los abonos químicos son una solución rápida y eficaz a corto plazo, pero nos envenenan a nosotros y al medio ambiente. Los abonos orgánicos proporcionan todos los nutrientes y la fuerza que las plantas necesitan para crecer a demñas de compatibles con la salud global del plantea. Te mostramos cuáles son los mejores.

Abonos Orgánicos, los Mejores Abonos Naturales

Cuando una planta crece libre en el campo, la tierra contiene una serie de nutrientes que provienen de elementos que se van depositando en ella, como excrementos de animales, insectos, hojas y tallos, que se descomponen gracias a la acción de microorganismos, y proporcionan a las plantas el alimento que necesitan para subsistir. Si, además, esas plantas están cerca de un río, las aguas arrastran minerales y oligoelementos que también alimentan a las especies.

Pero en nuestras macetas no ocurre lo mismo. Lo normal es que, con el paso del tiempo, el sustrato (que contiene cierta cantidad de abono) vaya perdiendo nutrientes y esponjosidad, con lo que la planta se verá privada de alimento y oxígeno en las raíces. Por lo tanto, cada cierto tiempo, especialmente si el sustrato se encuentra apelmazado, hemos de añadir abonos que enriquezcan la tierra.

Cómo se alimentan las plantas

Para poder crecer y sobrevivir, las plantas necesitan:

    • Luz
    • Agua
    • Dióxido de carbono
    • Macronutrientes: Potasio, nitrógeno, fósforo, azufre, magnesio, calcio
    • Micronutrientes: Hierro, zinc, boro, manganeso, etc…

Cuando las plantas no tienen acceso a alguno de estos elementos en las cantidades apropiadas, manifestarán problemas más o menos importantes dependiendo de la carencia específica que sufran. Por eso es tan importante elegir un tipo de abono que suministre los elementos imprescindibles en las cantidades necesarias.

Puede que a primera vista parezca que los abonos químicos son una solución rápida y eficaz, pero no es así, y te explicamos por qué.

El abono químico deteriora el ecosistema

Estos son algunos de los inconvenientes de la utilización de abonos y fertilizantes químicos:

    • El nitrógeno

      Casi todos los abonos químicos contienen grandes cantidades de nitrógeno, ya que es uno de los macronutrientes que la planta necesita. Hemos de tener en cuenta que estos productos suelen carecer de otros nutrientes y micronutrientes imprescindibles, también, para la planta. El exceso de nitrógeno en los fertilizantes, su solubilidad y el abuso desmedido de este tipo de fertilizantes, está causando una acidificación de la tierra y las aguas dulces que conducirá al declive a largo plazo de los ecosistemas, según numerosos estudios como el publicado en la revista Science y organizaciones ecologistas.

    • Destrucción de los microorganismos

      Los abonos químicos, que como hemos visto alteran la composición química natural de la tierra y el agua y su nivel de PH, destruye gran parte de la vida microbiana que es, en realidad, una generosa fuente de fertilidad y una pieza clave en el mantenimiento de los ecosistemas. Sin la ayuda de los microorganismos, las plantas crecen, sí, pero mucho más débiles y susceptibles a la enfermedad.

Los abonos orgánicos

En cambio, los abonos orgánicos se han utilizado desde el principio de los tiempos de la agricultura, y sus ventajas son numerosas:

    • Son los más respetuosos con el medio ambiente.
    • Proporcionan a las plantas y microorganismos los elementos necesarios para su supervivencia.
    • Mejoran la estructura, permeabilidad y textura del suelo.
    • Favorecen las descompensaciones de PH.
    • Mejoran la capacidad para absorber agua.
    • Requieren menos gasto energético que los industriales, ya que suelen producirse en zonas cercanas, o incluso lo puede producir uno mismo en casa a partir de los residuos orgánicos de deshecho.

Los mejores abonos orgánicos

    • Compost, estiércol, humus de lombriz

      Aunque pueden proceder de fuentes distintas son, básicamente, materia orgánica descompuesta por la acción de organismos vivos. Se trata de un extraordinario fertilizante que proporciona a las plantas y al suelo todo lo imprescindible.

    • Guano

      El guano son excrementos a aves y otros animales marinos. Se trata de un abono rico en fósforo que se puede encontrar en forma sólida para añadir a la tierra o en forma líquida para pulverizar. Se recolecta principalmente en el Océano Pacífico.. este es el único inconveniente en el uso el guano, el gasto energético que supone su transporte.

    • Harina de huesos

      La harina de huesos proviene de los mataderos en los que se utilizan los huesos de los animales, se limpian y se convierten en polvo. Es un abono rico en fósforo y es perfecto para las épocas de floración.

    • Harina de sangre

      Se trata de un abono de gran valor obtenido a partir de la hidrólisis enzimática de la hemoglobina, que normalmente viene del cerdo. Se puede utilizar en cualquier momento del año.

    • Algas marinas

      Las algas marinas son ricas en minerales y oligoelementos, así como vitaminas y enzimas que suponen una excelente fuente de fertilidad para las plantas. Son caras pero fáciles de encontrar en cualquier establecimiento de jardinería, y su aplicación es tan sencilla como rociar el cultivo en las dosis indicadas.

    • Cenizas

      Las cenizas obtenidas a partir de elementos de materia orgánica también son un buen abono natural. Carecen de nitrógeno, eso sí, pero contienen otros minerales alcalinizantes que sirven, sobre todo, para corregir el PH ácido de la tierra.

    • Posos de café

      Los posos de café contienen nitrógeno, fósforo y potasio y además de suponer alimento para las plantas, tiene la capacidad de corregir el PH de la tierra, haciéndolo, al contrario que las cenizas, más ácido.

    • El pelo

      Si tenemos un perro en casa al que se le cae el pelo, ya tenemos una utilidad: usarlo como fertilizante. De hecho, también podemos usar el nuestro propio, el que se queda en los cepillos. El pelo es rico en nitrógeno, estimula la actividad bacteriana de la tierra y hace que las plantas crezcan más rápido. De hecho, hay empresas que comercializan el pelo con fines agrícolas.

    • La orina

      Sí, como lo oyes. La orina es un estupendo fertilizante para tus plantas. Según un estudio realizado en Finlandia y publicado en la revista Journal of Agriculture and Food Chemistry, la orina mezclada con cenizas de madera hace crecer más rápido las plantas de tomate, aunque evidentemente sirve para cualquier tipo de planta. Lo mejor, mezclar una parte de orina por 15 de agua.

    • Cáscaras de huevo

      Sirven, sobre todo, para aportar calcio. La mejor manera de utilizarlas es calentarlas en el horno ligeramente, ya que, para descomponerse con mayor facilidad, deben estar reducidas a polvo. Si las metemos al horno resultan mucho más fáciles de machacar y reducir.

Compost, el mejor de los abonos

Como ves, dependiendo de las necesidades específicas de tu huerto o jardín, las opciones son muchas y variadas. Puedes utilizar alguno de los elementos orgánicos como complemento si tus plantas necesitan algún nutrientes específico, pero de manera general, no hay mejor abono que el compost (humus, estiércol), ya que sus ventajas son numerosas:

    • Es una forma de continuar el ciclo biológico natural de la materia
    • Es el método de abono más ecológico y respetuoso
    • Proporciona todos los nutrientes imprescindibles a las plantas
    • Aumenta la actividad de los microorganismos
    • Favorece la textura de la tierra proporcionando porosidad para permitir el paso de oxígeno a las raíces
    • Supone un perfecto sustento de la tierra y las plantas
    • Retiene unos niveles de humedad óptimos

Recuerda que, con el paso del tiempo, la tierra va perdiendo nutrientes y propiedades imprescindibles para la salud de las plantas y que el sustrato debe ser enriquecido cuando nuestro cultivo depende de una zona pequeña o instalada en macetas. La mejor y más ecológica forma de alimentar tus plantas es a través de materiales orgánicos que respectan el ecosistema, cierran el ciclo de la vida, proporcionan todos los elementos necesarios a las plantas y dan utilidad a las sustancias de deshecho orgánicas que ya no necesitamos a través de su reciclaje. Además utilizar los mejores abonos y los mejores sustratos, también es importante aplicar una guía de riego y conocer la influencia lunar en las plantas.

te puede interesar de nuestra tienda…

Insecticida Ecológico. Tienda Vidanaturalia

Extracto de ortiga Aries. Fertilizante Natural

 

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page