar la vela con fines aromáticos (como ambientador casero), entonces tendrás que derretir primero la cera de abejas. Pon la cera en un vasito al baño maría. Con el calor, la cera se derretirá. Luego, añade aceites esenciales cuya fragancia te guste y remueve. Después tendrás que usar un molde para introducir la cera y que se enfríe (puedes usar un simple vasito pequeño). Cuando la hayas volcado al vasito o molde, utiliza una pinza para poner un cordón en el centro. Luego, deja que se enfríe, y listo, ya tienes tu vela casera y BIO sin tóxicos.

AMBIENTADORES CASEROS BIO

Hacer un ambientador casero y natural es lo más fácil del mundo.

Utiliza un hidrolato como base. Los hidrolatos son aguas florales procedentes de la destilación de un aceite esencial. Una buena opción es el agua de rosas (BIO).

Simplemente cómprala y añade al bote unas gotas de los aceites esenciales que te gusten. Como el hidrolato es agua floral y los aceites esenciales son aceite, verás que no se mezclan del todo, pero no pasa nada. Cada vez que lo uses, agítalo y después utiliza un bote con difusor para lanzarlo al aire, a los muebles, cortinas, edredones, etc… ¡Así de fácil es hacer un ambientador casero y natural!

Los aceites esenciales no solo no son tóxicos (a no ser que se tenga alergia a alguna planta) sino que, además, penetran rápidamente en el torrente sanguíneo a través de los alveolos pulmonares y todos ellos poseen principios activos muy interesantes. Por ejemplo, la lavanda, es antitusiva y relajante.

INCIENSOS BIO

Si vas a usar barras de incienso como ambientador casero, utiliza siempre inciensos de producción ecológica (estos no llevan ningún tipo de tóxico) y también producen beneficios corporales y psicológicos.

Nuestra recomendación es que elijas barras procedentes de resinas, como el incienso o la mirra.

En este caso te recomendamos comprarlos directamente, porque hacer inciensos caseros es un asunto complejo y resulta mucho más sencillo comprarlo ya elaborado.

te puede interesar de nuestra tienda…

Hidrolato de Rosas BIO Labiatae

Aceite Esencial de Lavanda BIO Labiatae

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page