Las algas marinas nos aportan minerales, vitaminas, estimulan el metabolismo y nos depuran por dentro. ¿Sabes cómo utilizarlas? En este articulo te explicamos sus propiedades y beneficios, cómo prepararalas y cocinarlas y en que plato puedes añadirlas

Algas Marinas: Beneficios, Propiedades y Tipos de Algas de Mar

Existen diversos estudios que demuestran que en las zonas donde más algas se consume, la gente vive más tiempo y de forma más saludable. Y no es de extrañar, teniendo en cuenta que la riqueza nutricional de las algas puede llegar a ser hasta veinte veces mayor que la de cualquier otro vegetal.

Beneficios de las algas de mar

 El consumo regular de algas de mar beneficiará a la salud de toda la familia:

    • Son absolutamente remineralizantes, lo que afecta directamente a la salud de huesos y a la funcionalidad bioquímica general del organismo.
    • Estimulan el funcionamiento de la glándula tiroides y, por lo tanto, el metabolismo. Las personas con problemas de tiroides (especialmente hipertiroidismo) deberían evitar su consumo por completo.
    • Son muy alcalinizantes, lo que ayuda a compensar la acidosis provocada por exceso en el consumo de carnes o alimentos procesados.
    • Son extremadamente depurativas, limpian la sangre, estimulan el funcionamiento de los riñones e hígado, eliminan las toxinas y reducen la absorción de metales pesados.
    • Regulan la tensión arterial.
    • Mantienen la piel, el cabello y las uñas en un estado muy saludable.
    • Adelgazan y disuelven concentraciones de grasa y depósitos de mucosidades creadas por exceso en el consumo de leche.

Propiedades nutricionales de las algas de mar

Los enormes beneficios que nos aportan las algas de mar derivan directamente de sus propiedades. Las algas son los vegetales más antiguos evolutivamente hablando y de ahí la gran riqueza de minerales que os aportan, no pudiendo compararse con ningún otro vegetal. Un detalle importante a tener en cuenta es que las algas no absorben tanta contaminación como el pescado, ya que en las zonas sobrecargadas de contaminación simplemente no pueden crecer. Por lo tanto, se trata de una fuente bastante limpia y orgánica de nutrientes esenciales. Algunos de ellos son:

    • Los minerales que más necesitamos

      Todas las especies de algas en general son extremadamente ricas en hierro y calcio (de hecho las algas figuran entre los elementos vegetales más ricos en estos minerales). También contienen importantes cantidades de magnesio y potasio. Pero quizá el aporte más importante, junto con el hierro y el calcio sea el yodo, un mineral difícil de obtener fuera del mar.

    • Ácido algínico

      Según la Universidad Mogill de Montreal este ácido permite la eliminación natural de toxinas y metales pesados fuera de nuestro organismo.

    • Riqueza de vitaminas

      Las algas son ricas en vitamina A, grupo B (excepto la B12), CD, E y K.

    • Proteínas e hidratos de carbono

      Las algas también contienen importantes cantidades de hidratos de carbono compuestos, que son los más beneficiosos para el organismo, y proteína vegetal. Es importante conocer las particularidades de la proteína vegetal, como uno de los tipos de proteínas, para sacarle todo el partido.

Una gran variedad de algas de mar

Los vegetales o algas de mar presentan una gran variedad de especies. Suelen crecer con mayor abundancia en aguas frías y durante el invierno. Todas ellas contienen clorofila y realizan las funciones de fotosíntesis dependiendo de la cantidad de luz que llega a la zona del mar donde habitan. La mayor parte de las algas verdes se han desarrollado en zonas cerca de la superficie, las marrones en lugares algo más profundos y las rojas en las zonas más profundas y con menos luz.

Así como en el reino natural terrestre existen muchas especies tóxicas, en el reino marino de las algas no sucede lo mismo. Todas las algas son comestibles. Pero eso sí, no todo el mundo aprecia su sabor ni está dispuesto a a consumir las distintas variedades.

Las algas no suelen comercializarse en supermercados tradicionales, pero encontraremos una gran variedad de ellas en establecimientos ecológicos. Algunas de estas variedades comunes son: wakame, kombu, arame, nori, dulse, hiziki o agar-agar.

Cómo preparar las algas

Las algas se venden secas, de forma que tanto su almacenamiento como uso posterior resulta muy cómodo y se pueden conservar durante períodos de tiempo muy largos con todas sus propiedades intactas.

Antes de utilizarlas hay que ponerlas en remojo durante algunos minutos en unos casos, o cocerlas durante algún tiempo en otros, dependiendo de la variedad de algas que vayamos a utilizar. Algunas consideraciones a tener en cuenta son:

    • Una vez compradas, es mejor guardar las algas marinas en recipientes herméticos y bien cerrados.
    • Según te vayas familiarizando con su uso irás te acostumbrando a las cantidades necesarias, pero las primeras veces que vayas a consumir algas, recuerda que crecen considerablemente de tamaño una vez remojadas, por lo que debes usar cantidades muy pequeñas. Las hiziki o wakame crecen mucho, por el contrario, las dulse o arame crecen poco.
    • Lávalas en agua fría antes de poner a remojo.

Tiempos de remojo según la clase de algas

Aquí te mostramos los tiempos aproximados que debes remojar o cocer los diferentes tipos de alga:

    • Wakame:  Remojar menos de 5 minutos, escurrir, cortar y consumir cruda o añadir a cualquier guiso o plato.
    • Dulse:  Remojar menos de 5 minutos, escurrir, cortar y consumir cruda o añadir a cualquier guiso o plato.
    • Agar-Agar:  Remojar 10 minutos y usar en ensalada o cocer 10 minutos para hacer gelatina.
    • Kombu:  Dependiendo de la procedencia del alga necesitará entre 30 minutos y 1 hora de cocción.
    • Hiziki:  Cocer durante al menos 30 minutos y consumir.
    • Arame:  Remojar durante 10 minutos o cocer durante 5 minutos y consumir.
    • Nori:  Se puede cocer durante 5 minutos para añadir a puré o tostar al fuego, sin aceite, durante 10 segundos para elaborar sushi.

Cómo añadir algas a los platos

Sin duda, con el paso del tiempo y la experiencia irás descubriendo nuevas formas de incorporar estos deliciosos vegetales marinos a tus platos de mil maneras diferentes. Para empezar, prueba a añadir pequeños puñaditos:

    • En ensaladas
    • En sopas
    • En guisos
    • En potajes
    • En patés caseros

Y ten en cuenta que la mejor forma de acordarte de usarlas a menudo es tenerlas a la vista en la cocina y utilizar una variedad de todas ellas a lo largo de la semana, idealmente un tipo de alga cada día.

Un poco de historia

Vistas las propiedades y beneficios de las algas, podemos entender lo positivo que es integrarlas en nuestra alimentación. En nuestra moderna sociedad industrializada relacionamos la palabra enfermedad con hospitales y medicamentos y parecemos haber olvidado que la calidad de una dieta y los hábitos de vida influyen definitivamente en nuestro estado de salud.

Sin embargo, nuestros antepasados estaban mucho más conectados a la Madre Naturaleza y se dejaban guiar por la tradición y la intuición, utilizando los recursos naturales para mantener la salud y la vitalidad. Las algas son uno de esos alimentos consumidos abundantemente desde la antigüedad por sus excelentes propiedades nutricionales, junto con los cereales integrales, las legumbres, los vegetales y los frutos secos. No es de extrañar, vistas sus muchas propiedades. Precisamente, las algas han sido utilizadas por pueblos alrededor de todo el mundo, desde poblaciones chinas a hawaiianas, pasando por celtas, romanos, galos o vikingos. Pueblos que han utilizado estos vegetales marinos como abastecimiento reconstituyente en viajes y batallas, o que las han puesto a merced de reyes y personalidades destacas por sus propiedades medicinales, nutritivas y terapéuticas. Pero, de todos los pueblos que han apreciado e integrado en su nutrición las algas de mar, el premio se lo lleva la dieta japonesa. Esta es la más rica en algas marinas y la más creativa a la hora de incorporarlas a sus manjares culinarios. Japón consume más de lo que es capaz de producir a lo largo y ancho de su costa rebosante de cultivos de todas las especies.

Desde VidaNaturalia proponemos combinar de un modo eficiente las ventajas que nos ha traído el avance tecnológico con la sabiduría heredada desde hace miles de años. Con este planteamiento, el consumo de algas marinas en todas las edades fortalecerá nuestra salud y reducirá nuestra dependencia de los hospitales y sus avanzadas tecnologías. Sigue nuestro consejo e incorpóralas a la dieta.

¡Sabor, nutrición y salud garantizadas!

Además de las algas, también te sugerimos que eches mano de otros alimentos famosos por sus propiedades beneficiosas como las semillas de sésamo, el brécol o el té verde… ¡Aprende a elaborar una dieta equilibrada!

te puede interesar de nuestra tienda…

Green Flor Nutergia

Champú de algas Faith in nature

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page

Artículos Relacionados