¿Son realmente las cremas solares tan seguras como nos hacen creer los anuncios de televisión? ¿Y son realmente tan necesarias como nos cuentan los grandes medios de comunicación? ¿Existen otras alternativas que, curiosamente, no beneficien a las grandes multinacionales? Te explicamos algunos trucos para tomar el sol sin riesgos.

6 Trucos para Tomar el Sol sin Riesgos

Lucir un bonito moreno sin poner en riesgo nuestra piel no solo es posible sino necesario para la salud. Antes de la industria farmacéutica, la helioterapia (terapia con sesiones de sol) se recomendaba como tratamiento esencial para potenciar la salud y recuperarse de todo tipo de enfermedades. Gracias al sol es posible la vida en nuestro planeta y gracias a él obtenemos vitamina D.

Teniendo en cuenta unos pequeños consejos y abriendo los ojos a algunas mentirijillas que nos han contado, podemos perfectamente tomar el sol y obtener todos sus beneficios sin ningún riesgo para la salud.

1. Cuidado con las cremas solares

Sin entrar ahora en el debate sobre si las cremas solares previenen el cáncer de piel o si son ellas precisamente las que lo aceleran (algo sobre lo que existen cada vez más referencias y publicaciones científicas), sí te diremos que:

    • Existen otros métodos para protegerse de los efectos dañinos del sol (los veremos enseguida) sobre los que no existe controversia alguna.
    • Para evitar las sustancias bajo sospecha de producir cáncer, procura elegir cremas con algún tipo de sello ecológico que certifique que no lleva sustancias peligrosas.
    • Evita, sobre todo, aquellas cremas que lleven en su composición los siguientes filtros solares: Retinol Palmitato, Oxbenzona, Homosalato, 4-Metil-bencilideno Alcanfor (4MBC), Octil-Metoxicinamato y Octil-Dimetil-PABA.

La propia Gilselle Bundchen (la supermodelo mejor pagada del mundo) ha descrito los protectores solares como “veneno”. Eso sí, recibió un aluvión de críticas, algo bastante habitual cada vez que alguien se sale de la doctrina oficial de los grandes medios de comunicación (una doctrina que, curiosamente, siempre beneficia a las grandes multinacionales farmacéuticas, propietarias de esos mismos medios de comunicación que predican las doctrinas).

Nosotras no tenemos la verdad en nuestras manos, claro está. En estos tiempos que corren donde la información es, incluso, excesiva, simplemente te sugerimos que investigues por tu cuenta y que cuestiones esas tantas “doctrinas sagradas” que nos meten hasta en la sopa para luego dejarte llevar por tu propio sentido común.

Si quieres saber más sobre este tema, consulta sol, cáncer y el peligro de las cremas solares.

2. Piel saludable con productos naturales

Por supuesto, una condición sine qua non para evitar cualquier tipo de daño en la piel (ya sean arrugas, manchas, quemaduras, etc), es proporcionarle todas las herramientas que necesita para que su propio sistema inmunológico esté a pleno rendimiento.

SI nos lees a menudo, sabrás que los aceites vegetales y los aceites esenciales son nuestros productos naturales favoritos para tratar la piel. La experiencia nos ha demostrado que no hay nada tan eficaz (según nuestro punto de vista) a la hora de nutrir la piel, protegerla con principios activos medicinales e hidratarla en profundidad sin ensuciarla con sustancia tóxicas químicas.

A la hora de hidratar, nutrir y regenerar la piel cuando se toma el sol, los mejores aliados naturales de la piel son:

    • Aceites vegetales: Aceite de aguacate (para hidratar en profundidad), Rosa Mosqueta (para regenerar irregularidades, texturas, manchas, etc), Argán (arrugas y antioxidante) y Manteca de Karité (nutrir y mantener la piel hidratada todo el día).
    • Aceites esenciales: Lavanda (el imprescindible para todo), menta (con sus correspondientes precauciones es ideal para aliviar quemaduras) y manzanilla (antiinflamatoria).
    • Arcilla: la arcilla blanca es uno de los remedios caseros más eficaces para aliviar cualquier quemadura producida por el sol. Consulta cómo usar la arcilla en la piel y los beneficios concretos de la arcilla blanca.

Si quieres saber cómo usar y aplicar una mezcla de aceites vegetales y esenciales consulta: qué son los aceites vegetales, qué son los aceites esenciales y cómo elaborar mezclas de aceites vegetales y esenciales.

3. Hidratar y nutrir la piel desde dentro

Obviamente, por muchos aceites naturales que nos pongamos en la piel, si mantenemos unos hábitos de vida poco saludables estamos contribuyendo a que el sol (y tantas otras cosas más) puedan acabar teniendo un efecto perjudicial para nuestra piel.

Estos son algunos consejos para mantener la piel en buen estado cuando tomamos el sol:

    • Tomar abundantes vegetales frescos de temporada, la mayor parte de ellos crudos, en ensaladas o batidos vegetales rebosantes de vitaminas, minerales, oligoelementos, fibra y enzimas.
    • Tomar abundantes semillas ricas en ácidos grasos esenciales omega 3
    • Beber agua abundante o tomar alimentos ricos en agua (y con beber agua queremos decir agua, no refrescos llenos de azúcar o, peor, de edulcorantes sintéticos sospechosos de producir cáncer y alteraciones neurológicas). Prueba a elaborar todos los días un delicioso zumo de limón natural (agua + limón + miel o stevia).
    • Otros asuntos importantes relacionados con la salud de la piel son: descanso abundante y ejercicio moderado y regular.

Consulta cómo hacer una dieta sana, equilibrada y biológica y algunos consejos básicos para comer bien.

4. Las horas del día para tomar el sol

Es una de las cosas que hemos escuchado millones de veces y nada, como si oyésemos llover. Por alguna extraña razón, todo aquello con lo que nos bombardean para sacarnos los cuartos (como comprar cremas) va a misa, pero oye, lo que es gratis… parece que no va con nosotros.

Para evitar el cáncer de piel relacionado con el exceso de sol (que es el cáncer no-melanoma, el más común y menos peligroso), no hay nada tan fácil como evitar pegarnos verdaderos atracones de sol en las horas centrales del día.. y encima, es un remedio gratuito.

Tomar el sol es maravilloso y necesario, no solo nos proporciona belleza, sino también vitamina D y salud en general. Eso sí, durante poco rato y fuera de las horas centrales. ¡El remedio más eficaz!

Algunas madres se echan las manos a la cabeza cuando decimos que nosotras no usamos cremas y que, además, tampoco se las ponemos a nuestros hijos. Nosotras, en cambio, nos echamos las manos a la cabeza cuando vemos a esos niños embadurnados hasta arriba de cremas llenas de químicos, todo el día en la playa o la piscina, 12 horas seguidas bajo el sol…

5. La ropa, el mejor protector solar

En fin, si el problema es que nos gusta aprovechar las vacaciones al máximo y queremos sí o sí pasar todo el día en la playa, entonces no hay mejor protector solar que la ropa y la sombrilla.

Desde el principio de los tiempos el ser humano se ha protegido del exceso de rayos solares con la ropa y con parasoles. En el desierto, usan la ropa para protegerse, no solo del efecto del sol en la piel sino también del calor.

Es menos glamuroso, sí, y puede que así no podamos lucir palmito, pero sin duda es el protector solar más eficiente.

6. Vigilar las manchas y quemaduras

Una de las mejores formas de evitar sustos mayores es estar pendientes del aspecto de nuestra piel. A la hora de erradicar cuanto antes un proceso canceroso, lo más importante es la detección precoz. Cuando antes lo veamos y hagamos las pruebas, antes obtendremos un diagnóstico y antes podremos seguir un tratamiento.

Como decíamos antes, hay varios tipos de cáncer de piel. El exceso de radiación solar está relacionado con uno de ellos, el más común y el menos peligroso; el llamado no-melanoma. Se produce en las capas más superficiales de la piel y la supervivencia a este tipo de cáncer es de más del 99%.

Sin embargo, existen serias dudas sobre la relación entre el tipo de cáncer más dañino y menos común, el melanoma, y el sol. A este respecto es interesante el hecho de que más del 75% de los melanomas se dan en las zonas del cuerpo menos expuestas al sol (plantas de los pies, órganos sexuales…).

Al vigilar las manchas o quemaduras, hemos de observar, sobre todo, sus cambios de color, tamaño y textura. Si cambian, debemos visitar cuando antes a un o una profesional.

te puede interesar de nuestra tienda…

Protector solar Bio Factor 30

Protector solar para bebés

Artículos Relacionados

Te ha gustado el artículo? Compártelo en redes sociales!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestDigg thisShare on LinkedInShare on TumblrShare on RedditBuffer this pagePrint this page